Andrea Frigerio comparte con Teleshow cómo pasa la cuarentena en su casa


“Acá estoy. Esta es mi vida en cuarentena. Aprovechando a estar más en casa, porque cuando trabajo no estoy mucho”.

Desde su casa, en donde cumple la cuarentena total junto a su marido, Andrea Frigerio comparte con Teleshow cuál es su rincón favorito de su hogar, y en donde pasa más tiempo por estos días, desde que comenzó el aislamiento obligatorio con el fin de evitar la transmisión del coronavirus.

Se trata de su escritorio, que está decorado con un enorme cuadro de una foto que tiene con su hija Josefina, que actualmente está viviendo en Madrid. “La extraño un montón. Estoy preocupada, dice sobre la situación que se vive en dicho país, en donde hubo más de 13 mil muertes y 140 mil infectados.

Luego, recorre con su cámara el ambiente, cuenta que además de una biblioteca tiene a su alcance los libros que está leyendo en este momento. Así como también los cuadernos en los que escribe. “También estudio”, detalla la actriz que el año pasado se lució con su personaje de Ivonne en Argentina, tierra de amor y venganza.

Sobre la mesa del escritorio, además de los libros y cuadernos, tiene su computadora portátil junto a una lámpara que posiblemente enciende cuando trabaja de noche. Al lado, hay un mueble con cajones al que ella describe como su “mini laboratorio”. Allí, asoman varios tubos de ensayos. “Soy la directora creativa de una marca de perfumes, Roses are Roses, explica. “Acá hago mis mezclas”.

En otra pared, hay un televisor, a través del cual elije distenderse. “Veo series, o algún tipo de entrenamiento: hago yoga y ejercicios posturales”. También tiene un balcón con un deck de madera. “Cuando tengo ganas, salgo un ratito, miro el cielo...”, continúa Andrea, que pasa el aislamiento junto a su marido, Lucas Bocchino.

Andrea Frigerio mostró el lugar de su casa en el que más está durante la cuarentena
Andrea Frigerio mostró el lugar de su casa en el que más está durante la cuarentena

En las casi tres semanas que lleva la cuarentena total, la actriz salió solo dos veces de su casa. Una a la verdulería, previamente había hecho el pedido por teléfono, y otra a la farmacia. “Queda a cinco cuadras de mi casa. Fui en auto, y por suerte no había nadie. Así que entré, pedí lo que necesitaba, pagué y me fui a los cinco minutos. Hice rapidísimo”, destaca y aclara que no volvió a salir de su hogar.

¿Cuáles son los recaudos que tomó a la hora de salir? Según su relato, lo hizo con barbijo “y mucho alcohol en gel”. Una vez que regresó a su casa, pisó sobre un trapo que había dejado preparado con agua y lavandina. “Después me saqué esos zapatos, la ropa y me bañé. El resto de los días, estoy de entrecasa, porque no salgo”.

Por su parte, Andrea cuenta que lo que más extraña es el contacto directo con sus familiares. “A Fini no la veo desde enero, cuando vino a Argentina. Yo tenía planeado ir a Madrid a verla, pero no lo veo posible. Y ella tampoco puede venir para acá”. La actriz destaca que hoy la tecnología le permite ver a sus seres queridos, por lo menos a través de una pantalla.

Esa es la forma más cercana de poder llegar a sus nietos Olivia (7), Ramón (5) y Jacinta (3). “Hacemos videoconferencias larguísimas. Hablamos durante horas, a veces dejan el teléfono y yo me quedo mirando lo que hacen. Después vuelven, nos reímos. Nos extrañamos mucho. Ellos vienen mucho a mi casa, y desde que pasó todo esto no nos vimos más".

Muero de ganas de abrazarlos y verlos a todos. Yo soy muy del abrazo, el beso. Me estoy guardando el momento para cuando se pueda”, continúa y enfatiza que también extraña a sus hermanas y a sus cuñados.

También sostiene que echa de menos a sus compañeros de trabajo. “¿Cómo vamos a hacer para saludarnos? Porque van a cambiar las costumbres. No vamos a poder darnos besos y abrazos, que es lo más lindo de la amistad”, analiza sobre los cambios que seguro comenzarán a implementarse aún cuando se levante la cuarentena. “Un beso a la distancia”, dice Andrea Frigerio antes de terminar la grabación que compartió desde la intimidad de su casa.

SEGUÍ LEYENDO