El autor ya publicó más de 100 títulos (Daniel Mordzinski)
El autor ya publicó más de 100 títulos (Daniel Mordzinski)

¡100 libros! A sus 70 años -los está cumpliendo este sábado 23 de febrero- César Aira es de los pocos escritores argentinos (y, por qué no, del mundo) que puede afirmar, muy pancho por su casa: "He escrito más libros que la cantidad de años de mi existencia sobre el planeta Tierra". Sin embargo, seguramente no lo haría, impedido el gesto de vana vanidad por la proverbial timidez que lo caracteriza. Una característica personal que lo convierte en un escritor que no acostumbra a asistir a presentaciones (de hecho no asistirá al festival con el que hoy celebrarán su cumpleaños en la Biblioteca Nacional), ni a realizar eventos al publicar sus libros y tampoco a dar entrevistas a medios argentinos: decisiones que convierten a su obra en el canal de contacto con los lectores y la literatura argentina mientras que, en una acción muy contemporánea, el artista desaparece.

Una foto hermosa y clásica de Aira. Su autor es el gran fotógrafo argentino Daniel Mordzinski
Una foto hermosa y clásica de Aira. Su autor es el gran fotógrafo argentino Daniel Mordzinski

La obra de César Aira es central en el corpus que da existencia a la literatura local. Su obra y la poética que la sostiene marca a generaciones de lectores a la vez que la influencia que ejerce sobre los escritores de hoy es contundente. Aira despierta pasiones confesables o secretas. Así se puede comprobar en la encuesta que Infobae Cultura propuso a varios escritores de la escena actual. Varios se excusaron de participar debido a las diferencias programáticas que los separan de la estética Aira. Otros no respondieron porque adujeron haberlo leído muy poco. Otros contestaron con ideas muy interesantes sobre el escritor nacido en la ciudad bonaerense de Pringles hace 70 años. O realizaron gestos aireanos como los Danieles (Daniel Guebel y Daniel Link) que usaron pocas sílabas para expresar su adhesión a Aira. Un escritor que provoca pasiones y, tal vez, una obra de arte contemporánea él mismo o un personaje de sus propias novelas.

INFOBAE CULTURA: -A 70 años de su nacimiento y luego de 100 libros publicados, ¿qué opinión tiene sobre César Aira?

Daniel Guebel, escritor, su última novela es El hijo judío.

"La mejor".

…………………………………..

Daniel Link, profesor de Letras en la UBA, ensayista y novelista. Su último libro es Suturas.

"La mejor".

………………………………..

Claudia Piñeiro, escritora, su último libro Quién no es una recopilación de sus cuentos.

"Me encanta leer a Aira. Creo que es una máquina de narrar. Y de narrar con libertad. Si tuviera que elegir uno de sus libros elegiría El divorcio, una novela que narra un instante mientras cae una gota de agua que se desliza por el toldo del mítico bar de El Gallego de Palermo, que no está más. Al menos para mí lo que contaba transcurría en ese bar. Ojalá algún día le den el Nobel".

………………………………..

Ariel Magnus es escritor. Acaba de publicar Ideario Aira.
"Creo que César Aira es un escritor de ideas, de grandes ideas. Esas ideas no son solamente estructurales o de arranque (o sea, tengo una idea, arranco y veo cómo sigue) sino que aparecen en todas partes. Son ocurrencias en el sentido más preciso de la palabra: ocurren. Y eso hace que lo leamos de otra forma a la que leemos a otros autores de los que esperamos el desarrollo de una historia, comienzo, nudo y desenlace. Acá lo podés leer esperando las ideas geniales que pueden aparecer en cualquier momento y las vueltas de tuerca que les va dando a esas ideas. No sólo en el sentido de que tiene buenas ideas, sino que ofrece otro tipo de lectura y eso hace que sus libros, para mí, sean siempre buenos porque incluso si tiene baches o la historia no te interesa o los personajes no están bien desarrollados, sabés que te vas a encontrar con ideas que valen un libro".

Gabriela Cabezón Cámara, escritora. Su última novela es Las aventuras de la China Iron.

"En principio, me parece que Aira está dejando una marca muy fuerte. Además de sus propias cien novelas, no sé cuántas novelas 'aireanas' se han producido de gente que lo sigue y que, de alguna manera, toma aspectos de su poética y los desarrolla con sesgos personales. En ese sentido lo veo comparable a Cortázar, que marcó a dos o tres generaciones y en un momento había mucha gente escribiendo en una corriente 'cortazariana'. Lo mismo podría decirse de Aira. Si bien no soy especialista en Aira, lo que leí es muy fuerte. Ema, la cautiva me partió la cabeza, me pareció una relectura brillante de Una excursión a los indios ranqueles, me pareció una novela superpoderosa. También me gustó mucho La liebre, me gustó eso de llevar el género rosa a la tragedia de la conquista. Me pareció un gesto divertido, un gesto fresco. Esos libros tienen los referentes más claros por lo menos para mí. Otra experiencia que tuve fue leer Cumpleaños justo cuando yo estaba por atravesar el mismo aniversario y me resultó muy conmovedor. Lo que tiene Aira es esa libertad a la hora de escribir: colgar personajes, cambiar de género, usar un lenguaje escolar. Y creo que también me parece muy bueno el rescate que hace de Osvaldo Lamborghini, que está en las antípodas de su poética".

………………………………………………………..

Leonardo Oyola es escritor. Su última novela es Nunca corrí, siempre cobré

"La obra de César Aira y su figura como escritor me generan un profundo respeto y admiración. Me inspiran una libertad y frescura como así también un enorme compromiso con leer y escribir. En verdad no entiendo al colega que se ensaña con él más allá de los gustos personales hacia cada uno de sus textos. Si uno se dedica a esto sabe que no es para nada menor lo que ha conseguido. Y los mundos que ha creado. Con una imaginación tan enorme como lo es su generosidad hacia las editoriales independientes. Destaco entre tantos de sus títulos, más que nada por sus ediciones que atesoro, Mil Gotas para Eloísa Cartonera, Un episodio en la vida del pintor viajero en Blatt&Ríos, Dante y Reina y la bellísima Cecil Taylor ambas dos en Mansalva ilustradas por Max Cachimba y El Marinero Turco respectivamente".

………………………………………………………

Paula Pérez Alonso, escritora y editora. Su última novela es El gran plan.

"Se tejen y destejen múltiples teorías sobre Aira, que escapa a cualquier clasificación y condicionamiento. Lo que nadie puede negar es que ha escrito libros tan diversos que parecen surgir de una capacidad imaginativa ilimitada. Sus novelas, creadas con enorme libertad, son máquinas de felicidad que anuncian promesas de lo por venir. Abrir un libro de Aira es entregarse a la aventura siempre inteligente de lo inesperado y único. Sus primeros libros, Ema la cautiva, La luz argentina, La liebre, fueron densos y geniales, hoy son clásicos. Con el tiempo se fue aligerando: con la levedad de la que habla Calvino, se asomó al nuevo siglo con un ágil salto repentino y se alza sobre la pesadez del mundo. Creó un mundo propio desterritorializado y un registro que no se parece a nadie. Sin embargo, genera la ilusión de que escribir es fácil. Con Las aventuras de Barbaverde volvió a la novela densa en la concepción más tradicional. También El tilo es uno de mis favoritos y Un episodio en la vida del pintor viajero, Edward Lear, La guerra de los gimnasios y El congreso de literatura. Se lo idolatra o se lo critica con bronca pero él escapa al bronce y a las miradas, huye hacia adelante y sigue escribiendo. Parece no tomarse muy en serio el fervor que produce en sus fans, no es algo buscado pero se divierte, tiene un enorme sentido del humor. Aira podría ser un personaje de Aira. ¡Por muchos libros más!"

………………………………………………..

César Aira
César Aira

Francisco Garamona, poeta, editor y amigo de César Aira. Dirige la editorial Mansalva.

"César Aira es el náufrago imaginario de Roussel y como tal tuvo que inventar el mundo. Porque quizás el deseo de transformar la vida no sea más que el de querer cambiar el arte. Ya que sus libros múltiples y geniales hace tiempo que han dejado de ser literatura para convertirse en otra cosa. Para mí, él es un artista conceptual que usa la escritura porque es lo que tiene más a mano. En su obra no hay libros buenos o libros malos ya que conforman un trazado continuo que ilumina el presente y el porvenir. Él es el último surrealista, el artista del mañana".

…………………………………………….

Cecilia Szperling, escritora. Su última novela es La máquina de proyectar sueños.

"Amo a César Aira y los libros suyos que me gustan, que son muchísimos, son un placer total. Desbordó la literatura, le puso imaginación, humor, belleza, reflexión. Sus ensayos son altísimos. Los libros que no me gustan, no puedo entrar y los dejo al costado. Pero no importa. Soy feliz de ser su contemporánea, de haber estado activa en el momento en que empezó con su propuesta. Esa mezcla de alta cultura y cultura popular, ese gesto de dejar entrar a la literatura la cultura de todos los días. Todo me gusta, todo me inspira, no tengo más que agradecimiento, soy fan de Aira. Y repito: los libros que no me gustan, no puedo pasar de la primera página. Pero el resto son experiencias lisérgicas, de libertad, Aira me hace sentir bien. Siempre me hace sentir bien".

……………………………………………………

Alejandra Zina, escritora. Su último libro de cuentos es Hay gente que no sabe lo que hace.

"Hace años que veo escritores/as, críticos/as y académicos/as rasgándose las vestiduras para demostrar que lo que escribe Aira es una mancha de petróleo que contamina las aguas puras de la literatura argentina. Culpable de lo que hace y culpable de los epígonos también. Nunca entendí bien lo que molestaba: si su personaje público salingeriano, si la publicación excesiva, si los comentarios urticantes sobre sus contemporáneos. Hablando de eso, siempre que pesco una entrevista la leo, me interesa sus lecturas y lo que piensa sobre la escritura. Hay libros de Aira que me parecen geniales (Ema la cautiva, La cena, El infinito), hay otros que no me entusiasmaron y muchísimos que no leí. Mi maestro Alberto Laiseca hablaba de él con un cariño herido, habían sido muy amigos, Aira era fan y difusor de su obra, y en un momento algo -quizá la vida, quizá los fantasmas que perseguían a Lai- los distanció. Como sea, siempre lo escuchamos hablar con respeto y admiración. Así que también le tengo un afecto transitivo."

………………………………………………

Miriam Molero, periodista y escritora, autora de El rapto.

"Una sensación de felicidad. Con esa frase se podría resumir la obra de Aira pero (se) queda corto. La versión larga debería empezar por una confesión con la que no creo ser original: no leí los cien libros de Aira. ¿Tal vez el diez por ciento? Tal vez leí más de diez a lo largo de los años pero no puedo discriminarlos en la densidad de la memoria; quizás porque la obra de Aira es más estilo que género, más ejercicio que tema. Es un universo o un sistema literario al que uno puede entrar por cualquier planeta. Son planetas pequeños, es decir de pocas páginas, pero densos porque ofrecen una facilidad engañosa detrás de la cual se esconde un erudito. Son planetas pequeños y alegres que pueden mover a la risa por la sorpresa de sus giros dramáticos o el perfil de personajes escorados o la sucesión de situaciones anómalas. Y, sin embargo, es una gracia en serio, sin chistes, como si la risa fuera apenas un asunto del que lee y no del que escribe. Dos recomendaciones: El gran misterio, de Blatt & Ríos, 2018 (su número cien) y La liebre, de Emecé, 1991."

……………………………………………….

El escritor argentino César Aira besa la mano de Taylor, en un encuentro en NY
El escritor argentino César Aira besa la mano de Taylor, en un encuentro en NY

Hugo Salas, escritor, su última novela es Hasta encontrar una salida.

"Quienes fuimos jóvenes en los noventa atravesamos con Aira un proceso de deslumbramiento-fanatismo-adicción-hartazgo-reconciliación que a veces nos hace difícil soslayar el punto en que el carácter prolífico de su producción ha puesto a prueba nuestra resistencia. En lo técnico es insoslayable. Lo prefiero –gustos son gustos– cuando despliega lo que solo sabría definir como un barroco libre de cualquier barroquismo. Esta contundencia hizo que fuera uno de los pocos (si no el único) que supieron darles a las estéticas livianas y lúdicas de fin del siglo un espesor que excede el gesto, la única belleza que nos legó aquella felicidad".

…………………………………………..

Laura Cukierman es periodista y escritora. Acaba de publicar Las chicas malas no transpiran.

"La opinión obvia es decir que si Aira vive 70 años más romperá un récord absoluto. Yo creo que ya tiene uno: el de ser la persona con más ganas de escribir en la historia de la humanidad porque nadie puede publicar tanto si no tiene inmensas ganas. Y eso es fantástico. En una entrevista que le hacen dice que "no hay pena que se resista a una hora de escritura". Es lo que más me apasiona de Aira, sus inagotables ganas. Y ojalá que no las pierda nunca para seguir teniendo cerca los multifacéticos Aira que tanto bien nos hace a sus lectores".

 

SEGUIR LEYENDO: