Diego Cremonesi, el favorito de la TV (Foto: Instagram)
Diego Cremonesi, el favorito de la TV (Foto: Instagram)

¿Qué tienen en común el fiscal Carlos Pelliza de la serie Monzón, el "topo" Tano Di Cesare de El Tigre Verón y el cantante caído en desgracia El Cuis de El Marginal 2? Nada. O todo: son interpretados por el mismo actor, Diego Cremonesi. De esos que muchos, tal vez, si se lo cruzan lo reconocen por haberlo visto en alguno de sus tantos trabajos pero, cultor del bajo perfil, desconocen su nombre.

Oriundo de La Plata, estudió sociología y periodismo y trabajó varios años en el Correo Argentino, hasta que a los 24 años probó con la actuación y se dio cuenta de que eso era lo que quería para su vida. Dejó de cursar las otras carreras y el dinero que había ahorrado como empleado postal lo invirtió en perfeccionarse como actor. Después de haber "remado" -como le gusta decir a él en una charla con Teleshow– durante tantos años en el under, llegó a ser "el favorito" de la televisión.

Alcanzó el reconocimiento de la industria y de la audiencia con grandes y reconocidos personajes. Actualmente es uno de los actores con más presencia en la pantalla chica: después de los éxitos en Un Gallo para Esculapio y El Marginal 2, se lo puede ver en El Tigre Verón y la serie Monzón. La ficción, que retrata la vida del boxeador, es uno de los trabajos que más lo marcó y que, según sus propias palabras, muestra "la careteada de que los ídolos son intachables". Además, ya está grabando una ficción para el año que viene.

Del café concert al sprint por la pantalla gigante

Paco Rimenver, en los orígenes de la carrera de Diego Cremonesi

"Gracias al amor de mi vida, Noelia, a mi hijo, Bruno, a toda mi familia… A toda la gente de la ciudad de La Plata que siempre me apoya y me acompaña, a un artista referente, Paco Rimenver, que los platenses me lo exigieron que reconozca, que me ha dado de comer tantos años", dijo en el 2018 cuando subió al escenario a recoger su premio Martín Fierro a la revelación por su trabajo en Un Gallo para Esculapio. Un guiño para quienes lo conocen desde sus inicios.

En la Ciudad de las Diagonales dio sus primeros pasos con un grupo de café concert. Su personaje , Paco Rimenver, un auténtico "perdedor", se destacó por sobre los demás. Por eso, si bien el espectáculo se disolvió hace nueve años, él siguió haciendo su papel en fiestas, eventos privados y teatros. Pasó a ser una suerte de showman que siguió explotando su éxito en Buenos Aires.

Cremonesi actuó en la película “Gracias Gauchito” (Foto: Instagram)
Cremonesi actuó en la película “Gracias Gauchito” (Foto: Instagram)

En el teatro under hizo de todo, desde papeles chicos hasta protagónicos, infantiles, humor y drama, mientras seguía con sus temporadas junto a Paco. En 2009 llegó su primera gran oportunidad con Masacre esta noche, la película de Adrián y Ramiro García Bogliano, con la que ganó el premio al mejor actor en el festival Buenos Aires Rojo Sangre. Esta película fue el disparador para que lo empezaran a llamar para una seguidilla de papeles en otros largometrajes. Por supuesto, no fue algo fortuito, suele suceder en la industria cinematográfica cuando los que saben de la materia posan sus ojos sobre un artista con mucho potencial.

Primero vinieron Kryptonita (2015), de Nicanor Loreti; Gilda, no me arrepiento de este amor (2016), de Lorena Muñoz; e Invisible (2017), de Pablo Giorgelli. Luego Gracias Gauchito (2018), de Cristian Jure; y Rojo (2018), de Benjamín Naishtat. Hasta que la TV posó los ojos en ese actor multifacético que se adaptaba a cualquier personaje.

Luces, cámara y… Arrancar de nuevo

Diego Cremonesi como "Roque" en "Un Gallo para Esculapio"

Sus trabajos en cine no tardaron llamar la atención de los productores de televisión y Cremonesi comenzó con su carrera en la pantalla chica. Y a lo grande. Interpretó a Roque Segovia, el hermano del personaje de Peter Lanzani, en Un Gallo para Esculapio. Allí llegó luego de que Ariel Staltari -con quien había trabajado en Kryptonita-, actor y coguionista de la serie, le sugiriera su nombre a Bruno Stagnaro, el creador. Por este trabajo se llevó el Martín Fierro a la revelación en 2018 y brindó el discurso mencionado al comienzo de esta nota.

Fue una "revelación" para los premios de la TV, pero quienes lo conocían desde antes no se sorprendieron en absoluto por su actuación. Inmediatamente fue contactado por Underground para interpretar al famoso El Cuis en El Marginal 2. Un personaje que contaba no solo con una carga de responsabilidad debido al éxito de la primera entrega de la serie, sino también con un componente emocional, ya que irremediablemente le recordaba a su amado Paco Rimenver.

"Piñata", el famoso tema de "El Cuis" en "El Marginal 2"

En la era en la que mandan las redes sociales, en la que primero hay que ser conocido para el público para ser contratado en una serie, Cremonesi, sin ser un nombre famoso pero sí el rostro de grandes éxitos, es el favorito de la televisión: recientemente participó en El jardín de bronce, es uno de los personajes más destacados en Monzón e interpreta al novio de Sofía Gala en El Tigre Verón.

Y ya está grabando Entre Hombres, una miniserie de cuatro capítulos de una hora cada uno, un policial negro producido por HBO en conjunto con Polka y dirigido por Pablo Fendrik. Otra muestra de que su trabajo deja huellas: Fendrik es el mismo que estuvo al frente de El jardín de bronce. Allí el platense se reencontrará con dos viejos conocidos de El Marginal: Nicolás Furtado y Claudio Rissi. La frutilla del postre: la semana que viene estrena la comedia dramática La afinadora de árboles, que protagoniza junto a Paola Barrientos y Marcelo Subiotto.

El platense, en la piel del "Tano Di Cesare" en "El Tigre Verón"

El set de grabación es más que el segundo hogar para Cremonesi, que se camufla detrás de los más variados personajes, en producciones totalmente diferentes que se pueden ver por tantas plataformas. De todos modos, para él cada nuevo proyecto implica volver a foja cero.

Así lo dijo él mismo a Teleshow: "Hace diez años ni hubiese soñado que iba a estar acá, pero te hubiese dicho que estaba trabajando para esto. Trabajando con conciencia para tener una carrera actoral fructífera, por lo menos. Después hay un montón de cosas que no dependen de uno, por eso los nervios que surgen en cada proyecto y la expectativa de que lo que hice sea bien recibido para tener nuevas posibilidades de seguir trabajando".

Gustavo Parisi, sin contradicciones

El platense, en la piel del “fiscal Parisi”, en la serie de Monzón (Foto: Instagram)
El platense, en la piel del “fiscal Parisi”, en la serie de Monzón (Foto: Instagram)

Su papel como el fiscal que investigó el femicidio que cometió Carlos Monzón contra Alicia Muñiz en la serie sobre la vida del boxeador (lunes a las 22 por Space) es uno de los mayores desafíos de su carrera. Si bien para él no hubo "contradicciones" a la hora de abordar el personaje, entre el ídolo deportivo y el asesino, sí muestra para él la "ambigüedad" de los argentinos.

—Como actor este trabajo es un placer enorme. Lo que me pasa a mí humanamente me lleva a preguntarme qué puedo aportar yo como actor con mi personaje. Lo más fuerte de este caso es que nos muestra a nosotros como sociedad en muchos aspectos sobre esta contradicción. Esa cosa ambigua de amar a gente tan tremenda y, a la vez, defender gente indefendible. Mi personaje tiene que juzgar al ídolo: es un tipo que es un ícono popular pero a la vez ha hecho cosas terribles y tiene que ser juzgada como cualquier otro. Nos encontramos con la careteada de que los ídolos son intachables.

—¿De qué lado te parás a la hora de juzgarlo?
—Del lado de la justicia y el derecho de las mujeres. Es un femicida, no tengo dudas de eso. Y a la vez fue un gran campeón del mundo y el mejor boxeador de la historia argentina. No tengo problemas con eso. Sí me parece que actoralmente es interesante que me ponga en ese lugar de la contradicción que tiene la sociedad.

Cremonesi será “el Zurdo” en la serie “Entre Hombres” (Foto: Instagram)
Cremonesi será “el Zurdo” en la serie “Entre Hombres” (Foto: Instagram)

—¿Monzón es las dos caras de la misma moneda?
—Creo que todos tenemos las mismas caras dando vueltas: todos podemos ser buenos o malos. Son decisiones y momentos. No creo en la bondad absoluta ni en la maldad absoluta. El Monzón que mató a Alicia es el mismo que como niño sufrió hambre y violencia familiar. Fue un niño golpeado y sufrido, un tipo que fue golpeador y asesino.Uno tiene la posibilidad de convertirse muchas veces en lo que quiere: podés tomar decisiones que te lleven para acá o para allá. A veces tu educación y su situación social te confeccionan y la falta de recursos te da menos posibilidades de tomar decisiones, pero nadie está exento de la ira. Lo que hay que hacer es un trabajo para no ser irascibles todo el tiempo. Pero en mí conviven esas contradicciones. Si le doy rienda suelta a mis impulsos…

—¿Qué trabajo de investigación hiciste para interpretar a tu personaje?
—Me puse a investigar un montón: diarios, Youtube, internet, revistas de la época… Te encontrás con que hay menor material de archivo del que te imaginás. Mi personaje se apoya en algo de lo que es el código narrativo del policial. En algún punto es un clásico investigador. Intenté que sea la figura del detective que acompaña a la investigación y que intenta llegar a alguna conclusión. En lo personal es un desafío encarar a un investigador que sea creíble, verosímil y que a la gente le guste.

SEGUÍ LEYENDO