A la izquierda: Carlos Monzón; a la derecha: Jorge Román, el actor que lo interpretó en la serie
A la izquierda: Carlos Monzón; a la derecha: Jorge Román, el actor que lo interpretó en la serie

"Si bien en los créditos dicen que la serie está basada en el libro, es una versión demasiado libre de la historia real, la que contamos nosotros. Hay detalles y escenas que no tienen nada que ver con nuestra investigación".

Marilé Staiolo, autora de Monzón, secreto de sumario, enumeró a Teleshow las distintas licencias que se tomaron los autores de la serie que cuenta la vida del ex boxeador con respecto a lo que ella publicó en su libro.

"Me parece importante aclararlo, porque el libro está basado en testimonios de personas que estuvieron con Monzón en distintas etapas de su vida. Y ellos agarraron eso y lo convirtieron en ficción", explicó Staiolo.

1- Monzón y la pobreza

"El Monzón que yo describo no es el Monzón que se muestra en la serie", fue lo primero que quiso aclarar la autora, e hizo énfasis en que en la ficción no le dieron tanta relevancia a la "pobreza absoluta" en la que nació y se crió en sus primeros años de vida en Santa Fe.

Según el testimonio que Staiolo recogió, Amílcar Brusa -el entrenador del boxeador- pensaba que tenía en sus manos "a un futuro campeón o a un delincuente cualquiera". "Él sabía que la violencia de su puño tenía que canalizarse sobre el ring. De lo contrario, explotaría de cualquier manera", indicó la autora del libro.

El tráiler de "Monzón"

"Todo eso tiene que ver con su infancia, sus necesidades. Nunca supo canalizar su violencia, él la usaba como su protección. 'Camorrero' y 'pendenciero' eran los adjetivos que usaban para describirlo en ese entonces. Sin embargo, en la serie no se muestra demasiado esa infancia, que lo marcó tanto, para empezar a entender sus actitudes. Que tampoco son un justificativo, claro", destacó Staiolo.

2- Femicidio y narcotráfico

También hay muchas aristas sobre el rol del fiscal de la causa Carlos Pelliza, interpretado en la ficción por Diego Cremonesi. "En la serie se relaciona mucho el crimen de Alicia Muñiz con la droga. Y de ninguna manera fue así. Ahí hay un error conceptual", consideró. En ese sentido, explicó: "A él (por el fiscal) no le corresponde porque estaba investigando un hecho criminal y la droga la investiga la justicia Federal de Mar del Plata.

"Es un tema muy delicado, por eso vale aclararlo. Se habla de ese asunto, pero en otro contexto, no en la actuación del fiscal", continuó, y agregó que en aquel entonces los rumores indicaban que detrás del femicidio había una red de narcotráfico. Probablemente los guionistas hayan tomado dichas versiones para agregar la problemática en la serie.

"La tragedia no está relacionada con la droga. Según los testimonios que nosotros alcanzamos a reunir en el libro. Lo demás fueron versiones, como tantas otras", enfatizó.

3- Amenaza del Gobernador

"En el libro no hay ningún testimonio que avale la presión política que se muestra en la serie que reciben el fiscal y los jueces que llevaron adelante la investigación. Mucho menos la violencia física", aseveró en referencia a la escena en la cual el personaje de Cremonesi es increpado y lastimado.

El actor Diego Cremonesi interpreta al fiscal en la serie de Monzón
El actor Diego Cremonesi interpreta al fiscal en la serie de Monzón

La autora hace hincapié, además, en las imágenes que se vieron en el último capítulo emitido por la pantalla de Space cuando el Gobernador (que en ese entonces era Antonio Cafiero) amenaza al fiscal de la causa por investigar sobre la droga.

"Me parece importante aclararlo porque en el libro no hay ningún testimonio que avale esa versión. Por otro lado, cuando vi esas imágenes, me comuniqué con Pelliza -que sigue viviendo en Mar del Plata- y me dijo que esa amenaza jamás existió. Pero eso no me lo dijo cuando comencé la investigación para el libro", explicó y agregó que "el fiscal y el Gobernador ni siquiera se conocieron".

4- Los encuentros del fiscal con Monzón

"Eso es ficción pura", opinó Staiolo al referirse a las distintas veces que, según la serie, el fiscal se reunió con el ex boxeador. "En verdad, sus encuentros fueron tres: la madrugada de la tragedia, el día de la reconstrucción del hecho en la casa, que fueron en febrero de 1988, y después lo volvió a ver en enero de 1989 cuando se reunió en una oficina de la cárcel minutos antes de pedir la condena de 18 años", relató la autora del libro.

Sin embargo, en el unitario muestran un encuentro más en el cual, además, participa Nacho Gadano, que interpreta a Adrián El Facha Martel. "Pelliza nunca se juntó con El Facha. Ahí te das cuenta que involucran la droga…", lamentó Staiolo. "En la serie parece que les importaba más el tema de la droga que el crimen", aseguró.

5- Vida privada del fiscal

Entre las licencias que se tomaron los guionistas de la serie, se sumó la figura de la amante del fiscal, interpretada por la actriz Belén Chavanne. Cuando Staiolo se comunicó con Pelliza notó que el ex fiscal no estaba al tanto ya que decidió no ver la ficción. "Le conté que le habían inventado un amorío, pero se lo tomó muy tranquilo. ¡Hasta con la vida privada se metieron!".

La portada de “Monzón, secreto de sumario”, el libro de Marilé Staiolo que está basado en testimonios de personas que conocieron al ex boxeador
La portada de “Monzón, secreto de sumario”, el libro de Marilé Staiolo que está basado en testimonios de personas que conocieron al ex boxeador

6- Autopsia en Buenos Aires

Por otro lado, en la serie muestran que el fiscal viajó a Buenos Aires para la segunda autopsia que se le hizo a Alicia Muñiz -pedida por la querella-, "y la realidad es que él envió al médico forense Osvaldo Raffo para que lo represente", aclaró Staiolo.

7- Una conversación omitida

Por otro lado, Staiolo destacó que en su libro el doctor Paladino -médico de cabecera de Monzón- recordó una charla cuando estaba en Dinamarca en 1962 con el entonces boxeador "que llegó a ser casi una profecía". "Carlos, cambiá porque sino vas a terminar en la cárcel o en un cementerio", dijo con respecto al comportamiento violento que presentaba en ese momento.

"En la serie ni pusieron ese diálogo. Como si nadie se lo hubiera dicho. Quizás en la última parte sí reflejan que tenía malos tratos", contó la autora.

Por último, Marilé Staiolo aclaró que se sintió "muy respetada por la producción", pero le hubiera "encantado haber estado cerca de los guionistas cuando escribieron la ficción".

SEGUÍ LEYENDO