Gonzalo Pérez, presidente y CEO de Suramericana, con sede en Colombia
Gonzalo Pérez, presidente y CEO de Suramericana, con sede en Colombia

Después de un 2017 que auguraba la posibilidad de cerrar 2018 como el segundo año con crecimiento de la actividad económica global, el escenario cambió notablemente a partir de la corrida cambiaria que se inició a fines de abril, y que pese al rápido auxilio financiero del Banco Central en junio no se pudo disipar, primero porque se subestimó el efecto de la peor sequía en 50 años; luego por el "contagio" de la devaluación de la lira turca, y posteriormente por la aparición de los "cuadernos", que pusieron el foco en la corrupción en la industria de la construcción vinculada con la obra pública.

A partir de ahí, se fueron desdibujando las metas de inflación de un 15% recalibrado en diciembre a una meta extrema con el FMI de 32% comprometida en junio; mientras que la tasa de crecimiento del PBI pasó de 2% a una recesión de 1 por ciento.

Sin embargo, algunos inversores internacionales que en 2016, con el cambio de Gobierno, vieron las condiciones para hacer pie en la Argentina, como  Suramericana, del Grupo SURA, de origen colombiano y con 71 años de experiencia en el negocio de seguros, gestión de tendencias y de riesgo, mantienen su visión optimista sobre el potencial no solo de ese mercado, sino del país en su conjunto.

Esa es la primera conclusión que dejó Gonzalo Pérez, presidente de Suramericana, filial especializada en Seguros, Gestión, Tendencias y Riesgos del Grupo SURA, con sede en Colombia, en una entrevista telefónica con Infobae.

—A poco más de la llegada de SURA a la Argentina, y de haber finalizado exitosamente la adquisición de la sociedad Royal & Sun Alliance Seguros Argentina, y hoy cuenta en la Argentina con una estructura de 770 personas y poco más de un millón de clientes, ¿cómo evalúa los resultados? ¿Se cumplió el presupuesto?
—Afortunadamente hemos superado el presupuesto, con un crecimiento del 28% en dólares, frente a 25% proyectado, principalmente por los buenos resultados alcanzados en la segunda mitad de 2017.

—¿No acusaron el impacto del cambio de escenario, primero por los efectos de la peor sequía en 50 años; luego la corrida cambiaria; y más recientemente el contagio de la devaluación de la lira turca y la aparición de los cuadernos de la corrupción, que derivaron en la aceleración de la inflación y receso de la economía?
—No, porque, como le decía, veníamos de un muy buen desempeño del año anterior, pero además, porque vemos en la Argentina un país con:

1) fortalezas, como en el conocimiento, formación y talento humano de su gente en general, y en el mercado del seguro, en particular;

2) el posicionamiento y la estrategia de la marca, con Metropolitan SURA, con un edificio que rápidamente se constituyó en emblemático en un punto estratégico de la ciudad; la exposición de tres culturas que se reflejó en la difusión del arte; y

3) desde el punto de vista del mercado, vinimos a agregar valor con un canal tradicional, con la estrategia de SURA de partir de niveles bajos pero que ya hizo operaciones por USD 500 millones de ingresos, con la estrategia de Suramericana. Naturalmente, con los últimos ajustes del tipo de cambio será más difícil mantener el ritmo de crecimiento en el equivalente en moneda extranjera.

Hasta ahora hemos superado el Presupuesto, pero con los últimos ajustes del tipo de cambio será más difícil mantener el ritmo de crecimiento en el equivalente en moneda extranjera

—SURA vino a la Argentina de la mano de los seguros generales, ¿cuáles serán los próximos pasos?
—Uno es que empezamos en la compañía con agregar otras soluciones en materia de vida; pero también en seguros patrimoniales, y fortaleciendo otras áreas como la agrícola.

—¿Cómo le ha impactado la aceleración de la inflación y la devaluación del peso en los últimos cuatro meses?
—Obviamente nos tomó por sorpresa, porque teníamos un presupuesto con una pauta de inflación del 17%, y no estamos en condiciones, por la característica de este mercado, de reaccionar rápidamente. Y eso tiene una parte negativa, como es el encarecimiento de los repuestos para los automotores y puede afectar un poco la atención de la siniestralidad. Pero por otro lado, hay compensaciones naturales con las inversiones en activos financieros dolarizados e indexados, por la inflación.

Pero lo cierto es que cuando llegamos a la Argentina lo hicimos con una visión de largo plazo; sobre todo porque en otras épocas hemos enfrentado en otras filiales en la región episodios parecidos de alta inflación y los hemos superado, incluso en Colombia, que es donde nacimos. Sin duda que nos impacta, pero nos tenemos que adaptar, y una forma es tener los precios indexados. Las primas se actualizan cada tres meses, y buscamos el calce natural permanente entre los activos y pasivos, para que las variaciones en la tasa de cambio se neutralicen hasta donde es posible.

Cuando llegamos a la Argentina lo hicimos con una visión de largo plazo; sobre todo porque en otras épocas hemos enfrentado en otras filiales en la región episodios parecidos de alta inflación y los hemos superado, incluso en Colombia, que es donde nacimos

Pero quiero insistir con el potencial que ofrece la Argentina. Al final del día, para nosotros es absolutamente importante. Y desde que vinimos aquí buscamos adaptarnos a cada circunstancia, y como empresa y grupo de compañías nos consideramos parte del país, y por tanto nos preocupa cómo podemos contribuir a generar crecimiento.

—¿Cómo encontró SURA al mercado asegurador argentino?
—La Argentina no es la excepción en América Latina, donde el mercado del seguro no está bien desarrollado, como tampoco en el resto del mundo, basta recordar el caso de los daños del huracán Harvey en Texas donde apenas el 25% de los damnificados contaba con cobertura de un seguro, pese a ser un Estado con un ingreso por habitante promedio de más de USD 40.000 al año. Creo que en la Argentina inclusive podremos avanzar mucho en un mercado más profesionalizado, porque es uno de los países en la región con mayor potencial de crecimiento de largo plazo en la  industria del seguro.

—¿En qué basa esa expectativa de crecimiento potencial?
—En primer lugar, porque tiene una población muy culta, muy educada, muy formada en este mercado; aunque ese crecimiento no se hará con la misma estrategia ni soluciones, con las mismas herramientas que en el pasado de bajar precios ni haciendo lo mismo que en el pasado, sino de profesionalizarlo, para llegar con opciones que sean las más apropiadas y ser más relevantes para los clientes, con el análisis de las tendencias, de las condiciones humanas, incluso de regulaciones y de nuevas tecnologías. Tenemos bien en claro que la falta de penetración de la industria del seguro no se explica exclusivamente por el nivel de ingreso medio de los habitantes; sino de que las soluciones propuestas a los potenciales clientes no son lo suficientemente relevantes.

Por eso en SURA hemos creado la sección de gestión de tendencias y de riesgos, con un trabajo en profundidad para entender qué necesitan las familias y las empresas, para crearles valor a la población que aún no está asegurada.

—¿Cuáles son las prioridades para el corto plazo?
—Nuestra prioridad es consolidar lo ya hecho en la Argentina, y crearles valor a los clientes. Lo que no quiere decir que si no aparece la oportunidad de comprar otra empresa del sector no lo analicemos, pero la prioridad al 90%, no solo en la Argentina sino en donde estamos en América latina, es fortalecernos en crearles valor a los clientes y desarrollar más esta industria.

Nuestra prioridad es consolidar lo ya hecho en la Argentina, y crearles valor a los clientes. Lo que no quiere decir que si no aparece la oportunidad de comprar otra empresa del sector no lo analicemos

—¿Cree que el episodio de los cuadernos, que desmantela los hechos de corrupción en la Argentina, afectará a la actividad económica? ¿Cómo se ve desde Colombia?
—Desafortunadamente no se trata de un fenómeno aislado, sino de un común denominador, no solo en la región, sino también en buena parte del mundo. Creo que lo positivo es que está la justicia actuando. Y creo que es importante devolver la confianza en las instituciones, que estas y la justicia se fortalezcan; porque a partir de ese fortalecimiento y respeto por las instituciones es un avance más positivo que de pronto no se presenten estos hechos, que sin duda alguna son lamentables. Y que se están descubriendo y judicializando las personas que hay que judicializar y que en ese orden de ideas, en "el corto plazo" las noticias son más positivas, que seguir estando conectados, como hemos estado tanto tiempo en gran parte de la región en el pasado, con muchos hechos esquemas de corrupción.

Por eso prefiero esta nueva etapa que nos lleva a tener más confianza en las instituciones, y a estar más conectados con el ciclo natural de los negocios públicos y privados. Estamos muy contentos con estar en la Argentina y esperamos poder contribuir a generar productividad y competitividad a las personas y empresas, generar capacidades, comprometernos con el entorno y en el país, porque creemos que pasamos a ser parte de él, y por tanto hay que poner la opción de que nosotros construimos país, porque lo consideramos muy importante en cada Estado donde estamos como compañía; y desarrollar el mercado de seguro de vida que es donde nos hemos especializado como empresa. Sobre todo, porque nos cabe duda de que se va a tornar más fuerte después de estos impases.