Los batidos de frutas y verduras están de moda en el último tiempo (iStock)
Los batidos de frutas y verduras están de moda en el último tiempo (iStock)

La fruta, un alimento innegablemente saludable, es para muchas personas inmensamente más sabrosa y disfrutable cuando es cortada en pedazos y pulverizada en un batido. ¿Pero, esas mezclas dulces y deliciosas son realmente buenas? La revista TIME consultó expertos en nutrición para confrontar opiniones y descubrir la respuesta y, si bien en general los batidos son recomendables, hay expertos que se manifiestan en contra.

"Beber batidos, especialmente para el desayuno, es una de las formas más fáciles de agregar un poco de fruta a la dieta", sostuvo el doctor Joseph Price, profesor asociado de la Universidad Brigham Young, en Estados Unidos, e investigador especializado en el impacto de los smoothies en la dieta. En un estudio de 2015, Price y su equipo descubrieron que solo el 4 por ciento de los niños comía en un desayuno promedio una porción de fruta, pero cuando en las escuelas se ofrecían batidos matutinos, ese número saltó al 45 por ciento.

Eso es mucho mejor que no ingerir fruta en absoluto, y es una buena forma de empezar. "Las calorías de las frutas pueden sumarse rápidamente, por lo que es bueno agregar también proteínas y verduras", indicó por su parte Laura Jeffers, una nutricionista especializada. Ella recomienda tomar estos batidos con frutas de bajo índice glucémico, como manzanas y peras. Una buena proporción a seguir es de 70% de verduras y 30% de frutas, aconsejó.

Si bien es una buena forma de ingerir fruta no todos los expertos están de acuerdo en su ingesta (iStock)
Si bien es una buena forma de ingerir fruta no todos los expertos están de acuerdo en su ingesta (iStock)

Otra cosa a tener en cuenta para los fanáticos de este tipo de preparaciones es que los batidos no satisfacen tanto a la hora de comer como la comida real, que es básicamente la forma del cuerpo de avisar que es necesario dejar de consumir calorías.

"Debido a que son una bebida, los batidos pueden tener un valor de saciedad más débil que un alimento sólido de energía similar", dijo el doctor Richard Mattes, profesor de alimentos y nutrición en la Universidad de Purdue, Estados Unidos. Él publicó un estudio en el International Journal of Obesity donde reveló que cuando la gente bebía la forma líquida de un alimento rico en carbohidratos, se consumían 12% más de calorías totales. Sin embargo, cuando se trata de fruta, no todos los expertos están de acuerdo.

Los batidos frutales permiten consumir mucha más fruta de lo que normalmente se ingeriría durante una comida, lo que significa que incluso si no se están agregando edulcorantes o endulzantes, todavía se va a estar recibiendo una buena cantidad de azúcar. Un batido de frutas comprado puede llegar a tener hasta 58 gramos de azúcar en una sola botella de 500 mililitros (en comparación, 475 mililitros de gaseosa tienen alrededor de 40 gramos de azúcar).

Una de las recomendaciones para los amantes de los smoothies es incorporar verduras  (iStock)
Una de las recomendaciones para los amantes de los smoothies es incorporar verduras  (iStock)

Es la misma razón por la que algunos estudios han advertido  sobre el jugo de fruta, que puede contener tanto azúcar como las gaseosas y está vinculado a una mayor presión arterial y a la obesidad. El jugo elimina la fibra natural de la fruta, lo que en gran medida acelera la absorción de azúcar.

Barry Popkin, profesor de nutrición en la Universidad de Carolina del Norte, compara los batidos con los jugos, otro producto de fruta potable que tiene una fama de saludable que no cree que se merezca. "En realidad, la ingesta a largo plazo de jugo de frutas está relacionada con un mayor riesgo de diabetes y otros problemas de salud", dijo Popkin.

A pesar de la popularidad de los batidos, sorprendentemente hay poca investigación sobre los efectos de la fruta licuada en el cuerpo en comparación con la fruta entera. Pero Robert Lustig, profesor de pediatría en la Universidad de California, San Francisco, y autor de Fat Chance: The Bitter Truth About Sugar, piensa que los batidos son realmente desaconsejables. "Las hojas destruyen la fibra insoluble, lo que significa que el gel que se forma en el interior del intestino no tiene estructura", explicó. "El azúcar se absorbe a un ritmo máximo, abrumando la capacidad del hígado para metabolizar el azúcar, y el exceso de azúcar se convierte en grasa del hígado, que es el precursor del síndrome metabólico".

Pero Lustig no está en contra de los batidos, siempre y cuando estén cargados de verduras. "La fibra insoluble todavía está destruida, pero ¿y qué?", señaló. "Si esa es la única manera de ingerir verduras, téngalos en cuenta".

LEA MÁS: