El momento en que nuestro bebé comienza a ingerir poco a poco alimentos, es todo un proceso de cambio. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
El momento en que nuestro bebé comienza a ingerir poco a poco alimentos, es todo un proceso de cambio. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

A partir de los 6 meses comienza una nueva etapa en donde además de la leche materna, el bebé comienza a ingerir alimentos hechos puré, que después se transformarán en sólidos bien consistentes. Para saber cómo transitar esta nueva etapa con tranquilidad y sin exabruptos, acudimos al pediatra Mario Elmo, quien nos nos cuenta todo lo que necesitamos saber.

6 meses – Etapa de iniciación

Si bien todavía estamos en pleno período de lactancia, el Dr. Elmo cuenta que el bebé, al observar cómo se alimentan sus hermanos y sus padres, comenzará a sentir el deseo de imitarlos. Su cuerpito y su sistema digestivo han alcanzado la perfecta madurez para recibir con mucho entusiasmo y disfrute sus primeras papillas.

El especialista propone diversidad de alimentos y su armonía:

*Cereales y tubérculos. Fuentes de hidratos de carbono

*Carnes (ricas en hierro de fácil absorción y aportan proteínas de alto valor biológico). Bien cocidas, ya que facilita la digestión y se destruyen las bacterias y parásitos comúnmente presentes en ellos, sobre todos los productos de origen animal.

*Huevo (proteínas de alto valor biológico).

*Aceite (grasas saludables). Sin cocción porque sino se desnaturaliza (el calor transforma el aceite en grasas no saludables).

*Frutas. Todas, accesibles por estación y costo, bien maduras y cuidadosamente lavadas.

Consejos para un buen comer

El Dr. Elmo indica que para esta nueva práctica se tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

*La sillita. Debe ser cómoda, para que el bebé pueda mantenerse sentado, y asegurarse que ésta no caiga hacia atrás por empuje de los pies del bebé, poniéndola contra una pared o afirmando la estabilidad con nuestros pies.

*La cuchara. Preferentemente que sea pequeña, tipo de té, y que no sean gruesas porque dificulta introducirlas en la boca. "Se debe apoyar en el labio inferior con una pequeña cantidad de alimento. Al principio no hay que introducirla toda en la boca, sino esperar a que el niño la abra, para luego suavemente deslizar la papilla dentro de ella y esperar una disposición como de `pedir más´ entre cucharita y cucharita"

*El vaso. Puede ser de vidrio, pero grueso, para evitar que se rompa fácilmente. "Se le debe ofrecer el agua apoyando el borde sobre el labio inferior, y al inclinarlo, el bebé suele sorber sin dificultad. Esto posibilita evitar el uso de biberones y el niño gana autonomía rápidamente", señala el pediatra.

De 7 a 12 meses – Etapa de aprendizaje

Es importante entender que en esta etapa debemos acompañar a nuestro hijo y no presionarlo a que haga lo que creemos que debe hacer, estará atravesando un período de cambio evolutivo en donde poco a poco comienza a realizar una correcta deglución, es decir, formar el bolo alimenticio y aprende a tragar correctamente. A esto se le suma, la salida de los dientes. ¡Todo un cambio!

Seguimos con los alimentos ya mencionados, pero ahora la cantidad es regulada por el propio bebé, a partir de su satisfacción.

La proporción para los distintos grupos es decreciente de la siguiente forma:
*Hidratos de carbono: preparaciones a base de harinas de cereales (trigo, avena, maíz, arroz) y subproductos derivados (fideos, sémola, etc). Tubérculos: papa, batata, mandioca, zanahoria y también frutas (todas) y zapallo.
*Proteínas: carnes (vaca, pollo, pescado), huevo, quesos blandos. También legumbres (arvejas, lentejas, garbanzos, etc) con rico contenido proteico, pero de menor calidad que las de origen animal.
*Grasas: aceite sin cocción (maíz, girasol, uva, oliva).

Consejos para un buen comer

*Dejalo explorar con sus manos, pero luego progresivamente, incorporale la pauta cultural de no "jugar" con la comida, no tirarla al piso.
*Mantené un ambiente tranquilo, distendido, en familia, con palabras suaves invitando a comer, sin distractores como televisión, o ruidos excesivos.
*Si acepta bien todos los días la papilla, incorporá gradualmente una segunda comida, y luego las colaciones como desayuno y merienda.

Más de 1 año – Etapa de fortalecimiento

Es probable que nuestro bebé esté cada vez más inquieto y comience a mostrarse más independiente a la hora de comer, queriendo hacerlo por sí mismo. El Dr. Elmo cuenta que ya a esta altura es probable que ya tenga habilidad motriz para sostener la cuchara, y tomar alimentos del plato y llevárselos a la boca sin mucha dificultad.

Debemos acompañarlo y brindarle un ambiente cálido para que transite esta etapa de libertad con mucho amor y felicidad.

*Una vez que mantiene la comida en la boca, hace movimientos de masticación y prepara adecuadamente el bolo alimenticio para tragarlo sin atorarse, podemos empezar a darle trocitos de comida. Probá primero los alimentos más blandos, por ejemplo pedacitos de frutas bien lavadas.

Es probable que nuestro bebé esté cada vez más inquieto y comience a mostrarse más independiente a la hora de comer, queriendo hacerlo por sí mismo.

Consejos para un buen comer

*El vaso. Cuando ya lo sostiene solo, ofrecele uno de plástico para evitar roturas y lastimaduras.
*El tenedor. Lo empieza a usar más o menos bien después del año y medio o 2 años. En cuanto al cuchillo, el médico dice que difícilmente logren manejarlo bien antes de los 3 años y es riesgoso. Ya puede pinchar y llevárselo a la boca.

¿Cuándo pueden empezar a comer…

… aderezos?
Depende cómo están elaborados. Es conveniente dejarlos para después de los 2 años y en cantidades muy reducidas. Suelen tener sal y grasas en exceso

… salchichas?
Son embutidos, por lo que es conveniente no antes de los 2 años. Vale para todos los embutidos, a los que además de su exceso de grasas, se les agrega sal y muchos condimentos

… frutos secos?
Desde el inicio de la alimentación complementaria. Los que son duros se los muele y mezcla con otros alimentos para mantener una consistencia semisólida. Son además muy ricos en vitaminas, minerales – calcio entre otros- y aceites esenciales.

… snacks?
Siempre después de los 2 años y en cantidades muy limitadas o cuando socialmente no queda mas remedio que aceptarlos (fiestitas, reuniones, etc). "Si no comen nada, mejor", concluye el Dr. Elmo.

Por Paula Labonia y Paula Germino / Asesoró: Dr. Mario Elmo, pediatra, Secretario Consultor del Comité Nacional de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), M.N. 57.220.

 

SEGUÍ LEYENDO