El descuento de documentos fue una de la formas de financiamiento que más disminuyó (iStock)
El descuento de documentos fue una de la formas de financiamiento que más disminuyó (iStock)

Los préstamos en pesos al sector privado continuaron en octubre con la tendencia descendente que vienen mostrando desde mediados de año, pese a que tanto en la industria manufacturera como en la construcción los empresarios le manifestaron al Indec la necesidad de mayor asistencia financiera, por el debilitamiento en sus finanzas que provocó la extensión de la recesión.

Así se desprende del Informe Monetario del Banco Central, el cual como contrapartida confirmó el adelanto de Infobae del singular crecimiento de los depósitos a plazo fijo, concentrados en el tramo de 30 a 60 días, como consecuencia de que las entidades financieras fueron trasladando a sus clientes con capacidad de ahorro parte del efecto del salto de las Letras de Liquidez a un rango superior al 73% anual a 7 días a comienzos del mes, aunque ahora ya se encaminan al 67 por ciento.

La autoridad monetaria estimó que "en términos reales y ajustados por estacionalidad las líneas de crédito acusaron una disminución generalizada en todos los segmentos, que determinaron una caída promedio de 5,3% en octubre".

Semejante retracción del monto total de préstamos en un mes en que las tasas medias mensual se ubicaron en un rango de 30% anual para los prendarios y 74% anual para el giro en descubierto en cuenta corriente bancaria, equivalente a un rango de 3% a más de 6% mensual, refleja cancelaciones netas de deudas.

Semejante baja del total de préstamos bancarios, con tasas que se ubicaron en un rango de 3% a 6% mensual, refleja cancelaciones netas de deudas

La contrapartida de esos movimientos habría sido el aumento del financiamiento con proveedores, retrasado de los pagos, y recorte de plazos de pagos a clientes, como forma de recortar la partida de gastos en intereses, aunque al costo de tener que enfrentar disminución de ventas y baja de la producción.

Una de las franjas más contractivas fue la de descuentos de documentos, principalmente cheques de pago diferido y pagarés, bajaron en monto total 4,7% nominal respecto del nivel de septiembre; y apenas subieron 2,9% en un año, en un escenario en que la inflación se estima escaló al 46 por ciento.

Una de las franjas más contractivas fue la de descuentos de documentos, principalmente cheques de pago diferido y pagarés, bajaron en monto total 4,7% nominal respecto del nivel de septiembre

"En un contexto de aceleración de la inflación y depreciación del peso, los préstamos hipotecarios dejaron atrás el dinamismo que habían mostrado durante 2017 y hasta abril de este año, período de fuerte crecimiento de los préstamos denominados en UVA: crecieron 1% en términos nominales, equivalente a una disminución de 3,2% ajustados por inflación y sin estacionalidad", estimó el Banco Central.

Menor uso de la garantía prendaria

El informe del Central también resalta que "en línea con la caída de las ventas en el mercado automotor observada a lo largo del año, los montos otorgados de créditos prendarios mostraron una nueva disminución mensual".

En el caso de los préstamos a las empresas no agropecuarias, la autoridad monetaria detectó "el desarme de parte de su posición en divisas, lo que refleja la sustitución de fuentes de fondeo", como forma de eludir el creciente costo de las líneas en pesos, y optimizar el uso de su posición excedentaria en moneda extranjera.

Los préstamos destinados mayormente a las familias, tanto las financiaciones con tarjetas de crédito como los préstamos personales siguieron disminuyendo en términos reales y ajustados por estacionalidad, con una caída de 3,3% y 4,1 mensual, en cada caso.

También observó el Central que "el saldo de los préstamos en dólares al sector privado disminuyó 2,3% (USD375 millones), ubicándose el saldo promedio del mes en USD 15.780 millones", fundamentalmente por la baja del descuento de documentos a sola firma (principalmente prefinanciación de exportaciones).

Las expectativas para noviembre anticipan una importante desaceleración de la inflación, que posibilitará el recorte de las tasas de las Leliq, aunque en términos reales se prevé que continuarán altas, de modo de consolidar el paulatino aumento de las colocaciones de dinero a interés, pero que podría a desacelerar la contracción del crédito.

Seguí leyendo: