La peor sequía en 50 años debilitó las exportaciones del complejo sojero y maicero (Getty Images)
La peor sequía en 50 años debilitó las exportaciones del complejo sojero y maicero (Getty Images)

Por tercer mes en los pasados 12 el resultado del intercambio comercial argentino cerró en mayo con un déficit superior a USD 1.000 millones.

Uno de los determinantes de semejante rojo del comercio exterior fue la peor sequía en 50 años que determinó que en el último mes las exportaciones del sector primario se derrumbaran poco más del 36% en cantidad, en comparación con igual mes del año anterior; mientras que las de manufacturas de origen agropecuario, principalmente aceites y subproductos, cayeron casi 12% en volumen.

Por efecto de la peor sequía en 50 años las exportaciones del agro se derrumbaron más del 36% en volumen a nivel primario y 18% las de sus manufacturas

La baja podría haber resultado aún mayor en valor si no fuera por la suba de los precios internacionales en 15% para el promedio de los productos primarios y 19% para las manufacturas de ese origen, informó el Indec.

Pero también en mayo se registró una retracción de las ventas al exterior de manufacturas de origen industrial, en ese caso por efecto directo del paro de camioneros que afectó a Brasil, el principal cliente de la Argentina.

Sólo se mantuvieron en la senda expansiva las exportaciones de combustible y energía: 17% en cantidades y 26% en precio medio, pero los USD 253 millones ingresados por esa vía representaron apenas la tercera parte de las importaciones de combustibles y lubricantes que ascendieron a USD 761 millones.

De ahí que en el mes en que el tipo de cambio subió 19% para el comercio exterior, las exportaciones descendieron a USD 5.162 millones; en contraste con las importaciones que se incrementaron 4,3% en cantidades y 6,3% en valor, a USD 6.447 millones.

Freno de la demanda de bienes de inversión

El informe del Indec dio cuenta de un virtual estancamiento de las compras de bienes de capital, pese a que el precio promedio de los equipos bajó poco más de 6% en comparación con el nivel de un año antes.

Las importaciones de máquinas y equipos se estancaron en respuesta a la recesión que comenzó a afectar a la economía nacional desde la última semana de abril, cuando se inició la corrida cambiaria, se debilitó al extremo el peso y el gobierno nacional aceleró el freno de la obra pública

También se desaceleraron bruscamente las compras en el exterior de bienes de consumo, tanto no durables, como alimentos, como también de automotores, aunque en parte se atribuye al efecto del paro de camioneros en Brasil que afectó el flujo del intercambio bilateral en las dos direcciones.

La única buena noticia vino de la mano de las importaciones de bienes de uso intermedio para el proceso productivo, aunque, probablemente más influido por el "anticipo" a un mayor deterioro del peso, como finalmente se observó en la primera quincena de junio.

Preocupación por la mejora de la competitividad

El flamante ministro de Producción, Dante Sica, sostuvo al momento de asumir formalmente el cargo que "el gran desafío en los próximos meses será seguir garantizando el crecimiento y particularmente lo que tiene que ver con la generación de empleo".

Para lograr ese objetivo, que es clave para reimpulsar las exportaciones de manufacturas industriales, hay que "avanzar en una agenda de competitividad". "Tenemos que seguir trabajando en ese sentido", dijo Sica en declaraciones a la prensa luego de prestar juramento ante el presidente Mauricio Macri en una ceremonia realizada este mediodía en la Casa Rosada.

Dante Sica destacó que su gestión apuntará a “avanzar en una agenda de competitividad”

El ex director de la consultora Abeceb apuntó: "Estamos mirando todos los programas y estudiando algunas medidas que podamos empezar a tomar atendiendo a la coyuntura que estamos atravesando, quizás un poco difícil para los próximos meses". Pero remarcó que "tenemos una buena expectativa con respecto al crecimiento futuro".

El nuevo ministro de Producción subrayó que el objetivo principal "es profundizar todo lo que tenga que ver con la mejora de la competitividad" y aseveró que junto a su equipo se ocupará especialmente del sector de las pymes, que "son las grandes generadores de empleo y son las que tenemos que acompañar".

Seguí leyendo: