Cuando la película El robo del siglo llegó a su fin, los asistentes se levantaron de sus asientos y comenzaron a aplaudir y ovacionar a un hombre de gorra y barba.

“¡Genio! ¡maestro! ¡héroe!”.

Ese hombre no era uno de los ladrones de la banda que robó 19 millones de dólares del banco Río de Acassuso. Se trataba de Miguel Sileo, el experto del Grupo Halcón que negoció con Luis Mario Vitette Sellanes y en el filme es interpretado por Luis Luque. Ocurrió el jueves por la noche, durante el estreno del filme protagonizado por Guillermo Francella y Diego Peretti.

“No lo puedo creer. No estoy acostumbrado a esto. Lo mío no es la fama. Y en estos tiempos que aplaudan y feliciten a un policía es raro, ¿no? Pero al que deben felicitar es a Luque, un rol impecable. La película es muy buena y por lo que leí va a camino a ser lo más visto en cine argentino”, dice Sileo a Infobae.

Sileo tuvo una destacada labor en el robo del siglo ocurrido el 13 de enero de 2006, aunque la banda salió triunfante. En el hecho le tocó negociar con Luis Mario Vitette Sellanes, vestido de traje gris.

Miguel Sileo durante la negociación con la banda del robo del siglo (Foto: Miguel Sileo)
Miguel Sileo durante la negociación con la banda del robo del siglo (Foto: Miguel Sileo)

En el primer piso, Marito –el hombre del traje gris-, hacía su show con el negociador del Grupo Halcón:

–Entramos en el banco con la idea de robar algo rápido, pero nos encontramos con la cana y tuvimos que tomar rehenes. No quiero que nadie dispare y no quiero hablar con nadie más que con vos. Sacame la gente que tenés en el techo porque te quemo un rehén acá nomás. Te mato un rehén en vivo y en directo –le dijo.

– ¿Hay alguna persona nerviosa que puedan liberar? –interrogó Sileo.

– ¡Flaco, me estás negociando de entrada! ¿Llegó el fiscal?

–Está llegando.

–No te hagas problema que no le voy a hacer nada a nadie. Hace dos semanas que estoy en la calle después de quince años guardado. Vos manejá el comité de crisis afuera, que yo me encargo de adentro.

Luego, el negociador le dijo al comité de crisis:

–Este tipo es raro. Gestualmente no lo veo nervioso. Sabe lo que hace.

Ficción y realidad: Luis Luque interpreta a Miguel Sileo en la película
Ficción y realidad: Luis Luque interpreta a Miguel Sileo en la película "El robo del siglo"

EL banco estaba rodeado por 300 policías, pero Sileo era uno de los más importantes. Había sido francotirador categoría Sniper, miembro de fuerzas tácticas y de irrupción, y negociador. Conocía las tres patas de los grupos de elite. Para él era un trabajo: la clave era no involucrarse. Entrar y salir de cada situación con la levedad suficiente como para no intoxicarse. Se sentía capaz de desdoblarse. Mirar cada escenario como si estuviera lejos o viendo un cuadro y no como parte de ese cuadro.

Participó en su carrera, que llegó a su fin en 2019, como negociador en más de 60 toma de rehenes, y pudo rescatar, ilesas, a 167 personas. Sileo tiene 55 años y la primera entrevista con un medio fue ante Infobae hace poco menos de un año.

El negociador del robo del siglo está veraneando en Mar del Plata donde pudo ver la película
El negociador del robo del siglo está veraneando en Mar del Plata donde pudo ver la película

Hasta ahora no podía hablar porque pertenecía a las filas de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Pero pasó a retiro obligatorio el 19 de septiembre de 2019, después de 33 años, 4 meses y 19 días de servicio. Había ingresado el 1 de junio de 1986 a la Policía.

“En toda mi carrera nunca tuve una baja, eso es importante destacarlo no por jactancia sino porque es algo que se dio. Nunca perdí, siempre gané en todas las negociaciones. Y en el robo del siglo no perdí. Perder es que haya heridos, muertos. Que se pierda una vida. Eso es lo más importante. La vida”, dice.

También dijo que no se juntaría con los ladrones. “Respeto a Vitette y al resto, fue un gran negociador, pero no podría juntarme con ladrones. Somos de veredas opuestas”.

Hasta ahora, pese a que la banda fue integrada por seis miembros, Sileo -policía retirado- fue el único ovacionado. Quizá porque los ladrones no se exhibieron en la sala o los espectadores no los conocen. Pero el robo del siglo también genera reconocimiento a los que no robaron. Sileo es el mejor ejemplo.

SEGUÍ LEYENDO: