Cristina Kirchner, junto a los ex presidentes de Brasil, Dilma Rousseff y Lula Da Silva.
Cristina Kirchner, junto a los ex presidentes de Brasil, Dilma Rousseff y Lula Da Silva.

Argentina atraviesa en estos días un período de convulsión política por la investigación de un entramado de corrupción a través de la adjudicación de obra pública que involucró a algunos de los personajes más encumbrados de la política y el empresariado local.

El alcance y las consecuencias políticas y económicas del develado esquema de coimas todavía se desconocen. Pero es útil observar qué sucedió en situaciones comparables en dos países que por distintos motivos son cercanos a la Argentina: Brasil e Italia.

En términos económicos y políticos, las consecuencias del Mani Pulite (manos limpias) fueron devastadoras: Italia cayó en una década de recesión, la virtual descomposición de los partidos políticos tradicionales y el encumbramiento de Silvio Berlusconi, un magnate de medios carismático, pero tan cuestionado como sus antecesores por las sospechas de corrupción.

En Brasil, el Lava Jato (lavado automático) minó al partido gobernante, también generó una atomización política y empujó al país vecino a tres años de recesión, cuyo fin todavía no puede anunciarse. Desde 2014 la desocupación aumentó del 5% al 13% de la población activa.

El analista financiero Luis Palma Cané, de Fimades, expresó a Infobae que "la experiencia con estos episodios como el Lava Jato y la Tangente (soborno en italiano) es la caída de la actividad. A la destitución de Dilma, le siguieron en Brasil los dos años de recesión más altos de su historia, debido a la incertidumbre política que sucedió. Tras el Mani Pulite hubo un sofocón en la actividad económica, por el mismo aumento del grado de incertidumbre, que en lo que más afecta es en la falta de la inversión".

El escándalo del Mani Pulite estalló en 1992. En Italia, la investigación por connivencia entre políticos y empresarios para cursar sobornos a cambio de obra pública empezó por un hecho menor, cuando se descubrió que el socialista Mario Chiesa, que aspiraba a la alcaidía de Milán, exigía aportes a los empresarios a cambio de contratos con el Estado.

Silvio Berlusconi llegó al poder después del Mani Pulite
Silvio Berlusconi llegó al poder después del Mani Pulite

El juez Antonio Di Pietro fue líder y cara visible del grupo de magistrados que no tuvo reparos en develar un sistema de retornos que atravesaba a la política italiana, en todo el territorio, una suerte de mafia naturalizada en todos los estamentos institucionales y corporativos.

En Italia, al Mani Pulite le sucedió una década de estancamiento económico y ajuste fiscal

En Italia, la investigación de Di Pietro golpeó a toda la estantería política y en particular al entonces gobernante Partido Socialista Italiano. El premier Bettino Craxi fue condenado a 17 años de prisión y se exilió en Túnez, donde murió. Otros tres ex primeros ministros fueron condenados. En total 438 políticos y 872 empresarios recibieron sentencia; hubo casi 3.000 órdenes de captura y más de 6.000 funcionarios, ejecutivos y empresarios investigados.

Once de los condenados por el Mani Pulite se suicidaron, entre ellos el presidente de la empresa estatal ENI (Ente Nacional de Hidrocarburos) y el presidente del gigante petroquímico Montedison.

Tras el Lava Jato, Brasil recayó en la recesión más profunda de su historia y el desempleo se triplicó

En Brasil la embestida judicial contra la corrupción a partir de 2014, encabezada por el juez Sérgio Moro, también resquebrajó la coalición gobernante encabezada por el Partido de los Trabajadores. Llevó a la destitución a través del procedimiento de juicio político de la presidente Dilma Rousseff, convirtió a su sucesor Michel Temer en el presidente más impopular de la historia del país y confinó a prisión al ex presidente Luiz Inacio Lula Da Silva, quien aspira a un nuevo mandato, a la sombra del descontento popular.

En 2015 debió renunciar la presidente de Petrobras, Graça Foster, después de que la petrolera más grande de América Latina reconociera ante la SEC (ente regulador financiero) de los EEUU el pago de sobornos por USD 2.000 millones durante una década. Las acciones de la petrolera, que hace diez años se pagaban USD 70, hoy valen 12 dólares. La demanda colectiva de accionistas perjudicados por el desplome de sus tenencias debido a las coimas del Petrolao le costó a la empresa USD 2.950 millones por indemnizaciones.

El Lava Jato llevó a la destitución de Dilma (AFP)
El Lava Jato llevó a la destitución de Dilma (AFP)

Referentes del empresariado terminaron presos por Lava Jato. Entre ellos, Eike Batista, emblema del capitalismo brasileño condenado a 30 años de cárcel, que llegó a ser según Forbes el séptimo hombre más rico del mundo en 2012, con una fortuna de USD 35.000 millones, gracias a la sorprendente expansión de su Grupo EBX, que abarcó explotación minera, petróleo, construcción naval y logística.

Otro millonario caído en desgracia fue Marcelo Odebrecht, el ex titular de la constructora eje del escándalo de corrupción de Brasil, cuyas actividades se expandieron a otros 12 países, incluida la Argentina. Hoy goza de prisión domiciliaria en una mansión valuada en USD 9 millones, amparado bajo el beneficio de la delación premiada.

"No quiere decir que uno pueda transpolar estos episodios a la Argentina, pero estimamos que en lo inmediato va a aumentar la incertidumbre, siempre desde el punto de vista económico. No es bueno y no suma en el corto plazo, pero difiere de los antecedentes en que esto no le está pegando al Gobierno ni creo que le pegue", agregó Luis Palma Cané.

A diferencia de Italia y Brasil, el escándalo de corrupción no le está pegando al Gobierno ni creo que le pegue (Palma Cané)

"En el caso argentino, se suma a un trimestre en el que ya había una disminución de la actividad económica y es la confirmación de un ciclo de recesión. Pero en el mediano y largo plazo, si la Justicia actúa en serio, es un cambio radical para la Argentina y mejora las perspectivas para la inversión externa. Va a significar un cambio en el humor de los argentinos de bien y la expectativa inversora, porque con alta inflación e inversión ausente, la economía argentina es inviable".

Marcelo Odebrecht, uno de los empresarios presos por la megacausa de corrupción en Brasil
Marcelo Odebrecht, uno de los empresarios presos por la megacausa de corrupción en Brasil

Jorge Castro, presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico, recalcó que "las situaciones son muy diferentes, por lo que descreo de los ejercicios de política económica comparada. El sistema político argentino, más centralizado, es completamente distinto del brasileño, con un federalismo descentralizado".

Cuánto influye el "Lava Jato" argentino

En el caso de Brasil las empresas estaban más expuestas a la oferta pública y por ese motivo hubo un contagio negativo para todos los sectores, a través del circuito financiero, estuvieran las compañías involucradas en el Lava Jato o no.

"Una diferencia con Brasil es que tiene una estructura empresarial mucho más poderosa que la nuestra y muchas de las empresas que estuvieron involucradas tenían cotización pública en la Bolsa. Acá no se da tanto, por cuanto hay empresas que tienen un gran tamaño y no cotizan en Bolsa, entonces no le pega tan de lleno", expresó Rafael Di Giorno, de Proficio Investment.

"No hay un camino claro en Argentina todavía. El inversor de afuera quiere ver qué empresas quedarán salpicadas, pero hasta ahora no hubo pánico. Puede suponerse que algunos bancos podrían estar sospechados de haber tenido relaciones con el gobierno anterior o las energéticas. Difícil que alguna compañía en el panel general del Merval sea inmaculada. Algún vínculo o historia puede aparecer en una economía que tuvo tanta intervención del Estado: las acciones integran el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS, las empresas estuvieron vinculadas con obra pública, créditos del Gobierno, tratativas en Aduana, la política de tarifas o la tenencia de bonos en cartera", explicó Di Giorno.

El escándalo ya impactó en las acciones de las empresas de Techint
El escándalo ya impactó en las acciones de las empresas de Techint

"Por lo tanto, puede haber un sobresalto de corto de plazo, quizás circunscripto a acciones. En general, el inversor que está invertido en activos argentinos suele participar de un fondo en mercados emergentes, que invierten en 15 países y no uno en particular, entonces por ahí no tienen tiempo suficiente para analizar a fondo cada noticia. A priori pueden vender, por intuición, para recomprar más adelante. En principio venden los bonos, que es como el crédito del país. En Brasil fue brutal lo que pasó con la Bolsa", señaló el analista de Proficio.

En ese sentido, los activos financieros argentinos mantuvieron las cotizaciones y estuvieron lejos de una salida masiva, con pérdidas puntuales para Tenaris, que restó 7% el jueves, al ser mencionados directivos del grupo en los cuadernos y tras presentar un flojo balance, y Ternium, que perdió 4,6% el lunes, tras la detención de Héctor Zabaleta, ex director de Techint. Este martes, el Merval resignó un 3,8%, por arrastre de las acciones de los bancos.

Gustavo Neffa, experto de Research for Traders, recordó a Infobae que "el impacto en Brasil, ni bien se conoció la investigación, no fue negativo. La Bolsa subió, a excepción de Petrobras, y fue más adelante que se vino abajo con la inestabilidad política".

"Acá ya venimos con una caída fuerte de 40% en dólares en 2018, ya hubo un golpe, por lo tanto puede decirse que los activos ya exhiben un importante descuento de precios", añadió, aunque advirtió que "el spread de riesgo país respecto a Brasil, el diferencial de tasa, no dejó de crecer en todo el año".

En Brasil, primero la Bolsa subió; más adelante se desplomó. Acá venimos de caer 40% en dólares (Gustavo Neffa)

Donde el impacto puede tener mayor efecto es en las obligaciones negociables (ON) de compañías involucradas en el escándalo de los Cuadernos. Aunque Albanesi o Electroingeniería no cotizan en Bolsa, sus títulos de deuda sí se negocian en el mercado secundario. Albanesi debió suspender una emisión de ON, mientras que a las emisiones de Electroingeniería ya se les atribuía un riesgo crediticio importante luego de haber postergado pagos en 2017.

"Lo vemos con preocupación y no lo minimizaría, porque los grandes inversores tienen que tomar decisiones de cartera luego de reunir información y no sabemos los alcances. Por ejemplo, la reciente caída de Techint y Ternium o la reacción bajista en los papeles de los bancos argentinos de este martes que fueron golpeados por este tema", apuntó Gustavo Neffa.

 
Jorge Neira, vicepresidente de Electroingeniería: uno de los detenidos por orden de Bonadio (Gustavo Gavotti)
Jorge Neira, vicepresidente de Electroingeniería: uno de los detenidos por orden de Bonadio (Gustavo Gavotti)

"También hay preocupación en el mercado de deuda. Empresas como Albanesi, que ya admitieron las coimas, deberán buscar otras alternativas de financiamiento. Muchas empresas necesitan financiamiento externo, con tasas que se dispararon. Entre empresas y provincias hablamos de unos USD 1.500 millones", dijo el analista de Research for Traders.

Y ponderó "una cuestión operativa que es delicada: hay empresas implicadas con contratos en marcha o intención de participar de próximas licitaciones. Con Electroingeniería vimos cómo el Gobierno le solicitó a China que se la aparte como contratista de las represas patagónicas. Para las obras de Participación Público Privada (PPP) las compañías deben contar con avales y acceder a capitales del exterior, es decir que a la actualidad económica compleja se le suma este tema adicional para analizar".

En Brasil el impacto fue más grande porque tiene una estructura empresarial más poderosa (Rafael Di Giorno)

Por caso, las Obligaciones Negociables de Albanesi se hundieron 19% en dos días, después de la detención de su CEO, Armando Loson. Por el mismo motivo, la empresa canceló una emisión de deuda en dólares en el mercado local por un monto de hasta 70 millones de dólares. Las tasas para emitir saltaron de 9,97% a 15,5% anual en dólares.

Ternium tiene una baja ponderación dentro del panel Merval, pero su caída arrastró a la mayoría de las acciones del principal índice, debido en parte a los temores sobre nuevas implicancias en la investigación por el supuesto esquema de sobornos.

Similitudes y diferencias

El Mani Pulite, el Lava Jato y el caso de los Cuadernos tienen algunos puntos en común. Uno es la presencia de un juez que encarna la investigación y se exhibe como independiente e inflexible frente a los hechos sobre los que debe dictar sentencia, de enorme incidencia política y económica. Di Pietro en Italia, Sérgio Moro en Brasil, y Claudio Bonadio en Argentina cumplen ese rol frente a una opinión pública consternada.

Otro punto en común es la aparición de documentación o registros que dejaron expuestas las maniobras de cohecho. Estos delitos son muy difíciles de probar, aun cuando sean muy verosímiles, si no hay evidencia concreta de la ruta del dinero. En el caso de la corporación brasileña Odebrecht había hasta planillas con las cifras ofrecidas a los partidos y dirigentes políticos.

También coinciden en la aparición de la figura del arrepentido o la "delación premiada", que facilita el acceso a testimonios clave para llegar a los poderosos cabecillas de la trama de corrupción.

En términos políticos todos los casos son diferentes. A diferencia de Italia y Brasil, el escándalo argentino de los Cuadernos afecta solo en forma indirecta, por el momento, al partido de Gobierno, Cambiemos: un primo del presidente Macri, Angelo Calcaterra, admitió el pago de sobornos durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Seguí leyendo: