El economista de la OCDE, Ángel Melguizo (Benjamín Vélez)
El economista de la OCDE, Ángel Melguizo (Benjamín Vélez)

En el XVII Encuentro Santander América Latina, el economista español Ángel Melguizo, Jefe de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE, presentó una reveladora investigación del organismo sobre la digitalización en la región.

Señaló que según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la mitad de los empleos en las economías desarrolladas va a ser digitalizada, y ante dicho escenario, las economías de América Latina tienen que estar preparadas para adaptarse a la tendencia, en particular aquellos países que aspiran a ingresar al "club" de naciones ricas, como Argentina, Brasil y Colombia.

"Hay que dejar de hablar de empleos y empezar a hablar de tareas", definió, en una dinámica laboral en el que la robótica y la sistematización copan espacios, mientras que los países centrales tienden a formar trabajadores con capacidades y habilidades "blandas", con mayor valoración de la "inteligencia emocional" y enfoques "multidimensionales".

América Latina es la región con la brecha de capacidades más grande del mundo

Melguizo advirtió que "América Latina es la región con la brecha de capacidades más grande del mundo, pues la mitad de los trabajadores son informales, al tiempo que la mitad de las empresas no encuentra trabajadores especializados para determinadas tareas".

El economista de la OCDE propuso "digitalizar los negocios" en una región donde dos de cada tres habitantes tiene teléfono celular, una mayor proporción que los que tienen una cuenta bancaria.

Melguizo apuntó que las principales economías latinoamericanas –Argentina, Brasil y México– tenderán a crecer cerca de 3% en 2019. "América Latina es una región que ahorra muy poco y necesita financiamiento, eso puede llevar a períodos de volatilidad como los actuales", añadió.

SEGUÍ LEYENDO:

Para la Argentina, la organización pronostica un crecimiento económico de 2% en 2018 y un 2,6% en 2019, con mayor empuje del agro el año próximo. "El país necesita generar más productividad y políticas de integración social, para que una nueva clase media pueda acceder a opciones de empleo formal que hoy no está encontrando".

No obstante, consideró que "la región está lejos de la percepción de riesgo de otras regiones emergentes. El riesgo más relevante que vemos es el del proteccionismo desde 2012 a esta parte".

Melguizo expresó que "América Latina debe evadir la trampa del ingreso medio, consolidar la nueva clase media y reconectar a los ciudadanos y las empresas con las instituciones".

SEGUÍ LEYENDO:

Precisó que "la productividad de América Latina es un tercio, en promedio, de la de los EEUU. Ha divergido respecto de los años 80, cuando era la mitad. Eso explica por qué Latinoamérica cayó en la trampa del ingreso medio", es decir, que hay una "dificultad para pasar a ingreso alto, que exige políticas de innovación y competitividad".

El experto de la OCDE aludió a la experiencia de países como España, Portugal, Irlanda y Corea del Sur, que mejoraron sus instituciones y realizaron importantes inversiones en educación, en un proceso de desarrollo en el que se integraron al comercio internacional con políticas de apertura, en las que "el componente digital es esencial".