La AFIP, a través de la Dirección General de Aduanas, desarticuló una red que se dedicaba al contrabando y comercialización ilegal de cigarrillos electrónicos.

En 28 allanamientos simultáneos que tuvieron lugar en las ciudades costeras de Mar del Plata, Miramar y Balcarce, los agentes incautaron elementos como esencias, químicos para prepararlas vaporizadores y vapeadores, además de los cigarrillos electrónicos para consumirlas.

También se secuestraron celulares, computadores y material de promoción. El valor de toda la mercadería -más de 6.000 unidades- supera los $4.600.000 y está prohibida por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) debido a que atenta contra la salud de las personas.

La investigación que culminó con el operativo comenzó a principios de este año. Recolectada la evidencia, la Aduana realizó una denuncia por contrabando ante el Juzgado Federal N°3 de Mar del Plata, a cargo del juez Santiago Inchausti.

Más de 40 agentes de Aduana llevaron a cabo el procedimiento en distintos comerciales destinados a la comercialización de artículos electrónicos, y contaron con la colaboración de la Delegación de Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la Policía de la provincia de Buenos Aires, como así también de la Prefectura Naval Argentina.

Los riesgos del cigarrillo electrónico

Según reveló un estudio del Centro Médico de la Universidad de Kansas en junio, los cigarrillos electrónicos son tan propensos como los cigarrillos comunes a provocar una "tos de fumador" y a dejar al consumidor débil frente a enfermedades respiratorias.

Los investigadores señalaron que, incluso sin tabaco, la nicotina en productos como el cigarrillo electrónico Juuls impide que los pulmones limpien la mucosa. Y afirmaron que hay más nicotina por una sesión de vaper que en un cigarrillo. mientras que el tabaco transporta la sustancia rápidamente al torrente sanguíneo, explicaron, el vaper no lo hace, lo que deja más nicotina en los pulmones.

En consecuencia, indica el estudio, los usuarios de cigarrillos electrónicos gradualmente experimentan una acumulación de flema, lo que aumenta el riesgo de tos y allana el camino hacia enfermedades como el asma y la bronquitis crónica.

En tanto, otro estudio publicado por el doctor Joseph Wu, director del instituto cardiovascular de la Universidad Stanford en el Journal of the American College of Cardiology, aseguró encontrar pistas que indicarían que los saborizantes de los cigarrillos podrían causar problemas cardíacos.

Luego de realizar una serie de estudios, los investigadores vieron que el vapeo y algunos saborizantes, incluso sin nicotina, desencadenaron una disfunción de los vasos sanguíneos que puede incrementar el riesgo de enfermedades cardíacas.

Seguí leyendo: