En la madrugada del sábado 23 de febrero, una serie de llamados al 911 alertaron que en el salón de eventos Xanadú, de Villa La Ñata, zona de Tigre, una mujer se había desvanecido y no respiraba. La actriz y modelo Natacha Jaitt había participado de una reunión con otras cinco personas en ese complejo y fue hallada muerta ahí mismo sobre la cama de una suite.

Dos días antes, el jueves 21 a las 23 horas, Jaitt le envió dos mensajes de voz a un "amigovio" mendocino según fuentes de su entorno, del que no se sabía su existencia hasta el momento. Los audios, a los que pudo acceder a Infobae, indican que la modelo tuvo una conversación con Gonzalo Rigoni (45), dueño del Xanadú, con quien se contactó a través de su socio Raúl de Jesús Velaztiqui Duarte (47) y que conoció la noche que se produjo su muerte.

Gonzalo Rigoni, dueño del salón Xanadú.
Gonzalo Rigoni, dueño del salón Xanadú.

"¿Te bañaste? Me tuvo una hora por teléfono hablando el dueño del salón que voy mañana. Ay, no puedo más",  le dice Jaitt extenuada en el primer audio a este hombre, en referencia a Rigoni. "Mirá el salón. El tipo de eventos que yo hago son estos, eh", le agrega en otro mensaje que envía junto con una catarata de fotos y un video promocionales que le había compartido el dueño de Xanadú.

La conversación de la modelo con su “amigovio” mendocino
La conversación de la modelo con su “amigovio” mendocino

En su declaración, Rigoni dijo que hasta ese viernes no sabía quien era ("Yo no la conocía porque no miro la tele") pero que en la reunión se habló con ella y Velaztiqui de la posibilidad de armar una fiesta en el lugar "muy cool, con valet parking, música de los 80 y 90, que les encantó". "Intercambiamos ideas para la fiesta, pensando en un perfil de glamour", contó el empresario, que también es importador de material vial.

También dijo que Natacha "estaba muy drogada", "exaltada, y visiblemente bajo los efectos de la cocaína", substancia que apareció en las  pericias posteriores, tanto en el cuerpo de Jaitt como en la orina de Rigoni.

En un momento dado se dirigieron a la habitación, Jaitt siguió consumiendo drogas allí y cuando salió y volvió a ingresar la vio "haciendo movimientos ondulantes boca abajo como frotándose los genitales de una forma claramente sexual" e intentó que ella le practicara sexo oral y como no contestó se retiró porque pensó que se había quedado dormida. Cuando volvió a subir acompañado de Velaztiqui, la modelo estaba muerta.

Los movimientos ondulantes, estiman fuentes cercanas al caso, podrían haber sido no una masturbación, sino una reacción a un dolor extremo: la autopsia determinó que la actriz tuvo una fuerte hemorragia interna en las trompas de Falopio.

La Justicia examina el teléfono celular de Natacha Jaitt en busca de información clave (Nicolas Stulberg)
La Justicia examina el teléfono celular de Natacha Jaitt en busca de información clave (Nicolas Stulberg)

Este miércoles a la mañana empezaron las pericias tecnológicas del teléfono celular y la tablet de Jaitt, para extraer la mayor cantidad de información posible que pueda ayudar a esclarecer lo que ocurrió el día de su muerte.

En la Fiscalía de Violencia de Género de Tigre, los investigadores lograron abrir el teléfono celular Samsung de la actriz y hacer la copia de información correspondiente. Sin embargo, no pudieron desbloquear el iPad, debido a que la contraseña que aportó la familia no coincidió. En diálogo con Infobae, Ulises Jaitt dijo que en el celular, que fue hallado en el asiento del acompañante de una camioneta de su socio, se encontraron 8 mil videos, 10 mil imágenes y 300 conversaciones.

Los resultados completos de estos análisis estarían disponibles este viernes.

SEGUÍ LEYENDO: