La demanda por activos argentinos se reactivó con la caída del dólar
La demanda por activos argentinos se reactivó con la caída del dólar

No puede decirse que haya "luz al final del túnel", pero el balance del cierre de la semana es mucho más favorable que las expectativas con las que empezó. En las últimas ruedas financieras hubo una clara mejora en cuanto a cotizaciones de acciones y bonos argentinos, y también sobre el tipo de cambio.

Para muestra se pueden tomar cinco indicadores relevantes:

1) El índice Merval, cerca de 30.000 puntos. El panel de acciones líderes del ByMA (Bolsas y Mercados de Argentina) finalizó el viernes en 29.826 puntos, con una ganancia en pesos de 1,8% en la semana, desde los 29.293 del viernes pasado. En dólares la ganancia acumulada fue de 1,4 por ciento.

Que el Merval haya dejado de caer es un síntoma alentador, si se observa que en 2018 se mantiene en terreno neutro en cuanto a precios en pesos, con una inflación que superó cómodamente el 20%, mientras que en dólares resta 49 por ciento.

2) Rebote de los ADRs. Las acciones argentinas que operan en Nueva York tuvieron un importante castigo el martes, pero después llegaron a hilvanar tres ruedas de recuperación. Así terminaron con leves ganancias promedio en dólares. En el caso de los bancos argentinos, que sufrieron la volatilidad más extrema de la plaza, la recuperación se aceleró.

Fuente: Rava Online.
Fuente: Rava Online.

Desde los precios mínimos desde 2015, registrados el 30 de agosto, Grupo Galicia trepó un 25,8% en dólares. Tendencia similar tuvieron Banco Macro (+24,4%), Banco Supervielle (+47%) y Banco Francés (28,6%). No obstante, hay que recalcar que en el transcurso de 2018 estos papeles mantienen una caída cercana a 60% en dólares.

3) Subieron los bonos. Los títulos soberanos también completaron tres ruedas seguidas en alza, lo que identifica la mejor percepción sobre la capacidad de pago de la Argentina. El presidente del Banco Central, Luis Caputo, aclaró que "ahora vamos a encaminarnos a una situación de mucha más normalidad, más calma. No sólo en el mercado de cambios, sino en el de los bonos" y aseguró que "el financiamiento para 2019 está exageradamente asegurado".

Los bonos soberanos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) concretaron un avance de 2,2% en las últimas tres ruedas, luego de perder un 7,4% promedio en agosto.

Argentina es el país emergente cuya moneda más valor perdió en 2018 (Palma Cané)

"Tenemos un peso argentino apreciándose sin intervención del Banco Central y bonos reduciendo notablemente la probabilidad de 'default'. Todo indicaría que los flujos financieros de salida se tomaron un respiro. Por primera vez en mucho tiempo volvimos a ver flujos amigos entrando", indicó un reporte de la consultora Delphos Investment.

4) Descenso del riesgo país. El índice de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, llegó a superar los 800 puntos para Argentina el martes. Ahora, en 725 puntos básicos, se mantiene en niveles muy altos que impiden que el país salga a emitir deuda en el exterior, pero la caída de casi 10% en este indicador no deja de ser una señal para aferrase.

El economista Gustavo Ber destacó que el indicador de JP Morgan "acumula ya un retroceso de unos 100 puntos básicos desde los máximos recientes, más allá de lo cual aún sigue en niveles demasiado elevados para poder aspirar a regresar al crédito externo voluntario".

El financiamiento para 2019 está exageradamente asegurado (Luis Caputo)

En la misma línea, el costo de asegurar la deuda argentina, el CDS (siglas en inglés de Credit Default Swap), cedió a 700 puntos básicos, cuando en la semana se había situado en máximos históricos de 835 puntos. Aunque todavía triplica los 230 enteros que reflejaba en el inicio del año.

5) Un freno a la suba del dólar. El valor del billete puso los nervios de punta a los funcionarios y también a los ahorristas. La historia de las últimas décadas es pródiga en cataclismos cambiarios y no estaba claro dónde podía detenerse la rampante devaluación del peso.

Pero los $40 por dólar quedaron como un listón muy alto en el corto plazo, cuando hay compromiso firme del FMI de proveer divisas, más un elocuente respaldo del gobierno de EEUU. A $37,81 en bancos y a $36,99 en el mercado mayorista, el billete cedió 0,5% desde el viernes 31 y un 4,7% en las últimas tres ruedas.

El Riesgo País sigue demasiado elevado para aspirar a regresar al crédito externo voluntario (Gustavo Ber)

Para el economista Luis Palma Cané, de Fimades, "estamos en terapia intensiva, pero está encaminada la cosa y, como dicen los médicos, podemos pasar a terapia intermedia. Depende del camino que se siga. El problema de cortísimo plazo es la corrida cambiaria, que viene desde el 25 de abril, y que el Gobierno la venía corriendo de atrás. El dólar se apreció un 100 por ciento y Argentina es el país emergente cuya moneda más valor perdió".

En un encuentro del G20 en Mendoza, el presidente Mauricio Macri reconoció este viernes que "tres días consecutivos de tranquilidad no significa que las cosas se hayan resuelto", mientras que refrendó el compromiso del Gobierno con el plan de "déficit cero" para 2018, presentado el lunes. "Hoy estamos avanzando como argentinos para no vivir más de prestado porque gastamos más de lo que tenemos y así no podemos desarrollarnos", afirmó.

Tres días consecutivos de tranquilidad no significa que las cosas se hayan resuelto (Mauricio Macri)

Palma Cané advirtió la "necesidad imperiosa de tener convergencia fiscal, el déficit fiscal cero. Todas las crisis desde el 'Rodrigazo' de 1975 para acá, tuvieron en común el elevado déficit fiscal y déficit de cuenta corriente, que terminan  siempre en una crisis de balance de pagos o de mercado cambiario".

En los recintos financieros se tomó nota de las definiciones políticas y, con cierta reticencia, la codicia -frente a precios de saldo en los activos- le ganó una pulseada al miedo.

Seguí leyendo: