El salvaje agresor, detenido (Foto: Rosario3)
El salvaje agresor, detenido (Foto: Rosario3)

El violento episodio ocurrió el domingo pasado en la localidad de Alcorta, departamento de Constitución, al sur de la provincia de Santa Fe, donde un joven quedó detenido luego de quemar con agua hirviendo a su hijastra de tan solo 5 años en los genitales, como "castigo" porque la menor se había hecho pis en la cama.

El acusado, Jesús Ángel L., de 23 años, fue detenido ayer miércoles en la localidad de Alcorta, a poco más de 100 kilómetros de Rosario, mientras que la mamá de la nena, Rocío Belén M., también fue demorada por la Justicia.

Según pudo saber este medio sobre el violento episodio, el joven de 23 años le apoyó a su hijastra en la entrepierna una botella que contenía agua hirviendo, provocándole quemaduras de gravedad, a modo de castigo luego de que la nena se hiciera pis en la cama.

Inmediatamente la víctima fue llevada al Sistema de Atención Médica para la Comunidad (S.A.M.C.O.) Alcorta donde llegó junto a su mamá, la que según pudo saber Infobae a través de fuentes de la investigación "manifestaba que a la menor se le había caído agua hirviendo", lo que sin embargo aclararon "no se condecía con la simetría de la lesión".

A raíz de la complejidad de las heridas que presentaba el cuerpo de la menor  fue derivada al Hospital de Niños Víctor J. Vilela de la ciudad de Rosario, al que ingresó con quemaduras de primer grado. En simultáneo se le dio intervención a la Fiscalía de Villa Constitución, a cargo de la doctora Valeria Pedrana, quien solicitó medidas a realizar en conjunto con la Dirección de la Niñez.

Jesús Ángel L. fue detenido por personal de la comisaría 2ª de esa localidad ayer, mientras que Rocío Belén M., mamá de la nena, fue demorada por la Policía de Investigaciones (PDI) en Villa Constitución.

A partir de lo ocurrido por disposición de la Secretaría de la Niñez de la provincia de Santa Fe, se le quitó temporalmente a la pareja la guarda por un mínimo de 90 días de los tres menores, de 7 años, 5 años y 3 meses, hasta que se esclarezca en qué circunstancias ocurrió el brutal ataque.

SEGUÍ LEYENDO