Argentina logró una victoria para la historia contra Francia en la semifinal del Mundial de básquet y tuvo en Luis Scola, una vez más, a su gran emblema. El pivot de 39 años fue el máximo anotador del partido con 28 puntos, pero además anotó dos triples fundamentales para ratificar el triunfo sobre el cierre del encuentro.

El líder del equipo quebró las intenciones francesas con dos lanzamientos desde la línea de tres en continuado que hicieron delirar a todo el estadio chino. La primera fue tras una magnífica asistencia de Facundo Campazzo de espalda, que le permitió a Luis un lanzamiento limpio y poner el encuentro 71-57.

La siguiente posesión lo encontró nuevamente preparado para tirar luego de un impresionante pase de Campazzo, que puso a Argentina 74-59 con un reloj que indicaba que faltaba 3 minutos para la finalización del encuentro.

El equipo del Oveja Hernández finalmente firmó una victoria 80-66 que le dio el boleto a la final que se disputará el próximo domingo (a las 9 de la mañana hora Argentina) ante España.

Scola sumó 34 minutos en cancha (el que más minutos jugó en todo el partido) y fue el máximo anotador con 28 puntos, pero también colaboró con 13 rebotes (11 de ellos defensivos) y 2 asistencias.

Apenas se consumó el éxito sobre Francia, Luifa corrió rumbo a la tribuna para abrazarse con su esposa y sus tres hijos que lo acompañaron. Minutos más tarde, se fundió en un afectuoso abrazo con su ex compañero Emanuel Ginóbili, quien viajó especialmente a China para seguir desde cerca toda la acción del combinado argentino en estas semifinales.

Hasta el momento, el argentino se ubica como el cuarto máximo anotador de este Mundial de China con 135 puntos detrás de Patty Mills de Australia (167 puntos), Bogdan Bogdanovic de Serbia (152) y Evan Fournier de Francia (142).

Mientras las dudas se posan sobre su futuro e intentan convencerlo de que esté presente en los próximos Juegos Olímpicos del 2020, Scola solo aseguró una cosa: "El domingo juego, eso es lo único que puedo prometer. El lunes no sé qué pasará".

"Realmente es una muy buena victoria, aseguramos la medalla. Esto es difícil de superar, pero todavía tenemos chances. Uno puede pronosticar cosas y después pueden pasar o no. Lo dije mucho antes: este equipo tiene cosas de esa Generación Dorada. Algunos me miraron con cara rara porque exageraba", señaló.

EL ABRAZO CON MANU GINÓBILI AL FINALIZAR EL PARTIDO

 
 

Seguí leyendo: