Recep Erdogan y Donald Trump durante su último encuentro en la Casa Blanca (AP)
Recep Erdogan y Donald Trump durante su último encuentro en la Casa Blanca (AP)

Donald Trump anunció este viernes en su cuenta de Twitter haber dado su autorización para duplicar las tasas aduaneras al acero y al aluminio procedentes de Turquía. La decisión incrementa la presión sobre Ankara, cuya economía se muestra debilitada.

"Su moneda, la lira turca, cae rápidamente contra nuestro dólar fuerte", explicó el mandatario estadounidense en su mensaje. Las importaciones de aluminio y acero serán gravadas en lo sucesivo con un 20% y 50%, respectivamente.

"¡Nuestras relaciones con Turquía no están bien en este momento!", afirmó Trump.

La grave crisis diplomática entre Turquía y Estados Unidos gira en torno a un pastor estadounidense detenido en Ankara. Durante la semana los dos países, aliados en la OTAN, se impusieron recíprocamente sanciones contra responsables gubernamentales.

El miércoles, en una reunión entre altos diplomáticos de ambos países, no se hizo ningún avance para reducir las tensiones, y los expertos creen que Washington impondrá nuevas sanciones.

En este contexto se produjo el derrumbe de la lira turca de este viernes. Perdió más de 7% de su valor, y franqueó por primera vez durante la mañana el listón de 6 liras por dólar.

Luego se recuperó un poco y a las 08.30 am GMT se cambiaba a 5,96 por dólar. La lira, cuyo valor cayó más de un tercio ante el dólar y el euro en lo que va del año, ya había perdido el jueves más del 5% frente al billete verde.

El presidente Recep Erdogan exhortó el viernes a sus compatriotas a cambiar sus divisas extranjeras para sostener la maltrecha lira turca, afirmando que se trata de una "lucha nacional" contra la "guerra económica" declarada según él contra el país.

Los mercados, cada vez más alarmados por la política económica de Turquía (REUTERS/Alkis Konstantinidis)
Los mercados, cada vez más alarmados por la política económica de Turquía (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

"Si tienen dólares, euros u oro bajo el colchón, vayan a los bancos a cambiarlos por liras turcas. Es una lucha nacional", urgió el mandatario en un discurso televisado en Bayburt (nordeste).

"Será la respuesta de mi nación a los que nos declararon la guerra económica", agregó. Luego acusó a un misterioso "lobby de las tasas de interés" del que no dio precisiones.

Las declaraciones empeoraron el escenario, de por sí muy adverso. Los mercados están alarmados por el rumbo de la política económica. El Banco Central se resiste a subir sus tasas para frenar una inflación que alcanzó sin embargo cerca del 16% en julio a ritmo anual.

La caída de la lira el viernes "demuestra que los inversores están cada vez más preocupados por la inminencia de una crisis monetaria total", señaló David Cheetham, analista de XTB.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: