Un nuevo estudio revela que las vidas en línea y fuera de línea de los jóvenes están indisolublemente ligadas

¿Representan realmente las redes sociales una amenaza para el bienestar de los jóvenes? Un informe examina la relación entre el uso de las redes sociales y la felicidad

Un estudio demuestra que es necesario considerar qué plataformas usan los jóvenes, cómo las usan y qué características personales hacen que algunos jóvenes sean más vulnerables que otros en línea (REUTERS)
Un estudio demuestra que es necesario considerar qué plataformas usan los jóvenes, cómo las usan y qué características personales hacen que algunos jóvenes sean más vulnerables que otros en línea (REUTERS)

Casi unánimemente, los estudios internacionales encuentran que los países nórdicos son los más felices del mundo. La sociedad está admirada por su capacidad para traducir la prosperidad económica en bienestar humano. Sin embargo, como en muchas otras naciones occidentales, todavía existe una desigualdad considerable entre los que prosperan y los que no. En los últimos años, se ha hecho evidente un cierto grado de erosión social en las comunidades de los países nórdicos y está comenzando a amenazar la cohesión que hasta ahora ha sido tan característica de la región más feliz del mundo.

En 2018, el aumento de la desigualdad y la insatisfacción en los países nórdicos se describió en el informe “A la sombra de la felicidad”, en el que se descubrió que los jóvenes en particular están en conflicto. Una nueva investigación realizada para este informe sobre datos representativos para jóvenes de 15 a 16 años también revela que la soledad ha aumentado significativamente entre los adolescentes nórdicos desde 2000.

Un nuevo informe se ha elaborado con el objetivo de lograr una comprensión más profunda de las dinámicas que fomentan la infelicidad entre los jóvenes y buscar respuestas sobre cómo podemos abordar mejor estos desafíos en los próximos años. Se revela en él uno de los cambios de comportamiento más notables de nuestro tiempo: el auge de las redes sociales. Estas se han vuelto cada vez más importantes en la vida de los jóvenes, tienen una amplia gama de funciones, pero están diseñadas principalmente para conectar a las personas entre sí. Solo por esa razón, las redes sociales deberían ser una gran ayuda para nuestras vidas.

Una de las conclusiones más sólidas de la investigación es que las interacciones sociales y las relaciones sociales son cruciales para el bienestar (REUTERS)
Una de las conclusiones más sólidas de la investigación es que las interacciones sociales y las relaciones sociales son cruciales para el bienestar (REUTERS)

Una de las conclusiones más sólidas de la investigación es que las interacciones sociales y las relaciones sociales son cruciales para el bienestar. Sin embargo, es una cuestión de debate apasionado si los jóvenes realmente logran o no una mayor conectividad social y bienestar mediante el uso de las redes sociales.

Los investigadores tienen opiniones divididas sobre el tema. Uno de los mayores desafíos en este campo de investigación es que se sabe relativamente poco sobre cómo los jóvenes pasan su tiempo en las redes sociales. La mayoría de los datos que actualmente están disponibles públicamente contienen solo información general sobre las redes y no incluyen datos sobre los mismos jóvenes a lo largo del tiempo.

Esto puede hacer que sea extremadamente difícil determinar si las redes sociales realmente hacen que los jóvenes se sientan infelices o si sentirse infelices provoca un mayor uso. En este contexto, este informe busca respuestas a las siguientes preguntas: ¿Cuáles son las condiciones en las que el uso de las redes sociales puede ayudar ser o crear infelicidad? ¿Qué podemos aprender sobre los tipos de jóvenes que participan en las redes sociales en línea? ¿Y cómo podemos llegar a comprender mejor estas dinámicas en el futuro?

Soledad bajo la superficie

En Dinamarca en particular, una de cada cuatro niñas de 15 años informa pasar al menos cuatro horas al día en sitios de redes sociales y otras formas de comunicación digital, en comparación con uno de cada cinco niños de 15 años (REUTERS)
En Dinamarca en particular, una de cada cuatro niñas de 15 años informa pasar al menos cuatro horas al día en sitios de redes sociales y otras formas de comunicación digital, en comparación con uno de cada cinco niños de 15 años (REUTERS)

Hoy, prácticamente todos los jóvenes tienen presencia en las redes sociales. Una encuesta sobre el uso de las redes sociales en Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia de 2017 muestra, por ejemplo, que la gran mayoría de los jóvenes de entre 15 y 25 años son muy activos en múltiples plataformas. En Dinamarca en particular, una de cada cuatro niñas de 15 años informa pasar al menos cuatro horas al día en sitios de redes sociales y otras formas de comunicación digital, en comparación con uno de cada cinco niños de 15 años.

Las plataformas varían en popularidad entre los países, la mayoría de los jóvenes en todos los países nórdicos usan Facebook, Instagram y YouTube. Facebook en particular es extremadamente popular, ya que entre el 85% y el 95% de los jóvenes informan que utilizan regularmente la plataforma. El consumo de redes sociales también es significativamente mayor en la región nórdica que en casi cualquier otro lugar de Europa. Según las cifras de Eurostat de 2011 a 2018, los jóvenes nórdicos de entre 16 y 24 años están muy por encima de la media europea en el consumo de redes sociales. Por cada año de datos disponibles, al menos tres de los cinco principales países europeos con el mayor uso de redes sociales entre los jóvenes han sido países nórdicos.

Si bien el uso de las redes sociales ha aumentado constantemente en los últimos años, el aumento se debe principalmente a que las generaciones mayores “se subieron al tren”. De hecho, las tasas de uso de las redes sociales entre los jóvenes de entre 16 y 24 años se han mantenido notablemente estables cada año desde 2011.

Críticas a la falta de enfoque en los matices en el uso de las redes sociales. Sin embargo, estos hallazgos no dejan de ser controvertidos. Otros expertos en el campo argumentan que las conclusiones sobre los efectos de las redes sociales en el bienestar de los jóvenes descansan sobre una base algo delgada.

Una de las principales críticas proviene del hecho de que los conjuntos de datos a gran escala que se han utilizado no están detallados suficiente para respaldar una investigación estadística confiable. Por ejemplo, en el conjunto de datos de Monitoring the Future, uno de los más utilizados en la literatura, se pregunta a los estudiantes si usan las redes sociales “Nunca”, “Un par de veces al año”, “1-2 veces al mes”, “Una vez a la semana” o “Casi a diario”. Desde hace varios años, la gran mayoría de los jóvenes se ha colocado en la última de estas cinco categorías. Por lo tanto, es probable que los estudios que se basan en este tipo de preguntas sean, en el mejor de los casos, poco informativos, y quizás incluso engañosos.

Además, pasar 10 minutos mirando fotos de celebridades en Instagram y 10 minutos comunicándose con amigos en Facebook probablemente tenga efectos muy diferentes sobre el bienestar. Dos variables (por ejemplo, aumentar el uso de Facebook y aumentar la infelicidad) están vinculadas entre sí, y es poco probable que esta relación se deba al azar. Sin embargo, la significación estadística por sí sola no puede decir nada acerca de cuán significativas son estas relaciones en la práctica. Por ejemplo, ¿cómo se comparan los efectos negativos del uso de Facebook con los efectos negativos de ver una mala película en la televisión? ¿Son igualmente graves o uno es peor que el otro?

La medida de cuán significativas son estas relaciones en la práctica se denomina importancia práctica. En este sentido, en un estudio reciente de más de 100.000 adolescentes publicado en Nature, los científicos encontraron que el consumo de redes sociales explicaba menos del 0,1% de la variación en la calidad de vida. Para poner esta cifra en contexto, se encontró que comer papas con regularidad y usar anteojos tiene efectos igualmente negativos. Estos resultados demuestran claramente que una relación estadísticamente significativa entre el uso de las redes sociales y el bienestar entre los jóvenes no es necesariamente significativa en la práctica como para justificar un cambio de política.

En y fuera de línea

Si bien los datos de PISA se pueden usar para hacer afirmaciones generales sobre el uso de las redes sociales, los resultados del presente estudio independiente agregan matices más detallados a la imagen. En la segunda mitad de la encuesta, hicieron preguntas sobre uso general de las redes sociales y bienestar general. Encontraron que un mayor consumo de redes sociales se asocia significativamente con una menor satisfacción con la vida, comparaciones sociales negativas, menor confianza en los demás, menor participación en eventos culturales y menos voluntariado. De manera similar a lo que se puede extraer de datos representativos de PISA de 15 a 16 años.

Basándose únicamente en estos resultados, parece prematuro concluir inequívocamente que las redes sociales son una amenaza significativa para el bienestar de los jóvenes.

El primer hallazgo clave revelado en el análisis PISA es que las niñas parecen depender más de las redes sociales que los niños. Alrededor del 59% de las niñas de 15 a 16 años informan que se sienten incómodas cuando no tienen acceso a Internet, en comparación con el 54% de los niños. Esto puede parecer una diferencia relativamente pequeña, pero, no obstante, es sorprendente ya que los niños pasan más tiempo usando Internet que las niñas, en promedio.

Cuando rastrearon las posibles explicaciones de por qué, encontraron que aunque las niñas generalmente pasan menos tiempo en línea, pasan mucho más tiempo usando las redes sociales. Resulta que pasar más tiempo en las redes sociales predice fuertemente sentirse peor sin acceso a Internet.

El futuro digital

No hay garantías de que continuaremos usando Facebook, Instagram o TikTok en el futuro, pero es poco probable que dejemos de usar las redes sociales por completo (Europa Press)
No hay garantías de que continuaremos usando Facebook, Instagram o TikTok en el futuro, pero es poco probable que dejemos de usar las redes sociales por completo (Europa Press)

Las redes sociales en el futuro deben apoyar la buena vida de los jóvenes. No hay garantías de que continuaremos usando Facebook, Instagram o TikTok en el futuro, pero es poco probable que dejemos de usar las redes sociales por completo. Dado el rápido crecimiento y desarrollo de estas tecnologías digitales (Facebook solo existe desde 2006), parece probable que las redes sociales en línea se vuelvan aún más sofisticadas, complejas y poderosas en el futuro y, por lo tanto, el debate sobre cómo podemos mejorar nuestro bienestar digital continuará. Por lo tanto, la pregunta es: ¿Cómo podemos garantizar que las plataformas de redes sociales del futuro creen marcos positivos para la buena vida? En este informe, se ha demostrado que las redes sociales están vinculadas tanto al bienestar momentáneo de los jóvenes mientras están en línea como a su bienestar general después de cerrar la sesión. La forma en que estos usan las redes sociales también se asocia con factores sociales como la confianza en los demás, la participación cultural y el compromiso comunitario.

“Optimizar las redes sociales para que sean más ‘compatibles con la calidad de vida’ en el futuro puede requerir la creación de una nueva infraestructura digital, la regulación pública de las plataformas de redes sociales o simplemente la promoción de un comportamiento más saludable en línea. Es probable que estas responsabilidades recaigan en los desarrolladores de software, los padres, los funcionarios públicos y los políticos por igual, pero manejar estos problemas de manera calificada requiere conocimientos calificados”, afirman los especialistas a cargo del análisis.

Desafortunadamente, sigue siendo en gran parte una pregunta abierta si la ciencia actual es capaz de respaldar recomendaciones confiables basadas en datos válidos y suficientes. En términos concretos, el problema parece ser que gran parte de la comprensión de la relación entre las redes sociales y el bienestar se basa en pequeños experimentos que no son representativos de la población en general o en grandes conjuntos de datos que no son lo suficientemente detallados como para descubrir dinámicas causales matizadas. La historia puede cambiar drásticamente dependiendo de cómo se usen las redes sociales, quién las use y qué plataforma se esté considerando.

SEGUÍ LEYENDO:

La mitad de los adolescentes argentinos vivió una situación negativa en internet

“Sharenting”: los riesgos de compartir fotos de tus hijos en las redes sociales