Lucas Romagnoli es docente inclusivo y tiene 38 años
Lucas Romagnoli es docente inclusivo y tiene 38 años

Del otro lado del teléfono se oye a un hombre sereno que advierte la hora. Son las 19.10 y en 50 minutos deberá estar en la terminal de ómnibus de Bahía Blanca, su ciudad natal, para recorrer los 170 kilómetros que le demandarán dos horas y media de su vida y le permitirán llegar a Villalonga, partido de Patagones, en donde vive y se desempeña como docente de inclusión.

“Soy ciego desde que nací”, explica Lucas Romagnoli. “Y si tuviera que definirme soy alguien que siempre busca proyectos innovadores y el bienestar de la gente de las personas con discapacidad. Docencia en todo el sentido de lo que significa esa palabra”, cuenta a Infobae el hombre de 38 años.
Villalonga abriga a menos de 5 mil habitantes. Allí, en la Escuela Especial Nº 502, Romagnoli es docente de Informática, utilizando programas específicos como lectores de pantalla para que los alumnos puedan desarrollar todo el resto de las materias en la escuela. “También a manejarse en el colegio, a usar el bastón blanco en el caso de los alumnos ciegos. El bastón verde para aquellos que tienen baja visión. Estoy en el área de inclusión de la escuela secundaria, en donde coordino con los profesores. Ellos me dan los trabajos con anterioridad, los escaneo y los paso a word para que los puedan leer”, explica.
Lucas comenzó abogacía y dejó luego de dos años: "Me di cuenta por donde debía seguir"
Lucas comenzó abogacía y dejó luego de dos años: “Me di cuenta por donde debía seguir”
“Los chicos ciegos tienen la compu con lector de pantalla o el teléfono que les habla. En las redes sociales podés escuchar lo que la gente pone, sin intermediarios. Antes yo encontraba un texto y sí o sí tenía que estar en braile. Ahora es todo mas instantáneo. El que quiere estudiar abogacía puede hacer su propio material y descargarlo. Todos los potenciales adquiridos son maravillosos”, sostiene.
Lucas estudió en Bahia Blanca. Hizo la primaria y la secundaria en una escuela tradicional, de manera integrada, para después volcarse al profesorado en otra de educación especial. “Previo a eso hice dos años de abogacía. Después dejé porque no era el camino que tenia que seguir. Comencé a dar charlas en escuelas comunes sobre cómo se manejan las personas ciegas. Eso fue en 2002. Tuve una gran repercusión en Bahía Blanca, me encantaba escuchar a los chicos. Otros me decían que eran villeros, que me iban a faltar el respeto. Y nunca me pasó nada de eso. Ahí me dije: ‘tenés que ser maestro’. En 2003 comencé el profesorado”.
Apenas algunos años más tarde, con el título en mano, entendió que “la sociedad debe abrirse pero no debemos esperar a que suceda por arte de magia. Hay que mostrarle a la sociedad cómo abrirse”. Su pensamiento aún perdura y es esta la idea que lo motiva: “Las personas ciegas de antes no tenían esta apertura. Todos eran más cerrados. Salvo algunas excepciones no se abría la gente, eran otros tiempos”, recuerda.
En Villalonga, trabaja en una escuela de educación especial, brindando clases de Informática
En Villalonga, trabaja en una escuela de educación especial, brindando clases de Informática
Y a su muy buena etapa como alumno le agregó otra mejor como docente. Aunque para ello el sacrificio, que lo obligó a dejar su casa y emprender otro camino: el de la soledad. “En Villalonga se vive de otra forma, el ambiente es otro, no hay conflictos. La educación en sí encuentra apertura a nuevos materiales y a ideas que son captadas y rápidamente se quieren adaptar“, dice Lucas, quien alquila un departamento “en el centro del pueblo”, en donde la televisión no adquiere demasiado protagonismo en su vida. Sí la lectura, la investigación permanente y las reuniones con amigos. 
 “Nunca sufrí la discriminación, ni en la escuela ni en la calle, todo lo contrario. Cuando daba las charlas me tocó ir a las villas, a casas muy precarias, en donde me recibían con mate y me encontraba con madres que me pedían que hable con sus hijos, que ellos tenían muchas preguntas para hacerme. Nunca nada negativo”, rememora.
Cada día Lucas se despierta y enciende el televisor para escuchar algún canal de noticias y así desayunar tranquilo mientras se prepara para una nueva jornada de clases. “Hay un sistema en la televisión, que lo tienen algunos canales, que se llama programación adaptada para personas ciegas. De eso mucho no se habla, pero está bueno que se sepa. Yo consumo programas políticos y de actualidad como cualquier ser humano. Me gusta estar muy informado”.
Lucas alquila un departamento en el centro de la ciudad, es un apasionado por la lectura y por la meditación
Lucas alquila un departamento en el centro de la ciudad, es un apasionado por la lectura y por la meditación
Admite la angustia de a ratos aunque no la ubica dentro de los parámetros habituales. La meditación es su escape. “Siempre medité. Leo muchos autores espirituales y tengo la búsqueda interna por ese lado. Adquirí otra visión de la vida y no le doy lugar alguno al aburrimiento”.
Y concluye: “Siempre pienso en positivo y creo que si das lo mejor recibís lo mejor. Quiero que la gente logre sus metas. Busco que los chicos cumplan sus sueños. En lo personal, hacer lo mejor día a día y ver qué surge, con qué proyectos uno vuelve a esperanzarse. Progresar. ¿Qué es eso de estancarse?”.
SEGUÍ LEYENDO: