Gudio Sandleris, presidente del Banco Central (Maximiliano Luna)
Gudio Sandleris, presidente del Banco Central (Maximiliano Luna)

Luego de que el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunciara el "reperfilamiento" de los vencimientos de deuda pública de corto plazo, el Banco Central convalidó este jueves un importante aumento en la tasa de política monetaria para sostener el atractivo inversor por las colocaciones en pesos.

Sin embargo, el salto en más de tres puntos porcentuales para la referencia de las Letras de Liquidez (Leliq) no fue suficiente incentivo para que la autoridad monetaria consiguiera renovar los vencimientos de sus pasivos remunerados.

La entidad debió liberar a la plaza financiera más de $100.000 millones, en respuesta a la necesidad de liquidez de los bancos que, a su vez, necesitan pesos para atender la demanda de ahorristas.

La tasa promedio total del día de la fecha, equivalente a la tasa de política monetaria, quedó este jueves en 78,207% anual, con un incremento de 312 puntos básicos, para mantenerse como la más elevada desde el 108% anual que promediaron las Lebac en julio de 2002.

El BCRA adjudicó en dos subastas $161.174 millones, frente a vencimientos en el día por 268.243 millones de pesos. Según datos de la Consultora Ledesma, esta renovación parcial resultó en una fuerte inyección de liquidez al mercado de $109.450,7 millones, al adicionarle el pago de intereses por 3.803 millones de pesos.

Esta fuerte expansión, a un solo día hábil del cierre del mes de agosto, significa el virtual incumplimiento de la meta de Base Monetaria bimestral comprometida por el ente emisor con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En los últimos once meses el Banco Central pagó más de $500.000 millones por los intereses de Leliq

El presidente del Central, Guido Sandleris, manifestó que las medidas anunciadas por el ministro Lacunza "constituyen una rápida respuesta frente a la incertidumbre política que ha impedido la normal renovación de la deuda pública de corto plazo".

"El Banco Central continuará utilizando una política monetaria restrictiva y las intervenciones cambiarias como instrumentos centrales para moderar la volatilidad nominal", aseguró el presidente del BCRA.​

En ese marco, Sandleris destacó que "las decisiones adoptadas priorizan el uso de las reservas internacionales para preservar la estabilidad monetaria y financiera, aun cuando ello implique postergar el pago a los grandes inversores de deuda pública".

El stock de Leliq se redujo a $1.154.324 millones, equivalentes a unos USD 19.936,5 millones o 35% de las reservas internacionales, que alcanzaban el miércoles a USD 56.950 millones, según datos sujetos a ajuste.

Asimismo, el monto de las Leliq tiene una correlación directa con el stock de plazos fijos del sector privado en los bancos, que sumaban $1.247.786 millones el 23 de agosto pasado, según el Informe Monetario del BCRA.

Sandleris ponderó que en su conjunto las iniciativas financieras deberían "aminorar la presión sobre el mercado cambiario, reduciendo la eventual demanda de moneda extranjera y garantizando la disponibilidad de recursos para acotar la volatilidad".

Por la emisión de Leliq, el Banco Central lleva pagados intereses por $507.557,9 millones en los últimos once meses, desde que estos instrumentos son utilizados para regular la cantidad de pesos en el sistema.

 

SEGUÍ LEYENDO: