Gabriela Sari, Rulo Schijman y su hija Donna en Punta. Foto: Carlos Gonzalez/RevistaGENTE
Gabriela Sari, Rulo Schijman y su hija Donna en Punta. Foto: Carlos Gonzalez/RevistaGENTE

El termómetro está on fire y Gabriela Sari (38) feliz de sumergirse en el agua. Mientras su pelo gotea frescura, sus ojos verdes se hacen más que elocuentes a la hora de responder.

"Así arrancó mi 2019, con mucha energía, con mucho mar. Desde el 25 de diciembre, que llegamos a Uruguay, vivimos días muy familiares con Daro (el conductor Darian "Rulo" Shijman, 36, su pareja desde 2014) y la gorda (Donna Schijman Sari, la hija de ambos, de un año y 4 meses). Hay padres que evitan las salidas con sus hijos, pero nosotros incluimos a la beba en todos los planes".

–¿Donna sigue durmiendo con ustedes?

–Ay, ¡sí! Nos atrapó el colecho. Despertarnos con ella es adictivo. Es posta lo que dicen de que te enamorás… A mí me encanta su olor, su manera de respirar, de atravesarse en la cama con las patas sobre el padre… Confieso que últimamente estoy diciendo todo lo que pensé que jamás iba a decir: ¡me he vuelto la más cliché de todas!

–¿Qué pasa con la intimidad? ¿Cómo repercute en la pareja?

–Te puedo decir que nosotros ya no somos rutinarios: nos volvimos oportunistas e improvisados. Hay momentos puntuales del tipo "¡ahora!" (ríe). Hasta experimentamos en lugares no tradicionales…

–¿Como la playa de Punta?

–No, no. Fue imposible, pero hubiese estado bueno como anécdota.

–¿Qué estará más cerca: otro hijo o el casamiento?

–¡Uy, qué pregunta! No, ninguna de las dos opciones. Ahora tengo todas las pilas bien puestas en actuar, porque en diez días arranco las grabaciones de The Host (Fox). ¡Y estoy feliz! Me parece que es un programa de lujo, con figuras número uno, y quiero estar a la altura. No hay más meta que componer ese personaje.

–¿Podés adelantar cómo será?

–Se llama Victoria Herrera. Es una mujer culta, segura y moderna, que crió sola a su hija y se encuentra con un ex amor –representado por Martín Bossi– y le blanquea que él es el padre. A partir de ahí, toda una aventura. ¡Ah! Como ella solía ser bailarina, ya estoy tomando clases de danza.

–¿Seguís pintando?

–Lo hice mucho durante el embarazo, pero ahora es una pasión un tanto relegada. Porque cada vez que intentaba sentarme, Donna aparecía detrás del atril y se tornaba peligroso.

Aunque la pareja con Rulo está consolidada, Gaby no quiere casarse. Foto: Christian Bebiera/Revista GENTE
Aunque la pareja con Rulo está consolidada, Gaby no quiere casarse. Foto: Christian Bebiera/Revista GENTE

–Hablando de Donna, hace poco subiste una imagen de ella junto a Facundo Arana, con la leyenda "hermoso domingo en familia"…

–…¡Muchos preguntaban cuál es el vínculo entre nosotros! Esa es mi manera de comprender la vida: para mí los amigos que uno forja son la familia que elige. Con Facu nos conocemos de hace muchísimos años y nos emociona vernos en esta etapa, tan paternal (él tiene tres hijos: Yaco, Moro e India). Para Donna, visitar su casa es lo más, como ir a un ecoparque. Porque Facu y Mery (María Susini) tienen un lugar verde gigantesco con conejos, patos, un hurón, perros y hasta un pony, y todos están libres y re felices.

–Sos una mujer de convicciones. ¿Vas a seguir apoyando al Colectivo de Actrices?

–Sí, ¡por supuesto! Es una lucha que comenzó hace poco y ya está obteniendo resultados maravillosos.

–¿Te sorprendieron tantas denuncias en este medio?

–Te puedo decir que la de Thelma Fardín sólo destapó la olla. Era previsible que sucediera, porque siempre ha habido abuso de poder, en todos los ámbitos. Yo, por suerte, nunca viví una situación similar… Puede ser por mi intuición. Siempre que percibí alguna situación rara o de desconfianza, puse a mi representante de intermediario para protegerme.

–¿Cuando decís "sólo destapó la olla" te referís a más denuncias concretas que aún no se conocen?

–Que todos esos testimonios movilizaron a muchas. De repente, amigas actrices de toda la vida comenzaron a contarme sus experiencias. Algo que jamás habían hecho. Lo que está pasando anima. Hay necesidad de sanar. Y cada vez son más las mujeres que buscan alivio.

–¿Tus amigas realizarán denuncias públicas?

–Había una que tenía muchas ganas pero no estaba segura de hacerla. Por nuestra última charla no creo que la concrete. Pero lo importante es que ahora sentimos que esto va a cambiar y que el abuso de poder tiene que terminar.

–¿En qué país imaginás el crecimiento de Donna?

–Y… quisiera que sea en un ámbito de respeto y amor. ¡Tal vez una utopía total! (ríe) Me encantaría que se hiciera realidad la canción de Michael Jackson que dice: (empieza a cantar) Heal the world / Make it a better place / For you and for me / And the entire human race.

por Kari Araujo
fotos: Christian Beliera y Carlos González

SEGUÍ LEYENDO: