La pandemia de coronavirus acumula en Argentina 820 infectados y 23 muertos, y el gobierno nacional dictaminó la continuidad de la cuarentena obligatoria para mitigar los efectos del COVID-19 hasta el próximo 12 de abril inclusive, en el epílogo de los feriados por Semana Santa.

El presidente Alberto Fernández dialogó con Ernesto Tenembaum y Reynaldo Sietecase, en Radio Con Vos, explicando las diferentes decisiones. Fue ahí que los periodistas le preguntaron si en cada paso dado por el Poder Ejecutivo, ante un panorama inexplorado, no le surgieron dudas. Y el primer mandatario apeló a una historia relacionada con el fútbol y al club de sus amores (Argentinos Juniors) para semblantear el contexto de sus determinaciones. Y desempolvó el “teorema de Gorosito".

“Cuando Argentinos se jugaba el descenso, el club contrató a Caruso Lombardi. Y a mí, y a los hinchas de Argentinos, nos gusta un juego menos especulativo. Jugábamos a tirarle centros a Delorte, que era un delantero que habían traído de Olimpo, y no me cerraba. Hasta dejé de ir a la cancha. Luego de Caruso contratan a Pipo Gorosito y el presidente del club me invitó a almorzar con él”, prologó Fernández, sobre el convite recibido de Luis Segura, entonces a cargo de la conducción del Bicho.

“Cuando le expliqué a Pipo lo que me pasaba, me dijo algo que adopté para siempre. ‘Si hacés las cosas bien, es muy posible que te vaya bien’. Y a partir de ahí lo llamé ‘el teorema de Gorosito’ y lo aplico en todo”, concluyó la anécdota.

Sorprendido, el propio actual entrenador de Tigre agradeció la referencia en diálogo con el programa Cómo te Va, por AM 1030. “Me genera orgullo que lo haya tomado porque uno pregona ser buena gente”, subrayó. “Cuando lo conocí en Argentinos me di cuenta de que Alberto no es conflictivo ni peleador. Se trata de rodear de gente y cuando no sabe de algún tema, admite que hay personas más capacitadas. No es fácil eso, porque el poder te hace pensar que sabés de todo”, lo elogió.

“Hoy lo más importante es la salud. Si hay salud, hay vida. Si hay vida, la podemos defender. Si hay plata, pero no salud, no hay revancha para nuestros abuelos”, dejó otra frase que bien Alberto Fernández puede tomar en la continuidad de la lucha.

Gorosito tuvo dos etapas al frente del Bicho; en la última, logró el ascenso a Primera, con Juan Román Riquelme como enlace en 2014. En Tigre bajó a la Primera Nacional, pero aun ante dicho tropiezo logró alzar la Copa de la Superliga 2019, superando a Boca en la final.

Quien marcó distancia de la historia de Alberto fue el citado Ricardo Caruso Lombardi. “Señor presidente, me encanta cómo ha llevado el tema coronavirus, lo aplaudo, pero le aclaro que se confunde en lo que declara. El equipo que usted dice lo armé yo y me fui en la sexta fecha. Las dos veces anteriores me llamaron para salvar a su equipo del descenso”, sentenció en Twitter. “Logré salvarlo, y ahí no lo escuché decir que jugaba mal. El equipo que a usted le gustaba fue otro campeonato y con jugadores que la rompieron y los llevé yo. Así que me gustaría que valore mi trabajo como yo hago con el suyo. Un abrazo”, cerró su descargo en las redes sociales.

SEGUÍ LEYENDO: