El presidente del Banco Central, Luis Caputo, mostró un moderado optimismo al analizar el horizonte del mercado cambiario. La primera señal fue que vino a Mendoza en la mañana, antes de la apertura de los mercados. Claramente, venía con la confianza que le dejaron los cierres del día anterior en los mercados cambiario, bonos y acciones.

"El miércoles cambiamos la estrategia (de intervención en el mercado cambiario), quedó en evidencia, el mercado entendió el mensaje y se tranquilizó mucho. Ayer encontró un nivel de equilibrio sin intervención del Banco Central 10% abajo del día famoso. Vamos encaminados a una situación de mucha más calma, no solo en el mercado de cambios, sino también con los bonos y las bolsas", pronosticó Caputo.

En la 39ª Convención Anual de IAEF, que se realiza en Mendoza, más de 200 ejecutivos de finanzas esperaban el plato fuerte de estas dos jornadas que se desarrollan en un hotel céntrico de la capital, luego de una semana en la que los mercados pasaron del extremo pesimismo a la posibilidad de superación lenta de la crisis cambiaria y de confianza en el gobierno nacional.

Al ser consultado sobre las distintas estrategias que pueden adoptar los bancos centrales para intervenir en crisis cambiarias como la que atravesó la Argentina, Caputo dijo que no está de acuerdo ni con quienes piden anclar la cotización del dólar a un precio ni con quienes piden dejarlo flotar sin freno.

Luis Caputo: “no estoy de acuerdo ni con quienes piden anclar la cotización del dólar a un precio ni con quienes piden dejarlo flotar sin freno”

"Tenemos un tipo de cambio flotante justamente para poder absorber los shocks. Si yo me hubiera plantado con un dólar de 28 pesos, después venía Turquía, Brasil y Cuadernos y nos encuentra en una posición mucho más débil. Tampoco hay que esperar un equilibrio donde sea porque afecta a otras variables", analizó.

La autoridad monetaria reconoció que el cambio de estrategia del BCRA fue negociado con el Fondo Monetario Internacional –porque está compuesto de "buena gente, de técnicos razonables"– luego de que constataran que la subasta de dólares había dejado de dar los resultados esperados.

El titular del Banco Central aseguró en dos oportunidades que "hay elementos técnicos que permiten visualizar que hay una "exageración" en la reacción del mercado. Para graficarlo, dijo que hoy el tipo de cambio se encuentra en niveles de 2003, que era muy alto, y los términos del intercambio (precios de las materias primas) están 17% más altos que en aquel entonces".

Hay elementos técnicos que permiten visualizar que hay una “exageración” en la reacción del mercado. Para graficarlo, dijo que hoy el tipo de cambio se encuentra en niveles de 2003, que fue muy alto

"Toto" -como lo apodan en el Gabinete- coincidió con un ejecutivo que le transmitió una inquietud de que "no es viable una economía con tasas al 60 por ciento". "No va a ser esta la tasa de mediano y largo plazo. Esta es una tasa de crisis, de tormenta, producto de la coyuntura que estamos viviendo. Son las armas que tenemos", explicó.

También señaló que a él y al resto del equipo económico les duele "más que nadie" no lograr cambios rápidos que lleven bienestar a la población. No obstante, pidió pensar en el mediano y largo plazo. "La  Argentina es un país rico y está en todos nosotros creer más en nuestro país y en que las cosas pueden salir", analizó.

Las frases más destacadas de Luis Caputo en el IAEF:

Las negociaciones con el FMI son confidenciales, pero van muy bien, en el Fondo son muy buena gente y a ellos les va su prestigio en juego

"Estamos muy confiados en que este nuevo plan va a salir muy bien".

"Los últimos dos días la estrategia (para contener el dólar) cambió. Hay muchas teorías de cómo actuar, intervenir, flotar libre… no adhiero a ninguna de las dos".

"No se puede encontrar el equilibrio donde sea porque afecta a otras variables y además hay reglas que cumplir con el FMI".

"En un mercado muy disfuncional, la subasta no era el mejor mecanismo y por eso se cambió la estrategia y ayer mejoró, por lo que creo que nos vamos a encaminar a una situación de más calma, no solo en lo cambiario, sino en la bolsa y bonos".

"Se llegó a un nivel de exageración que llevó el tipo de cambio a niveles más altos que en 2003 en términos reales, y los términos del intercambio, precios de las materias primas que están 17% por arriba de 2003".

“La desventaja que tenemos países como la Argentina y otros emergentes es que tenemos menos herramientas que en un país desarrollado, eso quita grados de libertad. En un país desarrollado este tipo de tormentas se supera en un minuto y medio. Así pasó en los EEUU y en la Unión Europea”.

"En la Argentina sabemos que bajar los impuestos es reactivante, pero no lo podemos hacer hoy porque perderíamos recaudación".

"A Brasil recrear un mercado de capitales le llevó 10 años, hay que pensar a largo plazo".

"Para superar la crisis y bajar la volatilidad necesitamos que no nos desviemos del camino de eliminar el déficit fiscal".

"No es un tema nuestro, hubo claramente un shock externo. Ya no hay emisiones de deuda de mercados emergentes".

"Se sumó una sequía y el caso de los cuadernos, que es buenísimo, que retrasó muchas inversiones y provocó la suba de los spreads (riesgo país)"

No hay que dejar de ver el largo plazo, si eliminamos el déficit, si tenemos tipo de cambio competitivo y apoyo internacional, ¿por qué nos va a ir mal? Lo sufrimos más que nadie. Pero los argentinos podemos, tenemos que convencernos

"En la economía estamos en una recesión, pero todos estamos haciendo lo imposible para que sea lo más corta posible. Los mercados tienen una sobrerreacción, pero hay indicadores técnicos que nos permiten creer que esto va a cambiar". 

"Los recursos que no tenemos se explican por nuestra historia de 70 años, por eso nosotros sufrimos más factores que no son directos nuestros, como la guerra comercial entre los EEUU y China".

"Una tasa de 60% anual no es sostenible, estamos cambiando los instrumentos de política monetaria, como las Lebac y Leliq. Nosotros como Banco Central no tenemos que competir con los bancos. Y la tasa de 7 días para los bancos no debe ser la de referencia para los créditos a un año".

"Hemos cerrado todas las canillas de emisión monetaria. Vamos a asegurarnos de que no haya ningún peso adicional en el mercado".

"Eso, junto con la eliminación del déficit fiscal, va hacer desacelerar la inflación, pero aún no va llegar a un dígito en 2019 porque hay una inercia de traslado a precios de parte de la devaluación, como ha ocurrido en todo el mundo. No hay nada que inventar, solo cumplir".

“El año que viene, toco madera, va a mejorar la oferta de dólares con una mayor cosecha”.

"A este tipo de cambio pensamos que la baja del déficit de cuenta corriente será de un 70 por ciento".

"El financiamiento va a estar exageradamente asegurado para 2019".

"Los mercados se van a recuperar más rápido de lo que muchos piensan".

"Cuando los inversores compran bonos a 5, 10 a 15 años, lo hacen porque confían en el país. En cambio, con los de corto plazo como las Lebac, hemos decidido que no puedan invertir particulares, sino solo los bancos, pero eso la gente no lo sabe. Y cuando escucha la radio se asusta y compra dólares, pero no es así. Por eso se desalienta esas inversiones. Lo importante será desarrollar un mercado de capitales".

"Creo que el tipo de cambio está yendo a niveles de mayor tranquilidad, estamos yendo de nuevo al FMI y eso va a contribuir a anclar las expectativas".

"El nivel de reservas es muy bueno, holgado, aunque no permite hacer cualquier cosa, hay que cuidarlas".

"Afuera se percibe que se va a salir, sabemos que va a ser doloroso, pero a la gente no se le va a mentir".

"Cuando veo las pantallas, los mercados, miro que hay gente que nos juega en contra.  Son las reglas de juego. No me gusta, es verdad, pero es lo que hay".

"El futuro es la inclusión financiera. Hay un montón de cosas que estamos haciendo que se irán viendo. Es lo más importante. Una de las razones por las que hemos estado tanto tiempo así es porque cada vez hemos excluido más gente de lo que es la formalidad".