(Crédito: Santiago Saferstein)
(Crédito: Santiago Saferstein)

“Es un tiempo de mucha introspección”, definió Thelma Fardín la cuarentena que está pasando sola con su gata en su departamento de Belgrano. Sin embargo, además de utilizar el tiempo para pensar, la actriz aprovechó estos días para ordenar, cocinar, hacer ejercicio y estudiar, sin olvidar su rol social, en este momento más fuerte que nunca, ya que aseguró que desde el 20 de marzo comenzaron a multiplicarse en sus redes los mensajes de mujeres víctimas de violencia de género que le pedían ayuda.

Es un tiempo también de descanso. Venía de dos años de no parar, tres de no tomarme vacaciones”, dijo la actriz en diálogo con Teleshow y de inmediato aclaró: “Esto no son vacaciones por el contexto, pero es un momento interesante para estar con uno, para calmar el ritmo vertiginoso y me hace bien”.

Entre las cosas que hizo en esta primera semana de aislamiento social y colectivo, ordenó toda su casa: “Soy ordenada, ¡pero ahora está todo en su lugar como nunca!". También estuvo cocinando ya que a veces “la velocidad en la que vivía” no le dejaba tiempo: “Hago panes, cosas dulces, recetas mas fit, de todo un poco y como no puedo salir me las arreglo hasta ultimo momento con lo que tengo en la heladera y hasta que no agoto todo no salgo”.

Para mantener el equilibrio y hacer de todo un poco, también tiene espacio para la lectura y para tomar clases virtuales de pilates. Y como el aislamiento tiene que ver con el contacto físico pero no con la distancia, se junta de forma remota con sus amigas a tomar mate o un vino a la noche: “Estamos priorizando que cosas nos importan”.

“Es un tiempo también de descanso. Venía de dos años de no parar, tres de no tomarme vacaciones”, dijo la actriz en diálogo con Teleshow
“Es un tiempo también de descanso. Venía de dos años de no parar, tres de no tomarme vacaciones”, dijo la actriz en diálogo con Teleshow

Aunque no puede salir de su casa, tiene muy presente su rol social, ya que desde diciembre del 2018 cuando hizo pública su denuncia radicada en Nicaragua por violación contra Juan Darthés, se convirtió en una referente de las mujeres. Desde que comenzó la cuarentena, se multiplicó la cantidad de mensajes de mujeres que le llegan para contarle que están viviendo situaciones de violencia.

“Estoy tratando de encontrar las forma de ser útil desde acá, de ayudar en casos de situaciones de violencia que llegan a mis redes por el desborde que hay y encuentran en mis redes una forma de pedir ayuda. Estoy tratando de articular con el ministerio de la Mujer, y están dando respuestas”, contó.

Apenas se percató de que le estaban “lloviendo” los casos, se contactó con Elizabeth Gómez Alcorta, abogada a cargo del ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, quien la presentó con su equipo de trabajo: “Estamos viendo las herramientas que se implementan para derivar los mensajes que me llegan según la necesidad”.

Thelma explicó que además de las líneas de teléfono ya existentes para denunciar violencia, como el 144, habilitaron un número de WhatsApp y un mail ( +54 1127716463,(+54) 1127759047, +54 1127759048, linea144@mingeneros.gob.ar): “Muchas mujeres no pueden hablar por teléfono porque están al lado de su agresor, además hay psicólogas que atienden a esas víctimas para darles contención. O si tenés que ir a la comisaria a denunciar se permite esa circulación y si no te podés trasladar te mandan un móvil a tu casa y el móvil te lleva a la comisaria de la Mujer para hacer la denuncia”.

Desde que comenzó la cuarentena, se multiplicó la cantidad de mensajes de mujeres que le llegan para contarle que están viviendo situaciones de violencia
Desde que comenzó la cuarentena, se multiplicó la cantidad de mensajes de mujeres que le llegan para contarle que están viviendo situaciones de violencia

Lo que está pasando es algo inédito, por eso hay que pensar nuevas formas de contención: “Con la pandemia se tomaron medidas muy buenas para la salud, pero que tienen su coletazo por muchos lugares, y uno de ellos es la violencia de género”.

Leer los mensajes de sus seguidoras no es fácil, por el contrario, pero a ella le hace bien “sentirse útil” y que acudan a ella: “Es doloroso, pero aunque yo no escuche los casos, sé que existen, prefiero saberlo de cerca y poder ayudar de alguna forma a pesar del encierro”.

Por eso ella se apoya en su grupo de amigas y compañeras que la contienen y entre todas se sostienen: “Nos volvimos muy buenas armando redes nosotras y las mujeres en general”.

Si sufrís violencia de género o conocés a alguna víctima, llamá al 144: es gratis y atiende las 24 horas

SEGUÍ LEYENDO