Merval
Merval

La apertura del mercado preanunciaba un día volátil. Pero solo fue un amague. El dólar mayorista llegó a $43,02 y pegó la vuelta para terminar a $42,72, dos centavos menos que el día anterior. El monto de negocios fue de USD 642 millones, menos que la jornada previa por la menor liquidación de los exportadores.

En bancos y casas de cambio el dólar bajó un centavo a $ 43,94, pero en un momento del día estuvo por encima de los $ 44. La divisa estuvo a tono con los demás países emergentes, donde el dólar operó con equilibrio frente al real, al peso mejicano y al chileno.

Lo cierto es que el Gobierno está brindando por como finaliza el mes. Se venció el mayor obstáculo, que era el pago del bono dual, y el dólar termina junio en baja. Pero lo más importante es que no tuvo volatilidad. No hubo subas ni bajas bruscas, que es lo que más detestan en el Banco Central. Esa zozobra atenta contra la caída de la inflación, debido a que las empresas no pueden prever sus costos.

La quietud de la divisa no modificó la decisión del Banco Central de quedarse en el piso de tasas que se impuso en las Letras de Liquidez. Pudo haber recortado la tasa de interés, pero no lo hizo y la mantuvo en 62,60%. Captó $ 218.870 millones que cubrieron todos los vencimientos sin restarle pesos al mercado.

Lo cierto es que el Gobierno está brindando por como finaliza el mes. Se venció el mayor obstáculo que era el pago del bono dual y el dólar termina junio en baja, pero lo más importante es que no tuvo volatilidad

La mejor noticia fue la baja del riesgo país que retrocedió 1,95% a 854 puntos básicos. En la semana subió apenas 34 puntos. La caída se debe a la mejora del Bonar 2020, el título más corto, que aumentó 0,54%. Los ojos de los inversores están puestos en este bono porque es el vencimiento clave del año próximo y al que el próximo Gobierno deberá hacer frente con divisas propias o renovando con una nueva emisión de bonos, si consigue adhesión de los inversores.

Pero esto depende de cómo se maneje el próximo Gobierno y de que el riesgo país baje a niveles por debajo de los 500 puntos básicos. Si el país tuviera el riesgo que tiene YPF, el default sería un vocablo ausente en el diálogo entre operadores.

Es más, el éxito de YPF alentó a uno de los grandes grupos empresarios a emitir aun bono la semana próxima por USD 100 millones.

Las reservas perdieron USD 89 millones y quedaron en USD 64.304 millones. La caída se debe a que bajó el oro y a la venta habitual de USD 60 millones del Tesoro.

 Después de algunas ruedas adversas, la Bolsa tuvo un día que rozó la euforia, con un elevado monto de negocios por $1.130 millones. El S&P Merval, el índice de las líderes, aumentó 3,04%.

Bancos y compañías de energía fueron los motores del movimiento. Pampa Energía aumentó 8,49% tras la compra de la Central Térmica de Ensenada y Transener subió 4,50%. Entre las entidades, Banco Macro anotó aún alza de 4,59% y Supervielle, lo siguió con 3,76%.

"Hay gente que compra y vende incertidumbre. El movimiento sigue porque hay papeles que tienen precio de oportunidad, pero hay que bregar contra la incertidumbre de las elecciones. Lo bueno es que por lo menos se conocen los nombres de los candidatos y con ese dato los inversores apuestan. Ahora están tomando posiciones los más adelantados, los que apuestan cuando hay incertidumbre, pero creen que hay más chances de ganar que de perder", opinó Ariel Sbdar Head Strategist del Banco Industrial.

Fuente: Rava
Fuente: Rava

En Wall Street, los ADR's argentinos –certificados de tenencias de acciones– replicaron el movimiento de la Bolsa de Buenos Aires. Acá también Pampa (+7,44%) fue lo más destacado junto a Banco Macro (+4,02%).

Mañana es el último día hábil del mes y todavía el mercado no se alteró. Si no fuera por lo elevado del riesgo país, no parecería que fuera un año electoral. El primer mes clave fue superado con éxito. En julio, el dato de la inflación de junio será clave.

Seguí leyendo: