En los últimos dos meses Argentina registró la misma cantidad de muertos que en sólo 3 días de junio

El avance de la campaña de vacunación en el país, con más de 60 millones de dosis aplicadas demuestra la eficacia que tienen contra los casos graves de coronavirus

La curva aplanada de muertos por COVID-19 en Argentina

Ayer, el Ministerio de Salud de la Nación informó que, en las últimas 24 horas, se registraron 39 muertes y 1.138 nuevos contagios de coronavirus. Después de haber tenido más de 750 muertos en pleno pico de la segunda ola por COVID-19 a mediados de este año, se registran en las últimas semanas pocos fallecidos en comparación.

Un dato es revelador sobre la tendencia a la baja en el caso de los muertos por esta enfermedad. “La curva de fallecimientos por coronavirus en Argentina está acercándose a mínimos muy esperados. En los últimos dos meses fallecieron 1730 personas en el país. Para comparar, en los tres primeros días de junio de este año fallecieron 1869 argentinos por coronavirus”, explicó el bioquímico y analista de datos Santiago Olszevicki en una publicación en Twitter.

El experto en números también destacó que empezamos noviembre con 596 pacientes en terapia intensiva por coronavirus en Argentina. Para encontrar un valor menor hay que viajar hacia atrás en la curva por un año y cuatro meses hasta el primero de julio de 2020″.

Es indudable que después de pasar todo el primer año pandémico (2020) sin vacunas, la llegada de éstas cambió el panorama de la ferocidad de la enfermedad. Hoy hay contagios debido a las nuevas variantes y a la gran parte de la población mundial que todavía no ha recibido una inyección o tiene el esquema completo. Pero en este 2021, la mortalidad bajó notablemente.

La mitad de los seres humanos que habitan el planeta ya tienen la primera dosis de vacuna contra el COVID-19. Ese 50% representa más 3,8 mil millones de personas que iniciaron el esquema de inmunización para estar protegidas contra la infección por el coronavirus que ya se llevado la vida de 5 millones de personas desde diciembre de 2019, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Todas las vacunas autorizadas son eficaces para prevenir el COVID-19 y reducir el riesgo de complicaciones y muertes tal como se observó en los ensayos clínicos del año pasado. Pero con el avance de los planes de vacunación ahora hay más pruebas sobre los beneficios de estar vacunados con el esquema completo cuanto antes. Al estar inmunizado, se reduce el riesgo de morir por otras causas no relacionadas con el COVID-19.

La vacunación contra el COVID-19 es una herramienta clave para ayudar a detener la pandemia del COVID-19. Vacunarse contra el coronavirus ayuda a las personas a protegerse de contagiarse o de enfermarse gravemente, y también puede ayudar a proteger a las personas de su entorno más cercano, según resaltan los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).

“Aunque haya menos casos por el impacto de la vacunación, la situación de Argentina no es para relajarse hoy. Nadie debería abandonar los cuidados de prevención. Además, necesitamos que la gente que aún no se vacunó concurra a recibir las dosis cuanto antes”, resaltó en diálogo con Infobae el doctor Guillermo Docena, investigador en inmunología del Conicet y la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata.

Según el experto, el rol de las diferentes variantes del coronavirus, como Delta y Mu, y el rastreo constante de contactos estrechos de los pacientes; la adhesión de las personas a los cuidados, como el uso del barbijo y la ventilación constante y cruzada en los lugares cerrados, como oficinas, escuelas, hospitales, entre otros; y el ritmo del plan de vacunación son los factores claves que definirían el rumbo de la pandemia para los próximos meses en la Argentina.

Consultado por Infobae, el doctor Francisco Nacinovich, jefe de infectología del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires y miembro de la comisión de vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología, explicó: “En parte es una buena noticia, pero no tiene que ser un signo que haga que la gente baje los brazos. No es fácil interpretar por qué ocurre esto. Las cifras oficiales están. La tendencia es hacia el descenso pero no son descensos lineales, sino que ocurren picos que vienen y van. Sin embargo, es cierto que la tendencia es hacia disminuir”.

 Vacunarse contra el coronavirus ayuda a las personas a protegerse de contagiarse o de enfermarse gravemente. EFE/ Raúl Martínez
Vacunarse contra el coronavirus ayuda a las personas a protegerse de contagiarse o de enfermarse gravemente. EFE/ Raúl Martínez

Un equipo de investigadores de los CDC y de otras instituciones de salud pública de Estados Unidos analizaron datos sobre la población vacunada en comparación con los que aún no se aplicaron las dosis. En ese país, el 57% de la población general tiene el esquema completo, y aunque hay dosis disponible aún hay personas que vacilan en recibir las vacunas.

Al hacer el estudio, los investigadores encontraron que las personas que recibieron la vacuna contra el COVID-19 tienen menos probabilidades de morir por otras causas que las no vacunadas. El estudio, dirigido por Stanley Xu, de Kaiser Permanente Southern California, tuvo en cuenta a las personas que recibieron las vacunas COVID-19 desarrolladas por las empresas Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson.

El trabajo reveló que los que recibieron varias dosis de cualquier vacuna tenían tasas de mortalidad más bajas que los que sólo recibieron una dosis. “Se realizó un estudio de cohorte durante diciembre de 2020-julio de 2021 entre aproximadamente 11 millones de personas inscritas en siete sitios de Vaccine Safety Datalink (VSD)”, dice el informe, refiriéndose a un proyecto conjunto de los CDC y nueve organizaciones de atención médica que recopilan datos electrónicos sobre vacunas para estudios clínicos.

Todas las vacunas autorizadas son eficaces para prevenir el COVID-19 y reducir el riesgo de complicaciones y muertes (REUTERS/Janis Laizans/File Photo)
Todas las vacunas autorizadas son eficaces para prevenir el COVID-19 y reducir el riesgo de complicaciones y muertes (REUTERS/Janis Laizans/File Photo)

“Después de estandarizar las tasas de mortalidad por edad y sexo, este estudio descubrió que los receptores de la vacuna COVID-19 tenían una mortalidad no-COVID-19 más baja que las personas no vacunadas”, afirmaron los investigadores. Además, las personas que recibieron vacunas de ARN mensajero, como las inyecciones de Pfizer-BioNTech y Moderna, tuvieron tasas de mortalidad más bajas que las personas que se vacunaron con la inyección de Johnson & Johnson, una vacuna desarrollada en base a una plataforma de vector viral.

La Argentina superó las 60 millones de vacunas contra el coronavirus aplicadas. El 75% de la población tiene al menos una dosis y el 57% tiene dos dosis. Hay, además, 44.457 argentinos que ya recibieron una tercera dosis, según datos oficiales.

SEGUIR LEYENDO: