Famosos en cuarentena: Christian Sancho


“Creo que esto va a ser algo importante en la vida de mucha gente, creo que una vez que pase todo vamos a ser más honestos, solidarios y pacientes, empezaremos a pensar más en el otro. Siento que van a volver ciertos valores, la pandemia impone respeto, solidaridad, compromiso para con el otro, con la salud, también la emocional”, dijo Christian Sancho, convencido de que algo bueno habrá al final de los días complicados que se viven en el mundo.

Aunque la cuarentena total y obligatoria comenzó a regir a partir del 20 de marzo en todo el territorio nacional, él, por haber llegado desde España, está aislado desde el 14 de marzo en su casa en Escobar, con su mujer y su hijo Gael, de diez años.

“Después de la temporada de Departamento de Soltero en Mar del Plata con Nicolás Cabré y Laurita Fernández estuve diez días en Málaga, Toledo, Madrid y Sevilla. Había ido a presentar la película Un crack, que hice el año pasado y se iba estrenar en la Argentina el 7 de mayo, pero se suspendió”, explicó Sancho en diálogo con Teleshow.

Apenas pisó suelo argentino, tuvo que firmar una declaración jurada y asilarse de forma obligatoria durante dos semanas. El actor ya había visto en el viejo continente lo que pasaba y por eso tomó consciencia al instante: “Ví lo que era quedarse en casa y la importancia de entender lo grave de la situación. Me salvé allá y acá tengo cuidado, comencé a usar barbijo allá”.

Desde el 14 de marzo salió solo una vez de su casa recién hace diez días, lo cual no le resultó cómodo. “Fue rara la sensación, ya cumplo un mes en cuarentena y va a ser realmente inesperado para mí el hecho de haber estado tanto tiempo dentro de mi casa, estoy acostumbrado a viajar. Fui una mañana e hice todo. Es raro porque uno va solo por la calle, tratás de hacer las cosas lo más rápido posible, nadie te apura y ahí reflexionamos sobre el reseteo, la importancia de bajar un cambio y empezar a tener más conciencia para tener una mejor calidad de vida”.

El entrenamiento de Christian Sancho en cuarentena


Para evitar pisar la calle, tratan de pensar bien qué necesitan y hacer las compras de manera online y cada vez que llega algún producto, lo limpian y toman todos los recaudos necesarios antes de usarlo.

Acompañado de su familia y de su mascota, agradece poder tener una casa con aire libre (jardín y pileta): “Acá puedo realizar todo lo que hago con más relajación, con más paciencia, tolerancia y pudiendo hacer cosas que no afectaron tanto el día a día. Hacer deporte, estudiar, tener la cabeza creativa, estar activo y positivo, poder tener un lugar al aire libre es fundamental y lo agradezco”.


Christian Sancho en su casa durante la cuarentena (Instagram)
Christian Sancho en su casa durante la cuarentena (Instagram)

Claro que una casa grande también conlleva ciertas responsabilidades y tareas que de golpe tuvo que aprender a hacer, como cortar el pasto. “Eso era trabajo de otro, ahora es trabajo de uno, entonces uno se pone en los pies del otro y aprende un oficio”, celebró.

Aunque hace muchas cosas, no tiene horarios ni rutina. Así como un día se puede levantar a las nueve de la mañana o a las once, al día siguiente podría hacerlo a las dos de la tarde, dependiendo cómo haya sido la noche anterior, ya que muchas veces se queda mirando alguna película hasta tarde, estudiando o leyendo.

Es que para él la cuarentena no son vacaciones, por eso comenzó a realizar de manera online un curso de preparador físico: “Además de que me gusta entrenar, quiero tener más conocimientos y un título que me avale para trabajar”. Además, está trabajando en la producción de un documental sobre las Islas Malvinas, junto con la fundación No me olvides, lo que implica muchas horas de lectura y de investigación.

Christian Sancho y su perro durante la cuarentena (Instagram)
Christian Sancho y su perro durante la cuarentena (Instagram)

También aprovecha para jugar con su hijo Gael de diez años, ya que considera que “desde lo lúdico todo es más fácil”. Por eso sus dos lugares preferidos de la casa son la pileta y el arco de fútbol.

Aunque está en familia es inevitable no extrañar a sus papás que viven en Rosario y a quienes, entre la temporada en Mar del Plata, la presentación de la película en España y la cuarentena, no ve desde noviembre: “Más allá de las videollamadas, queda pendiente poder estar una hora con ellos y con mi hermano, que vive en Londres”.

El próximo 18 de abril el actor cumplirá 45, no se sabe si para ese entonces seguirá o no el aislamiento. Aún así, no piensa en ello: “No sé cómo la pasaré, siento que seguiré en cuarentena. Va a ser distinto, veremos cómo se festeja, pero es un nuevo año, nueva vida y posibilidad de encontrarse con una nueva era porque este 2020 va a ser un año de crecimiento en muchos aspectos. Lo viviré de la manera que sea”.

Para finalizar, el actor que tenía programada una gira a partir de este mes con la obra Despedida de Soltero y el estreno de Un Crack para mayo, le dejó un mensaje a la gente: “Hay que tener paciencia, tolerancia y escuchar al otro, esta cuarentena nos enseñó a conocernos, a mejorar, a no enojarnos y vivir desde un lugar más simple. Quédense en casa porque si se cuidan, cuidan a la gente que más uno quiere”.

SEGUÍ LEYENDO