Greta Thunberg, una adolescente sueca activista del clima, habla en la Huelga del Clima, el viernes 20 de septiembre de 2019 en Nueva York. (Foto AP/Eduardo Muñoz Alvarez)
Greta Thunberg, una adolescente sueca activista del clima, habla en la Huelga del Clima, el viernes 20 de septiembre de 2019 en Nueva York. (Foto AP/Eduardo Muñoz Alvarez)

Una ola de calor inesperada con múltiples incendios se desataba hace un año en Suecia. El clima había cambiado. Y eso lo notó una estudiante sueca llamada Greta Thunberg que cursaba el noveno grado de la secundaria.

Entonces, el 20 de agosto de 2018, la joven estudiante decidió no asistir a la escuela hasta las elecciones generales a realizarse el 9 de septiembre, para demandar que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono en base a lo establecido en el Acuerdo de París.

Para hacer visible su queja, decidió faltar a clases ese viernes 20 y todos los viernes siguientes para sentarse en las afueras del parlamento sueco conocido como Riksdag junto con un cartel que decía Skolstrejk för klimatet ('Huelga escolar por el clima').

Después de las elecciones generales, Thunberg continuó protestando cada viernes, lo cual llamó la atención a nivel internacional e inspiró a jóvenes estudiantes de todo el mundo a participar en distintas huelgas estudiantiles.
Bajo el hashtag #fridaysforthefuture, su voz se multiplicó en todo el mundo.

Y las movilizaciones comenzaron a ser masivas. Varios líderes mundiales como el ex presidente Barack Obama, el papa Francisco, la ex directiva del FMI, Christine Lagarde, la científica Jane Goodall o el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, la recibieron y escucharon sus demandas. Hasta se animó a criticar al presidente Donald Trump por no escuchar lo que dice la ciencia sobre la crisis climática y quitar a EEUU como protagonista del Acuerdo de París por el clima.

"No quiero que me escuchen, quiero que escuchen a los científicos y quiero que se unan detrás de la ciencia", dijo ante el Congreso de EE.UU.

La joven sueca sufre el síndrome de Asperger y no tiene temores en contarlo (EFE)
La joven sueca sufre el síndrome de Asperger y no tiene temores en contarlo (EFE)

Desde diciembre de 2018, más de 20.000 estudiantes realizaron manifestaciones en más de 270 ciudades en varios países. Y este último viernes, la protesta alcanzó cifras descomunales, cuando masivas marchas por el clima, fueron organizadas en distintas ciudades del mundo y convocaron a más de 4 millones de personas.

Al día siguiente, Greta expresó en la sede de Naciones Unidas en Nueva York: "Ayer millones de personas alrededor del mundo marcharon y demandaron acciones reales contra el cambio climático. Mostramos que estamos unidos y que los jóvenes somos imparables".

La joven sueca que motivó a millones de personas a tomar conciencia de la magnitud de la crisis ambiental fue la gran protagonista de la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima de las Naciones Unidas. El evento se celebra en Nueva para exigir a los líderes globales que tomen medidas para combatir el cambio climático.

Greta Thunberg habla ante miles de personas en Nueva York  (AP Photo/Eduardo Munoz Alvarez)
Greta Thunberg habla ante miles de personas en Nueva York  (AP Photo/Eduardo Munoz Alvarez)

"Las cifras son increíbles, cuando ves las imágenes, es difícil de creer", dijo la activista de 16 años. "Espero que sea un punto de inflexión para la sociedad, que muestre cuántas personas están involucradas, cuántas personas están presionando a los líderes, especialmente antes de la cumbre climática de la ONU".

Thunberg aseguró que si bien algunos jefes de Estado "parecen más decididos que otros" a luchar contra el cambio climático, "parece que nadie está dispuesto a decir la verdad, a decir realmente las cosas como son". "No los culpo", "no es culpa de nadie, es culpa del sistema", afirmó ella. "Pero aún tienen muchas responsabilidades, tienen mucho poder, así que trato de presionarlos".

"Necesitan asumir su responsabilidad y hacer esto, y eso es lo que vamos a tratar de impulsar. Ahora hemos demostrado lo que podemos hacer, ahora tienen que demostrar lo que pueden (hacer)", dijo.

Todo comenzó a mediados de 2018 cuando decidió faltar al colegio en protesta por el cambio climático (EFE)
Todo comenzó a mediados de 2018 cuando decidió faltar al colegio en protesta por el cambio climático (EFE)

Greta, un imán climático

Todo lo que gira alrededor de Greta contagia las ganas de seguirla y apoyar la cruzada contra el cambio climático provocado por la contaminación ambiental generada por el hombre.

Obsesionada por no generar más contaminación, decidió no volar en avión hasta Nueva York, por lo que se lanzó a la aventura cuando a mediados de agosto cruzó el océano Atlántico en el yate de carreras Malizia II de Pierre Casiraghi, nieto del difunto príncipe Raniero de Mónaco y la actriz Grace Kelly, junto al experimentado navegante Boris Herrmann.

Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)
Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)

La joven sueca que padece síndrome de Asperger y trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) decidió tomarse un año sabático en el colegio, con la aprobación de sus padres, en vista a las gran cantidad de actividades a llevar a cabo para despertar la conciencia ambiental en todo el mundo.

"Tengo síndrome de Asperger y eso significa que a veces soy un poco diferente de la norma. Y, dadas las circunstancias correctas, ser diferente es un superpoder", escribió hace unas semanas en la red social Twitter, lo que generó un masivo apoyo por la valentía de afrontar su padecimiento en medio de su cruzada climática y ante las críticas que empezaron a tocarla.

Thunberg se ha convertido en un ícono global en la lucha contra el cambio climático. En su corta carrera activista, la niña sueca, además de su reciente paso por Naciones Unidas en Nueva York, ya habló en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018, en el Foro Económico Mundial (enero de 2019), ante el Comité Económico y Social Europeo y recientemente ha sido invitada de honor en la Asamblea Nacional francesa.
Además de todo esto, tres políticos noruegos han propuesto presentarla como candidata a Premio Nobel de la Paz.

Greta fue recibida por el ex presidente Barack Obama, que le brindó su apoyo (Photo by – / various sources / AFP))
Greta fue recibida por el ex presidente Barack Obama, que le brindó su apoyo (Photo by – / various sources / AFP))

Greta, que esta parada hoy en el escenario climático mundial y se convirtió en una estrella y referente medioambiental, seguramente posee genes actorales. Nacida el 3 de enero de 2003, su madre es Malena Ernman, una cantante de ópera sueca. Su padre es Svante Thunberg, actor y productor. Y si eso no fuese suficiente, su abuelo es el actor y director Olof Thunberg, por lo su relación con los escenarios y medios de comunicación no le resultan extraños.

Si bien se ha convertido en una fuente de inspiración para millones de personas, Greta Thunberg también recibe cada vez más críticas. Algunos opinan que atrae demasiada atención hacia su persona o que simplemente no tiene la experiencia suficiente para convertirse en una portavoz del clima.

"Pueden criticarme si quieren, pero realmente no veo el interés, hay mucho que hacer además de criticar a alguien. También lo veo como una señal positiva, de que realmente tenemos un impacto y es por eso que sienten la necesidad de menospreciarnos".

SEGUÍ LEYENDO: