El cruce de Esmeralda Mitre y Gerardo Romano (Video: "Involucrados", América)


Esmeralda Mitre y Gerardo Romano protagonizaron un fuerte cruce en vivo en televisión este lunes. Con motivo de comentar el debate presidencial del domingo por la noche, la producción de Involucrados invitó a los actores –opuestos en su ideología política– para analizar las palabras de los candidatos en las próximas elecciones del 27 de octubre.

“¿Me van a dejar hablar alguna vez desde que llegué? Si no, me voy, ¿para qué vine si no pude meter bocado? Hablen ustedes, genial, los escucho todo el programa…”, se quejó la actriz al manifestar que no podía expresar su opinión.

Entonces, Gerardo Romano, que se había sumado al ciclo poco después que la actriz, pidió la palabra y aseveró: “No quiero compartir el programa con una negacionista. Así que si hay un conflicto, me retiro yo”.

Entonces, Pía Shaw, que está conduciendo junto a Débora Plager –ya que Mariano Iúdica se encuentra de vacaciones–, intentó explicarle al invitado que el enojo de la actriz no era por él. “Nada tiene que ver con vos y tu presencia”, le dijo la conductora en vano porque Romano ya se había levantado, quitado el micrófono y se estaba retirando del estudio.

Al ver la actitud de Romano, Esmeralda Mitre reveló un episodio que vivió cuando era menor de edad. “Cuando Gerardo hacía clases de teatro y me hacía ojitos para salir conmigo yo tenía 16 años. Me acuerdo, cuando reemplazaba a Norman Briski. Un beso, Gerardo. Yo de negacionista no tengo nada, mi ex marido fue el que lo dijo, así que sabé dividir”, aseguró la actriz, en referencia a los dichos de Darío Lopérfido sobre los desaparecidos en la Argentina.

Minutos después, ya con Romano fuera de cámara y del estudio, continuó: “Me tiraba onda cuando yo tenía 16 años y él reemplazaba a Norman Briski en sus clases. ¿En qué quedamos? ¿Tiene buena onda conmigo o soy una negacionista? No entiendo. Coherencia... Además, no te hice nada, Gerardo. Me paré yo a saludarlo con mucha educación cuando en realidad un hombre debería pararse a saludar a una mujer. Si ustedes van a avalar esta mala educación, todo bien”.

Mientras las conductoras y el resto de los invitados le dijeron a Esmeralda que probablemente la actitud de Gerardo tuvo que ver con que sintió que sus palabras iban dirigidas hacia él, Mitre sorprendió a todos al asegurar que se retiraría del estudio. “Chicos, yo también me voy a ir”, anunció, y abandonó el ciclo.

Más tarde, ya afuera del programa, la actriz utilizó su cuenta de Twitter para expresarse y ampliar lo que había dicho antes. “Me fui llorando de Involucrados y América, y nadie fue capaz de defenderme. Y me tratan de intolerante cuando el que me acusó de algo que no hice (que me seducía degeneradamente cuando yo era chica) y encima tras decirlo se fue, fue Romano”.

Fui maltratada por un hombre que cuando tenía 16 años me invitaba a salir mientras me daba clases de teatro. En el piso de Involucrados en América y nadie me defendió. ¿@actrices_arg me van a defender? Fui increpada por algo que yo no dije”, sostuvo Esmeralda Mitre.

“Gerardo Romano fue un oportunista al que me levanté a saludar cuando entré al piso de Involucrados, y después al aire se levanta y se va para tildarme de negacionista cuando en todo caso si alguien habló de eso es mi ex marido”, agregó en la red social en la que tiene medio millón de seguidores.

“Gerardo Romano me injuria tratándome de negacionista por las declaraciones de mi ex marido. Sin embargo, no lo vi decirle nada a Graciela Fernández Meijide, que, textual, dijo: ‘La cifra de los 30.000 desaparecidos está claro que es simbólica’. Gerardo, no fui yo la que lo dijo, ¿te vas a retractar?”, agregó Esmeralda Mitre.

Teleshow se comunicó con la actriz, que dijo: “Romano reemplazaba a Norman Briski, que fue mi maestro durante cuatro años. Yo jamás hubiese estudiado con él. Él me seducía, me hacía miradas y me invitó a salir. Ejercía su poder, claro, pero eso estaba naturalizado".

Y continuó haciendo referencia al mal momento vivido hoy frente al actor. “Yo no le hubiese dicho nada hoy, es más, me había olvidado de este asunto, pero lo vi tan asqueroso, acusándome de algo que había dicho mi ex marido (Lopérfido) que me dije: ‘¡Este tiene el tupé!...’, porque no soy de las personas que está de acuerdo de ir denunciando”.

Además agregó: “Él era el maestro y yo era menor de edad, ejercía su poder. Se acercó y me dijo de hacer algo, yo dije como un no y me alejé. Me sentí muy incómoda, muy mal. Ahora igual estoy analizando con mi abogado para denunciarlo por decirme negacionista”.

“Con respecto a Actrices, cuando sufrí todo el problema que viví con el Presidente de la AMIA, y ninguna se solidarizó conmigo, y pregunté hoy irónicamente ‘¿Alguna va a defenderme?’. Igual no espero nada de ellas, no quiero que me defiendan y no estoy de acuerdo ni quiero pertenecer a ese colectivo”.


SEGUÍ LEYENDO