El abogado Juan Pablo Fioribello
El abogado Juan Pablo Fioribello

Tiene 44 años y, según dice, está solo. Desde que irrumpió en los medios, Juan Pablo Fioribello ha sido vinculado sentimentalmente a varias mujeres de la farándula. Sin embargo, el abogado no se preocupa por salir a desmentir estar versiones porque, según dice, lo mismo le pasaba cuando lo veían tomando un café con sus clientas no mediáticas. "A las mujeres que venían a verme al estudio siempre les tenía que advertir que les iban a inventar algo conmigo", le dijo a Teleshow.

—Vos venís de una familia de abogados, ¿verdad?

—Sí. Mi padre, Carlos, fue juez de Cámara de la Nación durante muchos años. Mi mamá, Susana, que lamentablemente falleció hace seis años, era abogada. Y mis dos hermanas, María Pía y Agustina, también.

—¿Y lo tuyo fue vocación o casi fue una imposición familiar?

—A mí nadie me impuso nada. Vengo de una familia divina, en la que mis viejos han sido ejemplo de un montón de cosas. Y siempre me gustó el derecho. Apenas terminé el secundario, a los 17 años, empecé a trabajar en una fiscalía del Poder Judicial. Y, desde entonces, no paré.

—¿Nunca te planteaste hacer otra cosa?

—Cuando era chico quería ser militar… Son esas cosas locas que uno piensa de niño. Pero, después, supe que quería ser abogado. Y siempre estuve muy vinculado con la tarea policial e investigativa. De hecho, tuve muchos cargos públicos relacionados con eso.

—¿Por ejemplo?

—Estuve en la Secretaría de Seguridad de la provincia de Buenos Aires en el año '98, después en la Secretaría de Investigaciones Policiales que es lo que dio origen a todas las DDI de Investigaciones, estuve en la Dirección de Investigaciones de la oficina Anti Corrupción del Ministerio de Justicia de la Nación, del 2004 al 2009 fui Director General del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y, después, estuve seis meses como Jefe de Gabinete del Ministerio de Desarrollo Urbano en el Gobierno de la Ciudad. Ahí dije: "Basta de función pública".

Juan Pablo Fioribello es abogado de Andrea del Boca y de Moria Casán
Juan Pablo Fioribello es abogado de Andrea del Boca y de Moria Casán

—¿Qué pasó?

—Estaba harto porque los cargos vinculados con seguridad hacen que tengas que estar alerta todo el día. Yo arrancaba a las seis de la mañana con un secuestro en Mar del Plata y terminaba a la noche con una toma de rehenes o quemando droga en Bahía Blanca. Así, todos los días. Y la verdad es que era demasiado desgaste para tan poco crecimiento profesional y económico. Porque en la función pública, siendo honesto, nadie se enriquece.

—¿Entonces decidiste comenzar a trabajar en la actividad privada?

—Claro. Armé mi propio estudio con varios profesionales, entre los que me traje varios ex fiscales y ex jueces. Y armé un bufet de abogados bastante sólido y con muy buenas relaciones.

—¿Ustedes ejercen derecho penal y civil?

—Yo soy penalista, pero tengo abogados que también hacen civil.

—¿Y en qué momento empezaste a incursionar en los medios?

—Fue en este último tiempo. Yo soy abogado de un montón de gente, muchos conocidos y otros que no quieren que sus causas tengan exposición. Trabajo con homicidios, secuestros…¡De todo! Y entre mis clientes hay empresarios, sindicalistas, políticos y figuras del espectáculo. En el caso de Moria Casán y Andrea del Boca, por ejemplo, mi patrocinio es conocido. Pero hay otros actores que no quieren que sus temas legales se mediaticen y yo respeto mucho eso.

—¿Qué pasa cuando, además de hablar de ciertas causas, tenés que salir a los medios a aclarar tus supuestos romances?

—Yo estoy soltero. Y, permanentemente, se generan fantasías con todo tipo de situaciones. Me han inventado relaciones con amigas, con clientas o con famosas con las que me han visto tomando un café o yendo a ver un espectáculo. Y enseguida hablan de noviazgo, convivencia y casamiento, cuando no hay nada… Me pasó con Moria, cuando empecé a manejar sus temas, y me pasa Ahora con Andrea. Yo entiendo que es parte del juego y por eso me relajo. Pero estoy acostumbrado a que, por las características de mi vida, me inventen romances.

Andrea del Boca con su abogado, Juan Pablo Fioribello (Veronica Guerman)
Andrea del Boca con su abogado, Juan Pablo Fioribello (Veronica Guerman)

—¿Eso significa que no pasó nada ni con Moria ni con Andrea?

—Con ambas tengo una excelente relación de amistad, de afecto y de mucha admiración, pero nada más.

—¿Y estos rumores mediáticos afectan tu trabajo?

—No, para nada. Todos mis clientes saben que yo puedo abrir un frente mediático cuando corresponde, pero que tengo un montón de otras causas que se manejan en la más absoluta reserva.

—¿Qué pasa con tu vida personal? ¿Alguna pareja se enojó por estas versiones?

—En absoluto. Los abogados que estamos en los medios sabemos cómo es esto y la gente que está con nosotros lo tiene que entender también. Yo, hasta ahora, no tuve ningún problema con nadie por celos, porque todo el mundo sabe cuál es mi grado de exposición. Y tanto la madre de mi hijo como las parejas que tuve posteriormente a ella, me conocieron lo suficiente como para saber cómo es mi trabajo.

—¿Qué edad tiene tu hijo ahora?

—León va a cumplir 5 y es lo mejor que me pasó en la vida. Yo me separé de su mamá hace cuatro años, pero él pasa día por medio conmigo y uno de cada dos fines de semana. Soy un papá súper presente y siento un amor infernal por mi hijo. Así que me gusta ocuparme de llevarlo al colegio, al pediatra, a comprar su ropa, a cortarse el pelo o lo que haga falta.

—¿Te gustaría volver a enamorarte y, quizá, tener más hijos?

—No lo sé, eso no es algo que se planifique. En mi vida, todo se dio de manera espontánea y natural. Si me preguntás, hoy no estoy pensando en tener más hijos por ahora porque, con el rimo de vida que llevo, sería una locura. Pero no lo descarto para más adelante. Porque la verdad es que León me cambió. Yo fui un egoísta de mi tiempo durante muchos años. Y, ahora, soy capaz de dejar todo para ir a buscarlo y tirarme al piso a jugar a los dinosaurios o para disfrazarme de Spiderman con tal de verlo sonreír a él. Después de venir de resolver un secuestro, por ejemplo, estar con él me humaniza mucho.

Juan Pablo Fioribello tiene una propuesta para partticipar en una película junto a Andrea del Boca
Juan Pablo Fioribello tiene una propuesta para partticipar en una película junto a Andrea del Boca

—¿Y el amor? ¿Es compatible con tu vida?

—Yo vivo con una adrenalina terrible pero soy un amante de la vida sana. Jamás fumé un cigarrillo, nunca me drogué, no tomo alcohol, hago mucho deporte, sobre todo, artes marciales que te enseñan la disciplina y el respeto. Así que trato de repartirme en las distintas facetas y me hago lugar para todo.

—¿También para la actuación? Porque ahora tenés una oferta para hacer una película con Andrea…

—La propuesta existe. Y la estoy analizando, porque para mí es un tema delicado. Yo no tengo ninguna base actoral. Y nunca busqué algo así. Pero tanto Andrea como el director, que es muy importante pero no me deja dar su nombre, están seguros de que lo puedo hacer. Y hasta mis amigos del ambiente, como Martín Bossi o Adrián Navarro, me ofrecieron su ayuda para componer el papel si es que aceptó hacerlo.

—¿Entonces?

—A mí me han ofrecido hasta el Bailando y dije que no, porque es algo que no me interesa en lo más mínimo. Pero acá se trata de un policial en el que yo tendría que hacer de un abogado penalista en una causa por homicidio. Y estoy tratando de no cerrarme. A esta altura, hago sólo las cosas que me dan placer. No necesito caretear nada con nadie. Así que, si me resulta divertido, lo haré.

SEGUÍ LEYENDO