La canción habla de amor incondicional y de pasión, dos emociones que se exacerban en épocas mundialistas. Y sin embargo, "Me das cada día más" no se refiere al fútbol: cuenta la historia de dos amantes. Pero como las letras son resignificadas por el imaginario popular, cuando Valeria Lynch canta "en las buenas y en las malas, a mi lado siempre tú…", es imposible no pensar en la fidelidad de un hincha, o en el coraje de un ídolo inclaudicable.

Y desde que el tema alcanzó la fama con las imágenes de Diego Maradona en un videoclip, "de una forma sobrehumana…" no puede referirse a otra cosa que no sea el talento extraordinario del 10. Pero entonces, ¿quién es "Mi buen amor, mi gran amor, siempre conmigo…"? La Albiceleste, el manto sagrado para cualquier futbolero nacido en estas tierras. O si se quiere, la pelota, cuyo destino marca el de millones.

La canción que Valeria entona en agudos inalcanzables ("¡Más!, me das cada día máááás…") fue elegido para musicalizar el exitoso documental Héroes, que narra lo ocurrido en el Mundial de México 86, la última vez que un capitán argentino levantó el tan ansiado trofeo. Y que a la par de la fiebre por Rusia 2010, Netflix ahora puso a disposición en su plataforma.

Pero detrás de esa melodía inspirada en dos amantes, hay una historia con inicios muy distantes al deporte del balón. Porque a diferencia de temas como el inolvidable "Un'estate italiana", de Italia 90, sus creadores, Víctor Yunes y el Paz Martínez, no la compusieron a pedido de la FIFA. "Me das cada día más" no fue la canción que identificó la competencia disputada en territorio azteca (en verdad, fue la desabrida "A special kind of hero", de Stephanie Lawrence), pero es imposible no asociarla con esa copa del mundo.

Víctor Yunes y el Paz Martínez
Víctor Yunes y el Paz Martínez

Sentado en el jardín de una casa de Monte Grande, un par de años antes de que Maradona le hiciera dos goles a Inglaterra en los cuartos de final, Yunes escribió las primeras estrofas. "En las buenas y en las malas, a mi lado siempre tú, de una forma sobrehumana, a mi lado siempre tú / No es tan fácil convivir conmigo, sin embargo siempre al lado mío, mi buen amor, mi gran amor, ¡siempre conmigo!". A su lado, al Paz Martínez se le ocurrió el estribillo: "Más, me das cada día más, Aleluya por el modo que tienes de amar".

La registraron en SADAIC. Pero le faltaba algo para convertirse en canción, en esa canción: la voz de Valeria Lynch, claro. Tras analizar distintos intérpretes, los autores de "Me das cada día más" se inclinaron por ella debido a dos razones. "Primero, porque canta maravillosamente bien y la obra se potencia con una gran intérprete; segundo, porque cobraríamos muy buen dinero por derechos de autor", admitió Yunes en un reportaje.

El disco de Valeria Cada día más, que las disquerías mostraban en sus bateas en 1983, incluía esa canción. Y pese a las buenas ventas, la explosión se produjo tres años más tarde con el lanzamiento de Héroes. "Las radios estallaron. Salió despedida al mundo", recordaron sus compositores.

Ya campeón del mundo, Maradona danza con la voz de Lynch. ¿Quién está atrás? El humorista Waldo
Ya campeón del mundo, Maradona danza con la voz de Lynch. ¿Quién está atrás? El humorista Waldo

Este viernes 29 de junio se cumplirán 32 años desde aquella corrida interminable que Jorge Burruchaga coronó en gol, y que significó la consagración argentina y el paso a la inmortalidad de Diego Maradona, con Héroes como registro fílmico de la hazaña.

Pero hoy, martes 25 de junio de 2018, esta Selección y toda una generación de futbolistas -tan amada como bastardeada- se juega ante Nigeria su última chance en el Mundial de Rusia. Y como quien esto escribe se aferra a las utopías, y hasta se permite soñar pese a tantas pesadillas, sostiene que no sería tan descabellado ver en unos meses una secuela de Héroes. Todavía un tal Lionel Messi ("Te quiero al lado mío cada día más", cantaría Lynch) alimenta ilusión.

De suceder la quimera, el escollo mayor sería encontrar una canción que conmueva tanto como "Me das cada día más". Y buscar otra voz como la de Valeria.
Eso sí es inviable.

SEGUÍ LEYENDO