Había fuerte expectativa por la reacción de los mercados en la primera jornada financiera luego del anuncio del kirchnerismo. Y si bien el arranque fue negativo tanto para el dólar para los bonos, el cierre mostró una tendencia bastante más favorable. En el medio, varios informes de politólogos y analistas financieros ayudaron a templar los ánimos de inversores que se encontraban desconcertados antes del arranque de la rueda.

Aunque bastante coincidentes, las distintas lecturas enfatizaron varias cuestiones. Algunos consideraron que resulta ahora menos probable una victoria del kirchnerismo, en línea con el punto de vista del Gobierno. Pero otros señalaron que aún cuando mejore la intención de voto se trata de una fórmula de mayor moderación, lo cual debe ser leído favorablemente por los inversores.

Uno de los "papers" que le quitó dramatismo a los anuncios efectuados por Cristina Kirchner el sábado fue de Alejandro Catterberg, de Poliarquía, que circuló entre los principales bancos y sociedades de Bolsa locales: "Las chances del kirchnerismo de imponerse en las elecciones han disminuido y de lograrlo sería la versión más moderada y pro mercado que el kirchnerismo puede ofrecer", señaló. "En el mejor de los casos Alberto Fernández conseguiría los mismos votos que Cristina, quizás menos, nunca más".

La mayoría de los analistas políticos y financieros consideraron que una fórmula kirchnerista más moderada debería ser un evento positivo para el mercado. Y otros creen que se trató de una muestra de debilidad de la ex presidenta

Además, describe la novedosa fórmula presidencial como "antinatural" y refuerza los problemas de la fórmula del 2015 del mismo espacio, Scioli-Zanini. Es decir que el candidato presidencial "no era quien tendría el poder, sino que estaría controlado por el vice kirchnerista".

Otro trabajo que apuntó a los beneficios de la nueva fórmula para el mercado lo aportó AR Partners, la casa de inversiones que dirige Eduardo Tapia. Al mediodía publicó un informe aludiendo a una serie de Netflix, "Strangers Things", algo así como "episodios extraños". Luego de describir la jugada kirchnerista, llegó a la conclusión de que la nueva fórmula presidencial aleja "la peor pesadilla" que tenían los inversores, es decir la vuelta de Cristina a la presidencia. "Es posible que el mercado le asigne ahora una mayor chance de victoria al kirchnerismo, pero el resultado posterior sería menos malo que en el escenario de Cristina presidente".

Balanz se pronunció de la misma manera, interpretando que el escenario de una Cristina Kirchner en un lugar secundario resulta favorable. "El efecto sobre los bonos es difícil de leer, creemos que será entre neutral y positivo. Una Cristina más moderada y una limitada capacidad de incrementar su capacidad de crecer en intención de voto es la razón detrás de nuestro sesgo positivo".

A través de XP Securities, que tiene como referente a Alberto Bernal, prefirió no ser contundente sobre el impacto en los precios de los activos argentinos. En cambio, optó por un largo informe escrito por Tomás Arias en el que describe en forma puntillosa los distintos escenarios que se presentan. Uno de los puntos enfatizados, casi como todo el resto de los análisis que se conocieron ayer, es el carácter más moderado de la fórmula kirchnerista e incluso la posibilidad de que Cristina finalmente no sea parte de la misma. Sería, se interpreta, la única manera de unir a todo el peronismo.

También ayudó a mejorar el humor del mercado, que había arrancado con un sesgo más negativo, el anuncio del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, de que Alternativa Federal tendrá su candidato a presidente. Fue la voz más fuerte que se escuchó para desmarcarse con claridad tras la ofensiva de Cristina.

Seguí leyendo: