Detalles de las compras que hizo el Malbrán en medio de la pandemia y generaron polémica

En marzo Infobae contó cuáles serían los insumos que iba a adquirir el instituto y adelantó que el ganador por la compra de 25 termocicladores sería Tecnolab S.R.L. En estas nota, datos y cifras que avalan la información

 Cabinas de bioseguridad en el Anlis-Malbrán
Cabinas de bioseguridad en el Anlis-Malbrán

Sucedió cuatro días antes del comienzo de la cuarentena, el lunes 16 de marzo de 2020. Ese día, en la Argentina se habían testeado a 119 casos sospechosos de Covid-19, y 10 resultaron positivos. Aquella jornada se publicó en Compr.ar (el Portal de Compras Públicas de la República Argentina), la solicitud de contratación 68-54-SCO20 del instituto Anlis-Malbrán para la adquisición de equipos e insumos para la detección del nuevo coronavirus, sobre requerimientos específicos del equipo de científicos del departamento de virosis respiratorias, a cargo de la doctora Elsa Baumeister, y el INEI (Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas), cuya directora es la doctora Viviana Molina. En ese momento, al mando del Malbrán estaba la doctora Claudia Perandones, hoy directora Científico Técnica. Si bien el doctor Pascual Fidelio había sido presentado ante un círculo reducido de trabajadores del Malbrán el 10 de marzo como el nuevo director -algo que anticipó Infobae en esa fecha- recién asumiría formalmente tras la publicación de su designación en el Boletín Oficial el 4 de abril.

Hasta ese momento, los análisis de Covid-19 sólo se hacían en el Malbrán, había que esperar varios días por los resultados y la idea era llevar los testeos a la Red de laboratorios con que el instituto trabaja en todo el país, tal como se había hecho en el año 2009 con la gripe provocada por el virus H1N1.

Para hacer esos test, además de los reactivos, son necesarios los termocicladores.

El martes 17 de marzo se hicieron 130 testeos y hubo 14 casos positivos. Se olía la cuarentena, pero aún habría que esperar 48 horas para que el presidente Alberto Fernández la decretara. Ese día, en una nota enviada a Marcelo Mazzone (director de Administración Contable, Mantenimiento y Servicios Generales) la doctora Molina, del INEI, solicitó expresamente que la marca de los termocicladores que adquiriera el Malbrán fuera Bio Rad, producida en California, Estados Unidos, y que en nuestro país tienen exclusividad con Tecnolab S.R.L. desde el 1° de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2020, según expresa un documento certificado por la notaria de Contra Costa County, Mónica Calderón, donde se los designa como “distribuidor autorizado”.

Pascual Fidelio (director del Anlis-Malbrán), el ministro de Salud Ginés González García, Claudia Perandones (directora Científico Técnica del Anlis-Malbrán) y el presidente Alberto Fernández.
Pascual Fidelio (director del Anlis-Malbrán), el ministro de Salud Ginés González García, Claudia Perandones (directora Científico Técnica del Anlis-Malbrán) y el presidente Alberto Fernández.

Casi de inmediato, Marcelo Mazzone le respondió a Molina con la aridez propia de las esquelas de los contadores: “En relación a la Solicitud de Contratación formulada por ese Instituto, se informa que a los fines de solicitar una marca determinada con carácter de exclusividad, de conformidad a lo establecido por el Artículo 37 del Reglamento del Régimen aprobado por Decreto 1030/16, se estima imprescindible se elabore un detallado informe que manifieste de, manera precisa, las razones científicas, técnicas y/o de probada conveniencia que posee la marca requerida. De lo contrario, de acuerdo a la Normativa citada, la mención de marca será al solo efecto de señalar características generales del equipo pedido, sin que ello implique que no podrán proponerse equipos similares de otras marcas”.

Molina, a su vez, le envió los motivos: “Los equipos solicitados en el renglón Nº 1 termociclador en tiempo real CFX96 Touch Real–Time PCR Detection System Marca Bio Rad Life Science son equipos aprobados por el Centro de Referencia Internacional, el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades según su sigla en inglés) de Atlanta, USA, para la detección de virus Influenza siguiendo protocolos estandarizados por este organismo. Además, estos equipos fueron utilizados por la Red de Influenza y otros Virus Respiratorios, ya que en la Pandemia de influenza H1N1 del año 2009 fueron adquiridos por el Ministerio de Salud de la Nación para la transferencia tecnológica a esta Red Nacional de Laboratorios y a las provincias del Territorio Nacional. Debido a ello, los integrantes de la Red se han capacitado y han utilizado estos equipos por más de una década para llevar a cabo la detección molecular tanto de influenza como así también de otros virus respiratorios; equipos que después de tantos años de uso continuo se deterioran con el tiempo y quedan obsoletos, sin disponibilidad de repuestos en algunos casos. Asimismo, estos equipos contienen en un solo módulo de reacción de 96 posiciones, además de computadora o pantalla LCD, Software compatible con las técnicas que se utilizan en el Laboratorio Nacional de Referencia del INEI-ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán” y en la Red de Laboratorios”.

El miércoles 18 de marzo, mientras la doctora Molina daba las razones de la compra de los termocicladores Bio Rad, Infobae accedió a la información de esa compra del Anlis-Malbrán, con los datos públicos y el precio que aparecían en ese momento en el portal Compr.ar. Y luego llegó la confirmación -por las razones expuestas en el párrafo anterior- de la necesidad esgrimida de contar con esa marca de termocicladores, con el agregado que quien se alzaría con la compra sería la empresa Tecnolab S.R.L. ya que era quien los podía ofrecer.

Textualmente, la nota sobre las compras decía: “25 termocicladores para identificación de bacterias similares a los que tiene el Malbrán por un total de 52.798.375 pesos a la empresa Tecnolab. Y también 25 cabinas de Seguridad Biológica clase II tipo A2, de acero inoxidable y un volumen de 62 x 60 x 48 centímetros, con filtros HEPA y traslado: uno irá al Malbrán, dos a la provincia de Buenos Aires y uno a cada provincia, exceptuando CABA, por un valor total de 32.240.000 pesos”, a los que se sumaba “un ultrafreezer vertical con capacidad entre 300 y 374 litros”. En los dos últimos casos, recién se sabría a quién correspondería la adjudicación cuando se abrieron los sobres el 20 de marzo.

Ahora bien, ¿por qué se presentaron otras ofertas por los termocicladores? Mazzone le explicó a Infobae que “el encuadre de la contratación fue de adjudicación simple por emergencia, no por exclusividad. Esa licitación también contemplaba la adquisición de otros equipos para los cuales no se preveía marca. Eran tres renglones: los termocicladores, con marca; las cabinas de seguridad biológicas de marca abierta; y un ultrafreezer de -80° también de marca abierta. Para los dos últimos hubo varias ofertas. Para el renglón uno se pedía que fuera Bio Rad. Si en el país hubiera diez proveedores de esa marca, se podrían haber presentado los diez. Pero se presentó otra firma, Lovob y Cía S.A, porque la adjudicación simple por emergencia no evita que lo hagan otros proveedores. Se podía haber presentado Bioquímica S.R.L”., que también vende termocicladores, sin embargo lo hizo para los renglones 2 y 3, porque sabía que para el 1 no había competencia”.

Los insumos fueron enviados para la descentralización de los testeos
Los insumos fueron enviados para la descentralización de los testeos

Poco más de una semana antes, Anlis-Malbrán sí había hecho una contratación directa por exclusividad, con un solo renglón y por un único termociclador, a Tecnolab S.R.L. y por la marca que ofrece.

Para los tres renglones se invitó a participar a seis firmas. Las tres mencionadas más Instrumentalia S.A., Instrumental Pasteur S.R.L. y Wasserberg S.A.C.I.F.I, pero éstas no presentaron ofertas.

Cuando el 20 de marzo al mediodía -el día que comenzó la cuarentena- se abrieron los sobres, Bioquímica S.R.L. se alzó con las compras de las 25 cabinas de bioseguridad clase II de acero inoxidable por un precio total de 31.156.875,00 y del freezer ultrafrío con capacidad para 300 litros por 1.268.514,00 pesos.

En las cabinas, Bioquímica S.R.L. presentó dos opciones y debió competir contra Lobov y Cía. S.A., que también ofertó dos tipos. En el ultrafreezer debió batallar contra tres opciones que también ofertó Lobov y Cía S.A. En ambos casos, los precios propuestos por la firma perdedora eran sensiblemente inferiores. En el último ítem definió un informe técnico firmado por la doctora Elsa Baumeister. Sobre el ultrafreezer de Bioquímica S.R.L. dice textualmente el documento: “El equipo ha sido adquirido por la Anlis en otras oportunidades presentando una buena prestación y sin presentar grandes inconvenientes durante su uso”. Sobre los de Lobov y Cía S.A. expresa el informe: “Las ofertas refieren a equipos que no se han adquirido previamente por la Anlis por lo que no se cuenta con experiencia previa, además de que los valores están muy por debajo de lo estimado por el usuario y no se cuenta con la garantía que responda a las necesidades del laboratorio”.

En el caso de los 25 termocicladores, cuando se abrió el sobre, el precio total de la oferta de Tecnolab S.R.L. fue finalmente de 48.002.500 de pesos por el total, poco más de 4 millones menos estimados el 16 de marzo. Las ofertas de los dos tipos de equipamiento que ofreció Lobov y Cía S.A. (ambos de marca DLab) era superiores: 57.835.000 y 53.873.450 de pesos respectivamente. El informe técnico de Baumeister observa que la oferta de Tecnolab S.R.L. es “conveniente”, y que la de Lobov y Cía S.A. “no se encuentra dentro del listado de equipos que fueron testeados para llevar a cabo el diagnóstico de coronavirus OMS/OPS”, en referencia a la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud.

 La fachada del Anlis-Malbrán. Télam
La fachada del Anlis-Malbrán. Télam

Otro foco de conflicto fue la queja que emitió la firma Genbiotech S.R.L. en el proceso de compra 68-0035-CDI20, referido a la adquisición de una columna de aire purificado, sondas, primers, reactivos y otros insumos. Llamativamente, de los 16 renglones de esta compra, 15 se los adjudicó Tecnolab S.R.L., por un monto total de 42.556.437,64 pesos. Y el restante fue para Invitrogen Argentina S.A., que ofertó 33.990.521,40 por 180 envases de 1000 kits de reactivos cada uno.

El 19 de marzo, Mazzone le elevó la protesta de Genbiotech S.R.L. a Molina: “En los set de primers y sondas piden marca Tecnolab, el CDC no recomienda ninguna marca en particular. De todas maneras, quisiéramos saber antes de cotizar si considerarán un solo proveedor. Por otra parte, necesitaríamos que amplíen la descripción y cantidades que solicitan para poder participar en igualdad de condiciones”.

Y ésta respondió en el día: “Tenemos la experiencia de que con Genbiotech hubo errores en la síntesis, por eso, para evitar en esta situación de urgencia tener inconvenientes incluso con las sondas y primers que hay que distribuir a toda la red, siempre tenemos en cuenta sintetizar con el mismo proveedor que hasta ahora no hemos tenido inconvenientes, ya que no contamos con tiempo para probarlas”.

Desde el Anlis-Malbrán, además informaron que “en la compra por emergencia Covid-19 Nro. 001/20, participa la firma Genbiotech S.R.L. a la que se le adjudican finalmente la suma de $303.758.000 en insumos de similares características a los de la compra mencionada anteriormente. Genbiotech a la fecha solo lleva entregado el 10% del contrato y además el día 19/5/20 presentó una nota aduciendo que no puede cumplir con la misma, proponiendo cambios de productos. Esta compra fue autorizada y aprobada por el doctor Fidelio Pascual, director de Anlis”.

Seguí leyendo:

Claudia Perandones: “El Malbrán colabora con proyectos de terapias para coronavirus, y en breve habrá resultados interesantes”

Fotografiaron el coronavirus que circula por Argentina: su importancia para la investigación científica

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos