Una lagartija de lava, en la Isla Pinzón, en Galápagos (Ecuador) (EFE/JOSÉ JÁCOME)
Una lagartija de lava, en la Isla Pinzón, en Galápagos (Ecuador) (EFE/JOSÉ JÁCOME)

Se completó el "atlas de la vida". La primera revisión global de cada vertebrado que habite la tierra incorporó una última y definitiva investigación: el mapa de los reptiles del mundo. Expertos elaboraron el catálogo restante que vinculado a los registros ya existentes de aves, mamíferos y anfibios constituyó el "atlas de la vida": un total de 31.000 especies, incluidos cinco mil mamíferos, diez mil aves, seis mil anfibios, y los diez mil serpientes, lagartos y tortugas que se descubrieron en el reciente informe publicado en la revista Nature Ecology & Evolution.

Científicos de la Escuela de Geografía y Medio Ambiente de la Universidad de Oxford trabajaron en comunión con la Universidad de Tel Aviv y otras 30 instituciones en procura de establecer un nuevo paradigma en conservación. El estudio tiene como propósito medular proteger la vida silvestre, reconocer patrones y condiciones de comportamiento, identificar hábitats para saber dónde se encuentran distribuidas especies de las que se había recolectado escasa información.

El lagarto verdinegro, una de las 10.064 especies de reptiles que conformaron el catálogo de los científicos
El lagarto verdinegro, una de las 10.064 especies de reptiles que conformaron el catálogo de los científicos

El mapa halló escenarios inesperados y regiones de fragilidad en la biodiversidad. Los expertos destacaron a la península arábiga, las zonas áridas del sur africano, las estepas asiáticas, los desiertos del centro de Australia, los matorrales brasileños y las regiones altas de los Andes como ecosistemas complejos para realizar investigaciones de fondo. Uri Roll, responsable de la Universidad Ben Gurion del Negev, explicó: "Los lagartos tienden a tener distribuciones extrañas y a menudo en lugares calurosos y secos, así que muchas de las áreas prioritarias de conservación recientemente identificadas están en tierras secas y desiertos. Estos no tienden a ser prioridades para las aves o los mamíferos, por lo que no podríamos haberlo adivinado de antemano".

Los reptiles se reparten entre saurios (6.110 especies), serpientes (3.414), tortugas (322), anfisbenas (193), cocodrilos (24) y tuátaras (1)

El profesor Richard Grenyer, del departamento de Biodiversidad y Biogeografía de la Universidad de Oxford, encontró que las zonas secas y los desiertos fueron conquistados por actividades humanas asociadas a estructuras o sucesos modernos -grandes proyectos de irrigación, nuevos desarrollos de energía solar y a veces degradación de la tierra generalizada, guerras y conflictos- que privatizan las áreas de conservación y limitan la tarea de los activistas. "Gracias a herramientas como nuestro atlas, los científicos pueden por primera vez ver la Tierra terrestre en su totalidad, y hacer decisiones informadas sobre cómo utilizar los fondos para la conservación", describió Grenver.

La investigación contó con la colaboración de expertos en lagartos y serpientes de regiones desconocidas. En la publicación, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) clasifica a las especies que aparecen en atlas con un ránking que va desde "en peligro crítico" a "menos preocupación". El trabajo, ya completo, prestará información de relevancia para que la humanidad sepa del paradero de cada especie terrestre vertebrada viva que habite la Tierra.

LEA MÁS: