Sopas otoñales: nutritivas, proteicas, coloridas y divertidas (Getty Images)
Sopas otoñales: nutritivas, proteicas, coloridas y divertidas (Getty Images)

Llegan los días en los que las bajas temperaturas tocan puerta y los platos como las sopas son los mejores aliados para batallar el frío. Y la cantidad de ocpiones es infinita.

La base de la sopa se hace a partir de un buen caldo de verduras, que puede o no llevar alguna carne. Se pueden cortar los vegetales en daditos o pasarlos por el mixer para obtener una sopa crema. En diálogo con Infobae, la nutricionista Analía Moreiro dijo que "preparar un caldo implica usar variedad de vegetales que, al hervirlos, transfieren todas las vitaminas y minerales al agua de cocción convirtiendo al caldo en una excelente fuente de nutrientes".

La licenciada en nutrición preparó cuatro exquisitas recetas para recrear en casa y explicó los valores nutricionales que aportan cada una de ellas. ¿Cuál vas a preparar?

SOPA DE GARBANZOS

Sopa de garbanzos es una de las opciones ideales para los primeros días del frío, son ricas y aportan fuentes de proteínas
Sopa de garbanzos es una de las opciones ideales para los primeros días del frío, son ricas y aportan fuentes de proteínas

Las legumbres son una excelente fuente de proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Son una opción diferente a la clásica sopa de fideos.

Ingredientes:

-250 g de garbanzos cocidos
-2 zanahorias
-200 g de calabaza
-1 cebolla
-2 pencas de apio
-Comino, 1 ramita de canela y sal a gusto
-1 pocillo de leche
-500 cc de agua

Preparación:

Dorar la cebolla en una cacerola con apenas un poco de aceite, cortar en daditos las zanahorias, el apio y la calabaza, agregar los garbanzos junto con 500 cc de agua. Condimentar con el comino, la sal y la rama de canela. Cocinar por 30 minutos. Apagar el fuego, quitar la rama de canela y licuar todo. Agregar la leche y emplatar.

SOPA DE QUINOA

Sopa de quinoa, un platón que se puede combinar con proteína animal (Getty)
Sopa de quinoa, un platón que se puede combinar con proteína animal (Getty)

La quinoa es un cereal con alto contenido proteico, de fácil cocción y muy rico. Esta sopa con una base de caldo de pollo aporta también colágeno.

Ingredientes:

-1 carcasa de pollo o 3 alitas
-1 zanahoria
-1 papa
-1 puerro
-1 litro de agua
-1 taza de quinoa previamente lavada
-Sal
-Perejil fresco

Preparación:

Hervir las alitas o la carcasa de pollo durante 30 minutos. Aparte lavar y pelar las verduras y cortarlas en daditos, agregar al agua junto con sal y pimienta a gusto. Seguir cocinando hasta que las verduras estén tiernas. Agregar la quinoa y cocinar 10 minutios más en olla tapada. Servir con unas ramitas de perejil.

SOPA DE CEBOLLA Y AVENA

Sopa crema de cebolla, un clásico para los días de frío
Sopa crema de cebolla, un clásico para los días de frío

La avena es rica y fácil de preparar. Esta sopa tiene propiedades depurativas y aporta vitaminas del complejo B, sobre todo B1 que fortalece el sistema nervioso.

Ingredientes:

-2 cebollas
-100 g de avena en copos
-1 l de agua
-Sal, orégano, nuez moscada

Preparación:

Dorar la cebolla en un chorrito de AOVE (aceite de oliva virgen extra), agregar el agua y la avena. Cocinar por 20 minutos a fuego medio. Condimentar a gusto.

SOPA DE LENTEJAS

En esta etapa del año se prefieren las comidas más calientes (Getty)
En esta etapa del año se prefieren las comidas más calientes (Getty)

Esta sopa es rica en hierro, proteínas, minerales y fibra. Además es un modo distinto de incorporar legumbres.

Ingredientes:

-3 tazas de caldo de pollo o caldo de verduras
-1 taza de lentejas (previamente remojadas)
-Apio
-Calabaza
-Cebolla
-Agua
-Salsa de soja

Preparación:

En una olla dorar la cebolla y el apio en un chorrito de aceite de oliva, agregar la calabaza cortada en daditos y las lentejas. Incorporar el agua y cocinar en olla tapada por unos 20 minutos. Agregar un chorrito de salsa de soja y servir.

La sopa es un plato completo que podés enriquecer a tu gusto con legumbres, fideos integrales, avena o arroz yamaní. Los caldos que contengan carnes serán más sabrosos pero contendrán más grasa, por lo que se recomienda alternarlos con caldos de verdura.

SEGUÍ LEYENDO: