La brusca contracción de las ventas internas acumuló automotores en los playones de las terminales y también en los locales de las concesionarias (Getty Images)
La brusca contracción de las ventas internas acumuló automotores en los playones de las terminales y también en los locales de las concesionarias (Getty Images)

Una de las consecuencias del combo devaluación, suba de las tasas de interés y aceleración de la inflación fue la profundización de la caída de los patentamientos de automotores, pese a las ofertas que comenzaron a hacer algunos concesionarios ante la acumulación de unidades en sus puestos de ventas, y exigencias de pago por parte de las terminales.

La Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) informó que en agosto, por tercer mes consecutivo, disminuyeron los patentamientos en comparación con un año antes: pasó de sendas bajas en torno a 17% en junio y julio a poco más de 25% en agosto.

Las unidades patentadas declinaron de un total de 82.207 máquinas en agosto de 2017 a 65.247 un año después

La retracción abarcó los tres grandes segmentos del mercado, pero con mayor intensidad en la franja de los denominados bienes de inversión –como pick up y camionetas, con sendas disminuciones de 31,7% y 35,7%, respectivamente– que en la de bienes de consumo, automóviles, que se retrajo 22,8 por ciento.

"Seguimos ante un panorama de alta complejidad, pero los niveles de caída que teníamos parecen comenzar a amesetarse, más allá de que los números en el acumulado se mantienen aún por encima de los del año pasado. Hace pocos días en nuestra Convención anual expresamos las grandes urgencias del sector, pero sin dejar de reiterar nuestra disposición para trabajar junto a las autoridades en este momento difícil de la economía", dijo un cauteloso Dante Álvarez, presidente de Acara.

El buen desempeño de los primeros cinco meses del año, en gran parte por el efecto inercial de la maduración de los planes de ahorro que cobraron impulso desde los últimos meses de 2016, y de las operaciones que se fueron pactando en un primer trimestre de 2018 alentado por un tipo de cambio que fue caprichosamente atrasado, hasta que el mercado dijo basta a fines de abril, posibilitó que en el acumulado hasta agosto se mantuviera un resultado levemente positivo.

El buen desempeño de los primeros 5 meses posibilitó que aún el acumulado del año mantuviera un leve crecimiento respecto de un año antes

Acara registró en los primeros ocho meses del año operaciones por un total de 633.481 unidades, un 1,9% superior al de igual tramo de 2017, cuando se patentaron 621.465 vehículos.

Pero las perspectivas para el corriente mes anticipan que esa mejora desaparecerá, y que se sostendrá la retracción hasta que se revierta la caída del salario real, las tasas de interés empiecen a ceder y la volatilidad cambiaria se revierta.

Seguí leyendo: