Ibiza parece ser el Cielo y el Infierno para los dos. Porque fue en sus playas donde, un par de años atrás, Pampita Ardohain y Pico Mónaco sellaron todo con un beso. O con varios, más bien, aquellos que fueron capturados por los paparazzi y que confirmaron su amor.

¿El detalle de esta foto de Pampita y Pico a puro beso en Ibiza, en julio de 2016? El tatuaje de Estudiantes en la pierna de él. Casi como una paradoja futbolística: en torno a los dos, ahora sobran las especulaciones… (Foto: Pronto)
¿El detalle de esta foto de Pampita y Pico a puro beso en Ibiza, en julio de 2016? El tatuaje de Estudiantes en la pierna de él. Casi como una paradoja futbolística: en torno a los dos, ahora sobran las especulaciones… (Foto: Pronto)

Pero ahora, con ese mismo mar de fondo, Mónaco vendría a confirmar lo que muchos afirman pero nadie confirma: que estarían separados. Por esa razón no postean fotos juntos en las redes desde hace semanas. Y también desde ese rumor se explicaría la concurrencia en soledad de Pampita a la gala de los Martín Fierro 2018.

Además, a la vez que la modelo se quedó al frente de su programa en Telefe (Pampita Online) en la fría Buenos Aires, el ex tenista disfruta de la primavera española, paseando por esta exclusiva isla del Mediterráneo. Demasiadas señales como para creer que todo marcha sobre ruedas…

En offside

El primer destino de Pico fue Rusia. Al igual que Susana Giménez, Evangelina Anderson, Marley y Lizy Tagliani, entre otros famosos argentinos, no quiso perderse el debut de la Selección de Lionel Messi en la Copa del Mundo, frente a Islandia, en la tarde del sábado.

Hubo selfie, por supuesto, con una mirada que varios definieron como triste, y no por el partido: el tandilense se la tomó cuando los equipos recién habían salido a la cancha (para la decepción del 1 a 1 todavía faltaban más de 90 minutos).

Hubo otra selfie, con Diego Maradona:

Después sí, Mónaco partió rumbo a Ibiza. Lejos de encontrarse allí con su ¿ex? novia, como ha sucedido en otras oportunidades, el -también- conductor de 34 años disfruta de su ¿renovada? soltería.

Lo hace acompañado por amigos. Visitando al futbolista rosarino Mateo Musacchio (el defensor del Milán no fue tenido en cuenta por Jorge Sampaoli). Celebrando el cumpleaños de otro jugador, el ex Estudiantes José Sosa. Y observando la intimidad del entrenamiento de otro viejo conocido, y muy cercano: nada menos que el mallorquín Rafael Nadal –Tito para él-, con quien ha compartido largas jornadas en sus años de tenista.

Pero de la ex jurado del Bailando, ninguna noticia. Y así como supieron enfrentar una crisis a fines de 2017 (en ese entonces se mencionó a Sol Pérez), habrá que ver cómo sortean esta distancia. Que no será sentimental (según las desmentidas), pero sí geográfica: Pico está allá, y Pampita aquí. Es un hecho.

El álbum de viaje de Mónaco:

 
 

SEGUÍ LEYENDO