Maxi Oliva, con su esposa y su hija, en una de sus últimas imágenes (Foto: Facebook)
Maxi Oliva, con su esposa y su hija, en una de sus últimas imágenes (Foto: Facebook)

En el mediodía de este sábado murió Maxiliano Oliva. Tenía 34 años, un enorme sobrepeso (cercano a los 500 kilos). Y en el último tiempo era asistido por un respirador. Ya no podía moverse de su casa, en Lomas del Mirador. Ahí falleció quien fuera el ganador de la primera edición de Cuestión de Peso, en 2007.

"Sabía cuál era su estado", aseguró el doctor Alberto Cormillot en diálogo con Teleshow. Encabezando el equipo de especialistas de su clínica, Cormillot estaba a cargo del tratamiento que iniciaba cada uno de los participantes que ingresaba al reality, emitido en casi todas sus temporadas por El Trece.

"El viernes estuve hablando acerca de Maxi en Malvinas (por el Centro Municipal de Obesidad y Enfermedades Metabólicas, adonde Oliva ingresó en febrero de 2017, luego de una fuerte recaída). Le pregunté a una responsable del centro. No recordaba bien cuándo era la última vez que había estado internado, y pidió irse a la casa. Y después, cuando tenía que venir, pedía la ambulancia y no venía", agregó Cormillot.

Alberto Cormillot con Maxi Oliva, en "Cuestión de Peso" (Video: El Trece)

—¿Cómo era Maxi como paciente? ¿Cumplía el tratamiento?

—Como paciente tenía momentos de cumplimiento: él tuvo grandes logros. Pero esta es una enfermedad que, al tener alterado el centro regulador del peso, el paciente no cumple porque no puede, y no porque no quiere. La solución con Maxi hubiera sido llegar a la cirugía (gástrica), pero las veces que se lo evaluó, su peso estaba muy alto. Y como no era muy consecuente con el tratamiento, ningún cirujano se animó a operarlo; se habló con varios cirujanos. En general se trata de operar por debajo de 180, 200 kilos. Y en 2017 (cuando Oliva reingresó al certamen) estaba cerca de 250 kilos.

—¿Qué sintió al enterarse de su muerte?

—Siempre que se muere un paciente es un dolor grande, un nuevo duelo. Pero al mismo tiempo uno sabe que este tipo de pacientes es de altísimo riesgo. Hay toda una movida de que no hay por qué estar en contra de la gordura, que hay que aceptarla. Y es una pavada. Uno no está en contra de los diabéticos, pero está en contra de la diabetes. Dicen: "Está gordito y no tiene nada". Y sí, ¡tiene! ¿Se va a morir ahora? No, si es joven no. Pero después de los 40 o 50 años tendrá problemas de salud, se empezará a deteriorar su calidad de vida. Vivirá cinco o diez años menos que el resto de la gente. La obesidad está entre las primeras causas de muerte. Hay que aceptar a todo el mundo, tenga lo que tenga. Pero otra cosa distinta es la recomendación: "Si usted tiene sobrepeso, tiene que adelgazar". Si no quiere hacerlo, está en todo tu derecho. Ahora, ¿es culpable de tener sobrepeso? No. Es una epidemia que afecta a cerca de 2500 millones de personas en el mundo. Tiene que ver con el estilo de vida que se lleva ahora: el tipo de comida, el sedentarismo, el dormir menos, la depresión, el estrés.

—Maxi Oliva dijo varias veces que la depresión la había llevado a entrar en un círculo vicioso con la obesidad.

—Sí. La depresión genera obesidad, y la obesidad genera depresión. En algunos casos el círculo vicioso empieza con una; en otros casos, con la otra. Pero cuando las personas pasan el umbral de los 130, 150 kilos, es muy difícil que clínicamente puedan volver, y ahí es cuando se hace necesaria la cirugía. Pero a veces se desarticula tanto el sistema de neurotrasmisores que regula el peso que a las personas les cuesta mantener una conducta. "Vos no mantenés una conducta", les dicen. Y no, no la mantienen porque no la pueden mantener.

El traslado de Maxi Oliva en 2017, luego de que derrumbar una pared de su casa para que pudiera salir (Video: "Cuestión de Peso", El Trece)

—¿Su clínica nunca interrumpió el tratamiento de Maximiliano?

—Nosotros no; lo interrumpió él. Todas las personas que pasan por Cuestión de Peso siguen manteniendo el tratamiento.

—¿De por vida?

—Mirá, el contrato que los participantes firman con canal dice "por tres meses", que es un contrato razonable. Pero en la práctica, nosotros nunca le suspendemos el tratamiento a un paciente.

—¿Tiene miedo de que a partir de la muerte de Maxi lo alcance alguna crítica?

—¿Porque se muere un paciente de 400 kilos? ¿Cuál es la crítica?

—Que de alguna manera, lo responsabilicen. O llegue algún comentario negativo.

—En el mundo de las fake news pueden aparecer comentarios negativos sobre cualquier persona, sea real o no. Y es como que vos le digas a un cardiálogo después de que se le murió un paciente: "¿Tiene miedo de que le llegue algún comentario negativo?". Y… si lo atendió mal, por ahí sí; pero si lo atendió bien, no. Nosotros lo atendimos a Maxi según nuestra mejor práctica. Después, puede aparecer alguien que se aproveche o que busque un título. Pero sabemos que las personas con un gran sobrepeso se mueren más fácilmente que las personas que tienen un peso adecuado.

Alberto Cormillot
Alberto Cormillot

SEGUÍ LEYENDO