Volvió a caer el flujo de clientes de las grandes cadenas comerciales
Volvió a caer el flujo de clientes de las grandes cadenas comerciales

El 2018 cerró con una fuerte caída en el consumo de supermercados, comercios mayoristas, shoppings y electrodomésticos, después de que la demanda continuó débil en diciembre pasado, afectada por la pérdida de poder adquisitivo de los salarios reales y las jubilaciones, informó el Indec.

Todos los rubros cerraron un semestre muy contractivo que contrastó con el de la primera mitad del año, producto del efecto de las dos devaluaciones en los precios y el bolsillo de los consumidores.

Con todo, en el último mes del año ya mostró la estabilización del tipo de cambio y desaceleración de la tasa de receso interanual.

Las ventas en supermercados retrocedieron 8,7% en diciembre descontada la inflación, por lo que el rubro terminó acumulando una caída de 3% en el año. Pero la caída en las ventas se desaceleró respecto de noviembre (12,4%) y octubre (9,9 por ciento).

En las cadenas mayoristas, la caída de las ventas fue superior, de 12,4%, aunque en el acumulado del año el receso fue similar, 3,2 por ciento.

La menor actividad comercial repercutió negativamente sobre la nómina de  personal ocupado en los supermercados: cayó 3,3% interanual (aunque subió 0,7% en el último mes). En los autoservicios mayoristas, el personal ocupado subió 1,6% anual y 0,3% mensual.

El empleo en supermercados se contrajo 3,3% en el último año, mientras que aumentó 1,6% en los autoservicios mayoristas

Centros de compras y electrodomésticos

Las ventas en shoppings también cayeron en diciembre. Retrocedieron 13,3% y acumula una baja de 2,4% en el año. Aunque todavía registra caídas de dos dígitos, se trata de una desaceleración de 3 puntos respecto de la que registraron en noviembre.

Los rubros con mayor incremento fueron Ropa y accesorios deportivos 64,1%, Librería y papelería 49,7%; Perfumería y farmacia 46,4%, e Indumentaria, calzado y marroquinería 32,2 por ciento.

En cambio, los más afectados fueron Electrónicos, electrodomésticos y computación, que cayeron en valores nominales 19,5%; Juguetería, que subió 20%, y el Patio de Comidas, 23,9%, muy por debajo de la tasa de inflación de los pasados 12 meses.

El consumo de bienes durables, el primero que ajusta ante grandes pérdidas del poder adquisitivo, siguió retrocediendo hasta caer a valores corrientes en el último trimestre del año.

Las ventas a precios corrientes del cuarto trimestre de 2018 totalizaron $  25.736,5 millones, lo cual arrojó una caída de 5,1%. Se profundizó así la caída respecto del tercer trimestre, cuando habían subido 5,1% interanual. Sucede que en diciembre la venta de electrodomésticos retrocedió 10,4% superando la caída de noviembre de 8,3%, y revirtiendo la suba de octubre de 4,9 por ciento.

Los rubros más afectados en el cuarto trimestre del año fueron Equipos de audio, radios y similares 34,3%; Computación y accesorios informáticos  20%; Televisores, video y fotografía  13,9 por ciento.

Caída del ingreso real

Las bajas en las ventas minoristas, mayoristas, en shoppings y de bienes durables producidas en 2018 no sorprendieron al comercio, porque sabían que los salarios venían con un  rezago de hasta 11,8% anual, según el Ripte a diciembre, que publicó la Secretaría de Seguridad Social. Y por la pérdida de poder adquisitivo de las jubilaciones, pese a la movilidad, por la aceleración de la inflación.

“Algunos indicadores muestran que se estabilizó la caída, pero no está consolidado“, dijo Matías Wilson, economista Jefe de la Cámara Argentina de Comercio

El índice Ripte, que mide la variación de los salarios registrados estables, tanto públicos como privados, avanzó 17 puntos por detrás de la inflación, 30,56 por ciento.

El 75% del PBI está explicado por el consumo y todavía se espera un primer trimestre malo. Lo que se busca ahora es observar si estabilizó la caída.

"Algunos indicadores muestran que se estabilizó la caída, pero no está consolidado", dijo Matías Wilson, economista Jefe de la Cámara Argentina de Comercio. "Se está en el medio de la estabilización de las variables macroeconómicas".

Según evaluó el IVA DGI subió en términos reales en diciembre y enero pasados"Es un indicador de estabilización de consumo, pero en enero dio una magnitud menor", explicó Wilson.

Seguí leyendo: