Desde febrero, la filial estadounidense de la petrolera estatal venezolana está dirigida por una junta designada por Juan Guaidó, a quien el gobierno de Trump entregó el control de la compañía tras ser proclamado presidente interino. La empresa es vista como un “motor” económico para una eventual Venezuela post Maduro
BOLIVIA SIN EVO MORALES
OPINIÓN