Este jueves resultó complicado para los papeles de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street. La mayoría de las ADR mostraron bajas y en el rubro bancario las pérdidas alcanzaron hasta el 7% en las cotizaciones en dólares.

Fue el primer síntoma del mercado tras el anuncio de medidas realizadas por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, quien informó que la Argentina postergará el pago de sus vencimientos de deuda.

Fuente: Rava Online (precios en dólares)
Fuente: Rava Online (precios en dólares)

Los bancos fueron los más castigados en Wall Street. Los papeles de Macro cayeron 6%, los de Galicia, 6,7%; los del Francés, un 5,1%, y Supervielle restó 7,6 por ciento.

Las acciones de YPF terminaron en 8,94 dólares (+1,6%), aún en los valores en dólares más bajos desde abril de 2003.

En el plano local también es una rueda en la que se imponen las ventas. El Índice S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) restó 5,7%, para quedar en la zona de 24.000 puntos.

Las acciones argentinas retroceden en promedio un 20,7% en pesos en el transcurso de 2019, mientras que en dólares la caída alcanza el 48,4 por ciento.

El ministro Lacunza pidió a las fuerzas políticas "no poner en riesgo" la estabilidad económica y le dijo a los candidatos que cuiden las declaraciones porque "las imprudencias salen caras", en virtual crítica al candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Lacunza instó a adoptar “una campana protectora sobre el sistema financiero y cambiario”

Lacunza formuló las críticas antes de presentar las medidas que adoptará el Gobierno para hacer frente a la crisis cambiaria que disparó la cotización del dólar y los precios.

El ministro llamó a acordar con las fuerzas políticas "una campana protectora sobre el sistema financiero y cambiario, que no sea el mercado porque a río revuelto ganan los especuladores".

Advirtió que "las fuerzas políticas queremos ganar las elecciones pero no es excusa para poner en riesgo la estabilidad de todos los argentinos".

El ministro le pidió a los candidatos "prudencia" y que cuiden "sus palabras y sus actos porque cualquier imprudencia sale cara", en virtual alusión al candidato del Frente de Todos, que responsabilizó de la crisis al Gobierno y al FMI.

El economista Gustavo Ber indicó que "las renovadas tensiones políticas, tras la efímera tregua entre las principales fuerzas, acentúa el nerviosismo de los inversores, y de ahí que no se detenga el abrupto derrumbe de los activos domésticos, ya que aún se encuentran al mando los vendedores del exterior".

"A dicha situación se suma el FMI, cuya misión lejos de transmitir calma en cuanto a los desembolsos abre otro foco de incertidumbre en una dinámica delicada por el descenso de las reservas ante la salida de depósitos, las intervenciones del BCRA y el menor roll-over de la deuda en un clima donde los operadores extreman la cautela y la dolarización de carteras", agregó Ber.

SEGUÍ LEYENDO: