Las veces que Pedro Castillo se apartó del ideario de Perú Libre como Dina Boluarte

Este domingo, el partido del lápiz expulsó a Dina Boluarte por “no abrazar el ideario de Perú Libre”. ¿Ocurriría lo mismo con Pedro Castillo?

Pedro Castillo no se considera marxista-leninista. | Foto: Agencia Andina
Pedro Castillo no se considera marxista-leninista. | Foto: Agencia Andina

Este domingo, Perú Libre anunció la expulsión del partido de la afiliada Dina Boluarte Zegarra, al considerar que cometió una “falta grave”, luego de que, en una entrevista, señalara que nunca ha “abrazado el ideario de Perú Libre. Sobre el tema, Vladimir Cerrón, secretario general de esa agrupación política, expresó que había que ser “¡leales siempre, traidores nunca!”.

Sin embargo, cabe señalar que el propio presidente de la República, Pedro Castillo, en varias ocasiones, se apartó del ideario de Perú Libre, incluso habría afirmado no suscribirla.

“EL IDEARIO VS LA REALIDAD”

El 8 de mayo del 2021, en una entrevista a RPP, el entonces candidato Pedro Castillo hizo diferencias entre el Ideario de Perú Libre, las propuestas de campaña y la realidad del país. Al ser consultado por el temor de los votantes debido a que el Plan de Gobierno de su partido tenía, entre sus ejemplos, políticas practicadas en Venezuela, este respondió:

Una cosa es el ideario, una cosa es la propuesta que hacemos y otra la realidad misma del país. Creo que los peruanos estamos en plena capacidad de sacar adelante este país”.

“Hemos encontrado cómo hacer una propuesta real y objetiva frente a cada una de las necesidades. No necesitamos una copia o calco. Necesitamos que el pueblo llame a sus mejores hombres y mujeres para sacar adelante al país respetando a las instituciones, pero dándole espacio a la gente que quiere hacer algo por el país. Los empresarios van a tener todo el espacio para seguir”, añadió.

¿NO SUSCRIBE EL IDEARIO?

El 21 de diciembre, ya convertido en presidente y tras el primer intento de vacancia por parte del Congreso, el presidente se mostró más conciliador, tuvo reuniones con representantes de diferentes agrupaciones políticas y con cinco periodistas.

Aunque no brindó una entrevista, sí se comprometió a mejorar la comunicación del Ejecutivo y les consultó a los periodistas sobre qué temas consideraban que son los que causan mayor inquietud a la ciudadanía.

Además, según la versión del periodista Fernando Carvallo, quien participó en la reunión, Castillo fue claro en indicar que no suscribe la agenda de Perú Libre en sus aspectos más ideológicos y que ha habido una confusión en la apreciación de su imagen como un radical.

En lo que fue claro es que ha habido una confusión en la comprensión de él y su agenda, porque se le ha identificado erróneamente con el ideario de Perú Libre que no suscribe. Él no se siente asociado con los valores de base marxistas-leninistas que han formateado el plan de ese partido mientras él era candidato”, dijo Carvallo.

NI MARXISTA NI LENINISTA

Recientemente, en la primera entrevista que el presidente ofreció a la prensa, el experimentado periodista César Hildebrandt le preguntó por su ideología: “¿Es usted comunista?”, consultó. “Para nada”, respondió Castillo. “¿Es usted marxista-leninista?”, preguntó luego. “Tampoco”, contestó el mandatario.

El jefe de Estado dijo considerarse ideológicamente como un hombre del pueblo que cree en la democracia.

Cabe indicar que, en Ideario y Programa de Perú Libre, en el Capítulo I “Sobre la naturaleza del partido”, se señala lo siguiente:

Perú Libre es una organización de izquierda socialista que reafirma su corriente ideológica, política y programática. Para ser de izquierda se necesita abrazar la teoría marxista y bajo su luz interpretar todos los fenómenos que ocurren en la sociedad mundial, continental y nacional, sus causas y efectos, y a partir de ese diagnóstico plantear criterios de solución que conlleven a la satisfacción de las mayorías. Asimismo, los postulados mariateguistas, son de vital importancia respecto de nuestra realidad nacional, latinoamericana e inclusive mundial.

Por tanto, decirse de izquierda cuando no nos reconocernos marxistas, leninistas o mariateguistas, es simplemente obrar en favor de la derecha con decoro de la más alta hipocresía. Partidariamente no hemos encontrado otra forma de interpretar el mundo de manera más coherente, inteligente y sobre todo científica sobre el tránsito de la humanidad en su afán de dominar la naturaleza y, una vez alcanzada ésta, en lograr su propio dominio estableciendo una permanente clases sociales”.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR