El riesgo país sube al rango más alto desde que asumió Macri.
El riesgo país sube al rango más alto desde que asumió Macri.

El mercado financiero argentino no encuentra ningún indicador del cuál asirse en medio de la turbulencia financiera. Este viernes, el riesgo país superó los 700 puntos básicos y lideró el aumento de la aversión por los activos emergentes.

El riesgo país de Argentina subía abruptamente 70 unidades a 704 puntos básicos, su máximo nivel desde febrero de 2015.

El indicador elaborado por el banco JP Morgan, que marca el diferencial de tasa entre los bonos argentinos con sus similares norteamericanos, encabezada cómodamente el mayor riesgo inversor, seguido por las alzas de 15 puntos para Turquía y 14 para Brasil.

En el transcurso de 2018 el costo de financiamiento argentino aumentó un 63 por ciento

El dato se conoce en una jornada negativa para las valuaciones de bonos y acciones de las economías en desarrollo. El dólar en Argentina trepaba más de 3%, mientras que en Turquía llegó a apreciarse hasta un 18 por ciento.

El mercado financiero argentino se desplomaba con el cierre semanal por coberturas en dólares y masivas ventas de activos disparadas tras el avance de la investigación judicial por sobornos que salpica a encumbrados empresarios y funcionarios de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

El índice Merval de acciones líderes perdía 1,9%, mientras que la divisa de EEUU alcanzaba los 30 pesos al público en algunos bancos.

Al salto de 70 puntos básicos u 11% en el riesgo país argentino contribuye el descenso de la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU. El Treasurie a 10 años rendía en el mercado secundario 2,86% anual, desde 2,93%, lo que implica un descenso de 7 puntos básicos.

SEGUÍ LEYENDO:

Si el Ministerio de Hacienda argentino buscara emitir deuda en los mercados internacionales, debería ofrecer una tasa de un 9,9% en dólares para una colocación a 10 años. Esta tasa está implícita en la suma del riesgo país (701 puntos básicos) más el rendimiento del bonos del Tesoro (288 puntos básicos).

En enero pasado, durante la última incursión argentina en los mercados de deuda, el Gobierno convalidó una tasa de 6% anual para un título en dólares a 10 años, unos 380 puntos básicos por encima de las tasas que harían accesible la llegada de fondos en la actualidad. Es decir que en 2018 hubo un salto de 63% en el costo de financiamiento argentino.

SEGUÍ LEYENDO:

Las necesidades financieras del fisco argentino obligan al Gobierno a un elevado endeudamiento, que al no poder ser absorbido por el mercado doméstico por su tamaño reducido, debe enfocarse en los mercados internacionales y efectuarse en moneda extranjera.

Las elevadas tasas de interés de los bonos públicos volvieron impracticables las nuevas emisiones, por lo que se recurrió al auxilio financiero del FMI, por unos USD 50.000 millones, de los cuales ya se desembolsaron 15.000 millones, y de organismos multilaterales como el Banco Mundial y el BID, por otros 6.000 millones de dólares.

SEGUÍ LEYENDO: