Argentina lo fue demoliendo. Lo ganó de principio a fin. Se llevó por delante a Francia en las semifinales del Mundial de China 2019 y el domingo disputará el duelo decisivo ante España, donde tendrá la oportunidad de sumar la segunda copa del mundo de su historia.

Aunque el último cuarto fue para disfrutar por la diferencia que mantuvo el equipo de Sergio Hernández frente a su rival, el desahogo cuando sonó la última chicharra fue total. Primero adentro de la cancha, con el abrazo interminable de Luis Scola y Emanuel Ginóbili, presencia de lujo en territorio asiático. También entonando "que el domingo, cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar". Y la cosa continuó en los vestidores…

Con alguna mala palabra, los jugadores de la selección de básquet se desquitaron con José Montesano (apodado Mosquito), periodista de TyC Sports que lleva a cabo la cobertura del evento. Hubo pogo, saltos, baño con agua y dedicatoria en las melodías subidas de tono.

Como si fuera poco, Facundo Campazzo, una de las figuras del equipo, le robó los lentes, se los probó y posó para la cámara que registró en vivo los desmanes que le provocaron al cronista en el pasillo que conecta la cancha con el vestuario.

Gabriel Deck tomó el micrófono de la señal deportiva y cambió el rol con Montesano: "¿Cómo estás después de la victoria?". Y el reportero respondió: "Casi muerto. Son unos genios, son grandiosos, dan todo acá y el país está orgulloso de ustedes". La bizarra escena culminó con el Tortuga entonando la canción "Bombón asesino" de Los Palmeras.

"¡Me robaste los lentes!", le reclamó Montesano a Campazzo, más tarde. "No, te los devolví", le contestó el base argentino, quien luego de ser entrevistado le confesó a Montesano: "No te aguanto más, pero cuando vuelva a casa te voy a extrañar un poquito".

SEGUÍ LEYENDO