El primer mes de 2018 se convirtió en el mejor enero de la historia en materia de autos vendidos (Getty)
El primer mes de 2018 se convirtió en el mejor enero de la historia en materia de autos vendidos (Getty)

2018, el año del récord. La industria automotriz estableció un norte: superar el millón de patentamientos durante este período. El mercado experimentó un cambio radical del último diciembre al enero actual, más allá de los estándares convencionales que polarizan la comercialización: por razones estacionales, históricamente el primer mes del año es el de mayor cantidad de patentamientos y el último, el de los niveles más bajos. Diciembre de 2017 se signó por un ralentización de ventas en virtud a la especulación del consumidor por la derogación de la primera escala de impuestos internos y siempre regulada por la concepción del cliente que ajusta su interés y compra la unidad al enero siguiente, con modelo del año actual; atenuada por un festival de bonificaciones. En enero siguiente, entonces, se cocinó el mejor enero de la historia comercial de la industria: traccionada por las operaciones postergadas de diciembre, asumió los pronósticos auspiciosos del sector.

Si 2018 pretende ser el mejor año de venta de 0km de todos los tiempos y enero es el mes histórico en cantidad de operaciones, enero de 2018 era una prueba de fuego. Los augurios de automotrices y concesionarios estimaban que el primer mes del año arrojaría cifras promisorias: registraría cerca de 115 mil operaciones, varios miles más de las 112.798 unidades vendidas en el comienzo de 2012. Sería, así, el mejor enero de lo que podría ser el mejor año comercial del sector.

Patentamientos 2018: enero récord y febrero en vistas a ser el mejor febrero de la historia

Enero de 2018 corroboró los pronósticos. Se patentaron 118.924 vehículos, por encima del optimismo y el vaticinio del sector. De acuerdo a los datos provistos por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), la venta de autos en enero de 2018 ascendió un 24,9% en relación al mismo período del año pasado. "Estamos contentos de anunciar que acabamos de completar lo que fue el mejor mes de la historia de nuestra actividad, algo que nos estimula y nos llena de expectativas. Iniciar el año con este impulso de ventas permite que nos pongamos metas acordes, ambiciosas", celebró Dante Álvarez, presidente de la entidad.

En esta coyuntura de intensa actividad en concesionarios, el efecto contagio de enero se extendió a febrero. El segundo mes de 2013 se coronó como el mejor febrero de la historia con 63.000 patentamientos. En 2018, la previsión es superar esa cifra y rasguñar las 70.000 operaciones. Serán, de confirmarse los augurios, un bimestre récord en el amanecer de un año en el que estiman superar el umbral del millón de unidades vendidas.

El mercado automotor viene de dos años de crecimiento sostenido. El pronóstico es que 2018 corone esa evolución con una marca histórica de patentamientos: ganarle al umbral del millón de unidades comercializadas. Según el pronóstico de terminales e importadoras, este año el mercado ofrece una estructura sustentable para alcanzar un registro sin precedentes de siete dígitos.

Las promociones, las ofertas de financiación y la lluvia de bonificaciones beneficiaron las ventas de cero kilómetro en la Argentina (iStock)
Las promociones, las ofertas de financiación y la lluvia de bonificaciones beneficiaron las ventas de cero kilómetro en la Argentina (iStock)

En el amanecer de 2017, la previsión era de 750 mil patentamientos. Las operaciones fueron 900.942, muy por encima de la predicción. El récord continúa en poder de la temporada 2013 que se detuvo en 955.023 cero kilómetros vendidos, a razón de la burbuja de ventas provocadas por la inminencia de la carga tributaria a los autos de media gama y la disparidad del dólar.

La recomposición del poder adquisitivo de los asalariados, los autos como bienes materiales de ahorro, la lluvia de bonificaciones de la mano de la crisis en Brasil, el ritmo independiente del valor de los vehículos por debajo de la inflación interanual, son factores que contribuyeron a la consolidación de esta tendencia. Ese aspecto fue fundamental: el precio de los autos subió menos de los casi 25 puntos de inflación. Y no fueron modelos de baja demanda, el Etios de Toyota -el entrada de gama de la automotriz japonesa- incrementó su valor un 9% de enero a diciembre del año pasado, por mencionar un caso. Las múltiples opciones de financiamiento también estimularon la actividad del mercado. Las ofertas a tasa cero y cuotas fijas a largo plazo convenció al público a elegir un cero kilómetro por sobre un auto usado. Según la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA), uno de cada dos vehículos se vende gracias a un plan de financiación.

El escenario del boom automotor se construye también por la condición de estacionalidad del primer mes del año, por la quita impositiva de la primera escala que impactó en caídas del cuatro al doce por ciento en el precio final, por la estrepitosa suba del dólar que provoca que los ahorros se capitalicen antes de que la cotización de la divisa estadounidense se exprese en los precios.

Para 2018, las automotrices esperan subir su producción un 10% y sus unidades exportadas un 20 por ciento (Getty)
Para 2018, las automotrices esperan subir su producción un 10% y sus unidades exportadas un 20 por ciento (Getty)

Las marcas tradujeron su entusiasmo en importantes descuentos en el puesto de venta. Enero evidenció bonificaciones de hasta 20% en concesionarios, bajo gestiones informales de cada comprador. Este fenómeno de rebajas agresivas sucede en el marco de una guerra abierta de automotrices en una dinámica de competencia que, se presume, no se detendrá durante todo el año. Los consumidores salen a comprar autos. Ya no van decididos a comprar el modelo deseado: llegan en búsqueda del modelo en promoción. Prima la oportunidad o la conveniencia por sobre el anhelo personal.

Hay sobradas muestras de que la política de descuentos es exitosa. 2017 fue un boom de ventas gracias a esta contienda. 2018 promete consolidar una industria más sostenible. Porque acompañado por los patentamientos, las automotrices imaginan un año con recuperación en su capacidad productiva. Las terminales celebraron el caudal de ventas y criticaron la baja rentabilidad de la actividad. Dante Álvarez, presidente de ACARA, analizó de esa ambigüedad: "Más allá de haber completado el segundo mejor año de la historia lo realmente destacable es el esfuerzo que toda la red comercial de concesionarios ha realizado para cumplir con los clientes en tiempo y forma, a pesar de haber trabajado con rentabilidad muy baja o nula, en algunos casos. El desafío ahora es poder corregir este aspecto vital para nosotros, e ir en busca de establecer un nuevo récord de la actividad durante el 2018".

Los augurios convalidan que los buenos resultados de la demanda interna serán respaldados por la recuperación de la actividad económica en Brasil, que recibía cerca del 70% de los autos producidos en la Argentina en coyunturas estables. El mercado brasileño experimentó en 2017 un crecimiento del nueve por ciento, el primer año de números positivos desde 2012. Sobre este balance se sostiene la previsiones de aumentar la producción un 10% hasta alcanzar las 530 mil unidades, con estándares similares a 2015. Ante esta demanda creciente, las automotrices anunciaron una fuerte inyección de inversiones de más de 3.500 millones de dólares hasta 2020.

LEA MÁS: