Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA
Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA

En medio de la cuenta regresiva de las elecciones primarias del domingo 11, el Banco Central continuó con su "sintonía fina", con gradual endurecimiento monetario y apegado a la renovación de los vencimientos de deuda, con escaso margen de expansión o contracción de liquidez.

A una jornada hábil de las cruciales PASO, la autoridad monetaria convalidó un aumento de la tasa de política monetaria por decimocuarta rueda, serie de alzas que se inició el 22 de julio y que ya acumula un incremento de 4,7 puntos porcentuales.

La tasa promedio total de las Letras de Liquidez (Leliq), de referencia para el sistema financiero, fue de 63,383%, con un monto total adjudicado en dos subastas de 248.127 millones de pesos.

Frente a vencimientos en el día por $244.296 millones, la entidad que preside Guido Sandleris efectuó una marginal contracción de liquidez de $1.028 millones, al contabilizar el pago de intereses por unos 2.803 millones de pesos.

La baja del dólar en el mercado de cambios local, donde se sintió el efecto de la revaluación de las monedas emergentes respecto de la norteamericana, ayudó a sacarle presión a la urgencia por aspirar pesos para "pisar" la cotización del billete a horas de los comicios.

El dólar restó 0,8%, a $46,47 en el promedio de bancos y a $45,22 mayorista, con lo que recortó a 3,1% la ganancia en agosto, y a 8,1% la suba en el último mes.

UNA DEUDA QUE CRECE

Según un cotejo realizado por Amílcar Collante, economista de CeSur (Centro de Estudios Económicos del Sur), en base a datos del BCRA, el stock de las Leliq, un instrumento de deuda que solo puede ser suscripto por bancos, superó al total de depósitos a plazo fijo del sector privado.

Esto se produce, en buena medida, porque los depósitos de ahorristas y empresas que toman los bancos son, a su vez, colocados por las entidades en Leliq, intermediación por la que ganan el spread entre la tasa de referencia –ahora sobre 63% anual- y la que brindan a sus clientes, entre el 49,5 y el 51,5 por ciento.

Es probable que después de las elecciones la autoridad monetaria acelere la absorción de liquidez, para llegar a cumplir la meta de Base Monetaria comprometida con el FMI, de $1.343.200 millones ($1,34 billón) en el promedio del bimestre julio-agosto.

"El BCRA está necesitando retirar aproximadamente $62.000 millones promedio del stock de Base Monetaria en lo que queda del mes para poder cumplir con su meta", apuntó el analista financiero Christian Buteler.

El stock de Leliq se amplió a $1.275.932 millones (1,28 billón), equivalentes a unos USD 28.216,1 millones o 42,5% de las reservas internacionales, que sumaban USD 66.402 millones el miércoles, según datos sujetos a ajuste.

Con esta tendencia alcista por el elevado stock -que se renueva semanalmente y suma los intereses a tasas hoy superiores al 60% anual-, más la necesidad de retirar pesos del mercado para cumplir con las exigencias del acuerdo stand by con el FMI -crecimiento "nulo" de la cantidad de dinero con el que funcional la economía-, es de esperar que las próximas semanas el monto de estos pasivos remunerados supere a la Base Monetaria.

Una relación similar se consolidó a partir de marzo de 2017, cuando el stock de Lebac superó al de Base Monetaria, y ésta no pudo revertirse sino hasta mediados de agosto de 2018, ya desatada la corrida cambiaria que duplicó el valor del dólar y licuó el peso de ese pasivo remunerado, que fue eliminado en diciembre del año pasado y suplantado por las Leliq.

SEGUÍ LEYENDO: