Una diva total: Susana Giménez se prepara para comenzar su temporada número 30 en la pantalla chica (Telefe)
Una diva total: Susana Giménez se prepara para comenzar su temporada número 30 en la pantalla chica (Telefe)

Susana Giménez se sincera: dice ser "muy vaga" a la hora de hacer actividad física. Sin embargo, minutos antes de atender a Teleshow, estaba en entrenando en la sala de su casa que adaptó con aparatos aeróbicos. "Hago cinta, bicicleta y me hicieron comprar sillón para trabajar los isquiotibiales porque estoy con un dolor en la rodilla", explica la conductora, que esta noche, a partir de las 22, regresa a la televisión por la pantalla de Telefe.

"Trato de entrenar tres veces por semana. No me gusta, pero lo tengo que hacer. Nunca hice mucha gimnasia, la verdad", admite, y detalla que una molestia en la rodilla que desde hace tiempo la tiene a maltraer, no será un impedimento para sentirse cómoda en su programa. "Me duele cuando uso tacos muy altos. Pero por suerte, en esta temporada vienen los tacos más bajos", celebra sobre la nueva tendencia.

Si bien hace más de 30 años que realiza sus clásicos ciclos, Susana asegura que "el miedo y los nervios siempre están". Además, le cuesta conciliar el sueño temprano -"nunca me duermo antes de las tres o cuatro de la mañana"-, es por eso que los sábados a la noche decide quedarse en su casa mirando alguna serie.

Actualmente la tiene atrapada Los últimos zares, que cuenta la trágica historia de los Romanov y está ambientada en Rusia a principios del siglo XX. Y también Bolívar: una lucha admirable, que retrata la vida del libertador Simón Bolívar. "Me encantó aprender sobre él, porque siempre está en todas las fotos pero no se sabe quién es. Me fascina todo lo que es historia de todo el mundo".

El divertido video que publicó Susana el día de la producción de fotos de promoción para su regreso a la televisión (Instagram)

Horas antes de su regreso a la televisión, Susana llega a los estudios de Martínez con tiempo para hacer una prueba de sonido e iluminación, y caminar la distancia que hay desde su entrada hasta el escritorio. Desde allí hará los sorteos en sus clásicos juegos telefónicos: este año regalará seis millones de pesos. "Ya tengo el look preparado con lo que me voy a poner", anticipa quien recibirá a Luisana Lopilato en su primer programa.

Como cada estreno de temporada, Susana estará acompañada por sus amigos y seres queridos. Su hija, Mecha Sarrabayrouse, y sus nietos, Manuel y Lucía Celasco, estarán presentes en la gran noche de la conductora, que este año tendrá nuevos formatos como el certamen Pequeños Gigantes que tendrá a Tini Stoessel y Pablo Lescano en el jurado.

"Pero no me van a ver bailando cumbia a mí, eh…", advierte sobre el popular ritmo que define al ex líder de Damas Gratis. "¡Bah! No sé qué voy a hacer porque por ahí un día me levanto, se da y lo hago. Pero no tengo nada planeado fuera de la rutina. Los protagonistas son los chicos".

Susana Giménez junto a Tini Stoessel y Pablo Lescano (Instagram)
Susana Giménez junto a Tini Stoessel y Pablo Lescano (Instagram)

Si bien no tiene cábalas, Susana cuenta que en su camarín -que a esta altura podría ser su segunda casa- su asistente, Marcela, le armó un santuario formado por los regalos que le han enviado a lo largo de los años. "Me acompañan las vírgenes, San Expedito, Juan Pablo II. Eso sí que lo sigo repitiendo porque me trae buena energía. Son obsequios de gente que me adora, y me los han dado con mucho amor", explica la tía Su, tal como la llama su ahijado Mirko, el hijo de Marley, quienes esta vez la apoyarán a la distancia en su debut, ya que están viajando con la producción de Por el mundo.

"La gente se tiene que divertir y tener una sonrisa en la cara. No quiero hablar de política. El público está harto de escuchar a los opinólogos que no saben nada y hablan y hablan… Yo, por el contrario, quiero que tengan un poco de relax y alegría. Que descansen y no estén pensando en las cuentas que hay que pagar a fin de mes", dice Susana, quien hasta hace un tiempo "solo veía programas políticos".

"Los políticos se descalifican todo el tiempo y no presentan un plan de lo que van a hacer. Yo sé que es por ahora, pero verlos todos los días es mucho", lamenta la conductora, que tomó la decisión de que este año -que es electoral- no sentará en su living a ningún candidato a presidente. "Si invito a uno, tengo que traer a todos. Y no quiero hacer ninguna diferencia. Además, a la gente no le gusta. Lo sé porque me lo han manifestado, y los entiendo porque hay un exceso de políticos en todos los canales".

Con respecto a la realidad económica argentina, la propia Susana reconoce que fue víctima de los aumentos. "Alguna puteada me mando cuando me llega una factura. Me han llegado abultadas, como a todo el mundo. Pero si yo me quejo, ¿qué tiene que hacer la gente? ¿Suicidarse?", cuestiona, la diva que debió ajustar su economía, buscando "abaratar" algunos gastos en su casa de Barrio Parque. "Uno trata de ser cuidadoso: por ejemplo, mandé a que pongan luces de led en el jardín. Es horrible que te aumenten otra vez todo. Una pesadilla".

Este año, Susana no quiere invitar a políticos a su programa; y existe la posibilidad de que realice un viaje especial para entrevistar a un artista internacional
Este año, Susana no quiere invitar a políticos a su programa; y existe la posibilidad de que realice un viaje especial para entrevistar a un artista internacional

Es de público conocimiento la relación de amistad que mantiene con el presidente Mauricio Macri, a quien le ha comentado su opinión sobre los aumentos. "No necesita que yo se lo diga igual, él lo sabe. El tema es que la última vez que me encontré a (el jefe de Gabinete) Marcos Peña me dijo que no iba a haber más aumentos. Desgraciadamente no cumplió (sonríe). Yo me pregunto: ¿no puede firmar un decreto para que no haya más aumentos? Yo lo firmaría, pero como no entiendo mucho de política…".

En su mesa de luz tiene Largo pétalo de mar, de Isabel Allende. ¿Y Sinceramente, el libro de Cristina Fernández de Kirchner? "¡Jamás! No me interesa porque no creo que sea verdad todo lo que dice. Ha mentido toda la vida, ¿por qué no mentiría ahora?".

Enredada. Tiene un millón y medio de seguidores de Instagram, con quienes suele compartir históricas fotos y recuerdos de las películas que realizó o los personajes con quienes compartió trabajos. Pero también los usuarios han sido testigos de los errores que ha cometido en la red social. Si bien hay una persona que le maneja su cuenta, después de los reiterados bloopers que cometió ella misma, pidió que le borraran la aplicación de su celular.

"Como siempre me mando cagadas, no quiero manejar nada. Aprieto cualquier botón y salen fotos espantosas. No es lo mío". Y cada vez que realiza un posteo "sin querer", su asistente y sus amigos la llaman para reprochárselo. "¡Qué sé yo! Me estaba poniendo crema en la cara, agarré el teléfono para ver quién me había llamado y salió la foto", dice, divertida. Pero Susana no se rindió tan fácil: pidió una clase particular para aprender a usar la red social. "El celular lo manejo bien, pero lo uso solo para hablar. Esto tampoco debe ser tan difícil…". No hubo caso.

Con el objetivo de mostrar a su gato, Susana terminó mostrando la intimidad de su mesa de luz en las redes sociales (Twitter)
Con el objetivo de mostrar a su gato, Susana terminó mostrando la intimidad de su mesa de luz en las redes sociales (Twitter)

Una transmisión en vivo hablando de Marcelo Tinelli y Mirtha Legrand, una selfie a cara lavada, los objetos de su mesa de luz y tres mensajes en Twitter son algunos de los errores que cometió en la red social. ¿Grave? Para nada: Susana lo toma con gracia. "Yo siempre le pongo humor a todo, porque sino te matás. En este país tenés que tener un buen humor para no caer en el horror en el que está la gente, que vive en un estado de frustración, locura y agresividad. La gente no está bien. Y tiene sus motivos".

Un viejo amor. El 17 de junio se estrenó la miniserie que cuenta la vida de Carlos Monzón, el ex boxeador que fuera pareja de Susana Giménez en los '70, y que murió en un accidente automovilístico durante una salida transitoria de la cárcel, en la que cumplía la condena por el femicidio de Alicia Muñiz.

Celeste Cid será la encargada de interpretar a Susana en el unitario. "Antes de grabar, me llamó y me dijo que estaba muy emocionada. Le dije que lo disfrutara y no le dije nada sobre mi personaje. Ella es adorable".

Sobre la ficción, Susana aclara que la está viendo "al igual que todos", de manera tal que todavía no salió su aparición y que, por lo que vio hasta el momento, la ficción describe al Carlos Monzón que ella conoció.

En 1974, Susana Giménez y Carlos Monzón protagonizaron “La Mary”, película dirigida por Daniel Tinayre
En 1974, Susana Giménez y Carlos Monzón protagonizaron “La Mary”, película dirigida por Daniel Tinayre

"En ninguna serie que se hace sobre un personaje, es exacto. Es difícil, pero la gran parte sí. Muchas peleas son verdad, y creo que está bien hecha. Es difícil porque es un personaje que está muy metido y que la gente se acuerda de todo. Uno pretende que los actores que lo hacen sean clones, pero no es así", analiza quien estuvo en pareja durante cuatro años.

Un icono de la tevé. Hace un tiempo, después de 25 años haciendo un programa diario, Susana decidió hacer una emisión semanal porque "llega un momento en que uno se cansa". Según confía, el hecho de tener que salir en vivo de lunes a viernes le impedía viajar a su chacra de Punta del Este, allí donde cuida rigurosamente de sus perros. "No podía ir nunca", explica la diva, que hoy en día solo realiza viajes "de placer".

Y quizás, de esto se trate también su regreso a la pantalla: poder disfrutar de la conducción sin apuros, sin apremios, sin las presiones de la televisión. Sintiéndose cómoda en el estudio, a gusto, relajada, como si en verdad estuviera en la intimidad de su mansión de Barrio Parque o en La Mary. Hace rato que el living de su programa también es su casa.

SEGUÍ LEYENDO