Romina Pereiro - Capítulo 28 - ¿Hay que dejar de consumir pan?

Es una de las preguntas que más hacen en los consultorios médicos: ¿el pan engorda? Y la respuesta es no. En comparación con otros alimentos, no es tan calórico, pero si lo comemos habitualmente y en cantidad, esa virtud desaparece. Es como cualquier alimento, no es ni malo ni bueno, ni engorda ni deja de engordar. Lo importante es la frecuencia y la cantidad en la que lo consumimos.

En la porción adecuada es un buen alimento porque aporta una buena cantidad de energía. Pero es un alimento de alta palatabilidad, es decir, que tiene un sabor muy agradable y nos dan muchas ganas de comerlo no solo por hambre sino también por placer.

Los panes no engordan, son un mito
Los panes no engordan, son un mito

¿Cuál es la porción adecuada? Eso es muy personal para cada uno, porque influyen varios factores: de cómo es tu dieta, si hacés o no actividad física, etc. Pero si aún así “te tienta” y crees que estás consumiendo mucho, estos son algunos tips:

- Dejalo solo para desayuno y merienda, y elegí el integral, que al no contener harina refinada, el cereal utilizado conserva toda la cubierta del grano, aumentando la cantidad de fibras, lo que le da un mayor poder saciante y todas sus vitaminas y minerales. Comés menos y te llenás más.

- Podés combinar el pan con proteínas, con queso port salut.

- O también combinarlo con frutas, pan con queso untable y rodajas de bananas.

De esa manera, aumentarás aún más el poder saciante sin “prohibir” el pan en tu dieta.

Pan de campo
Pan de campo

Por otro lado, recomiendo que no acompañes las comidas principales con pan o alejes la panera cuando vas a comer afuera. El clásico pan con manteca que traen antes de la comida contribuye a que tengamos lo que se conoce como “saciedad inversa”: abre el apetito y hace que consumamos más alimentos en la siguiente comida.

Por ejemplo, el pan blanco, un alimento con alto índice glucémico (eleva el azúcar en sangre rápidamente), pobre en fibra y consumido culturalmente en gran cantidad. Se consume en el desayuno, en las comidas principales, en las meriendas, en forma de tostada, como acompañamiento y para hacer sándwiches de todo tipo, es decir, es un alimento que, por lo general se consume en exceso.

Video: Thomas Khazki / Edición de video: Pedro Kablan/ Fotos: Matías Arbotto

SEGUÍ LEYENDO: