Macri y y el arzobispo Mario Poli (Télam)
Macri y y el arzobispo Mario Poli (Télam)

Entre las 1.318 preguntas que respondió este miércoles el jefe de Gabinete Marcos Peña en el Congreso, una llamó la atención. Y lo hizo tanto por el enunciado en sí, como por lo detallado y puntual de la respuesta.

"¿Cuánto ganan los funcionarios de la Iglesia?", fue una de las consultas que le realizaron a Peña desde el bloque Evolución que lidera Martín Lousteau. La pregunta volvió a poner sobre la mesa un viejo debate vinculado con la obligación constitucional del Estado argentino de mantener al culto Católico.

Marcos Peña, hoy en el Congreso
Marcos Peña, hoy en el Congreso

Según el jefe de Gabinete, la tabla salarial de los hombres fuertes de la Iglesia local es la siguiente: los obispos diocesanos cobran $46.800 por mes; le siguen los auxiliares, que se llevan $ 40.950; los obispos eméritos, $40.950; y los administradores apostólicos y diocesanos cobran $46.800.

El sostén de la Iglesia, por parte de fondos enviados directamente por el Estado nacional, tiene una partida presupuestaria de unos $130,4 millones.

Qué dice el presupuesto

La Secretaría de Culto -que pertenece al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto- prevé para 2018 un presupuesto total estimado de $176,5 millones, que incluye los salarios del organismo y otros gastos.

Lo que se envía a la Iglesia se hace a través del "Programa 17" que "ejecuta las medidas necesarias para el sostenimiento del culto Católico Apostólico Romano que la Constitución Nacional impone al Gobierno Federal a través de su Artículo 2. Este sostenimiento no se manifiesta solo como un reconocimiento de carácter honorífico o moral, sino que implica una concreta colaboración económica", según la descripción presupuestaria.

"Se trata de asignaciones a los obispos, no sueldos", aclaran desde la secretaria de Culto de la Nación. "Muchas veces se detallan para gastos generales de sus diócesis. Si se jubila, el monto es menor; pero si deja de ser titular no lo percibe más, lo empieza a cobrar el que ocupe el cargo", agregan.

Culto regula el sostenimiento de las Leyes N° 21.950 (salarios de obispos), 22.430 (salario mensual vitalicio de sacerdotes), 22.950 (seminaristas), 22.162 (para sacerdotes en zonas de frontera), y 21.540 (para jerarquías eclesiásticas puntuales).

La Catedral de Buenos Aires (Adrián Escandar)
La Catedral de Buenos Aires (Adrián Escandar)

Según el presupuesto, hay 140 obispos, 640 sacerdotes y 1.200 seminaristas.

La Secretaría de Culto prevé para 2018 $130 millones directos para mantenimiento de la Iglesia católica

Otros gastos

También el Estado asiste a la Iglesia en obras de infraestructura puntuales, subsidios a escuelas religiosas y otros desembolsos a entidades como Cáritas, jardines maternales, becas y otros. Además, la Iglesia tiene exenciones impositivas, como Ganancias e IVA.

Así, el debate sobre cuánto es el total del gasto del presupuesto destinado a la Iglesia es muy difuso y difícil de calcular. Los $176,5 millones que le da Culto directamente a la Iglesia Católica es apenas una porción del estimado total. El resto se pierde en presupuestos provinciales de diferentes ministerios y, muchas veces, ni siquiera está claramente detallado.

Hay 140 obispos, 640 sacerdotes y 1.200 seminaristas.

Dos ejemplos para demostrar la magnitud de las otras partidas. En la Ciudad de Buenos Aires, por caso, el presupuesto 2018 de la Dirección de General de Educación de Gestión Privada es de $6.500 millones. Se estima que la mitad de esa cifra se destina a colegios religiosos católicos (unos $3.200 millones). Claro que esa erogación no pasa por la institución eclesiástica, sino que va directamente a las entidades educativas.

En la Provincia de Buenos Aires, esa cifra crecería hasta alcanzar un estimado de $10.000 millones.

SEGUÍ LEYENDO: